Dos mun­dos en una pla­za

Par­ti­da­rios y de­trac­to­res de la ley si­guie­ron con emo­ción la se­sión par­la­men­ta­ria en las in­me­dia­cio­nes de la Cá­ma­ra

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - M. C, Buenos Aires

Ver­de y ce­les­te. Mu­je­res jó­ve­nes en gru­po y se­ño­ras acom­pa­ña­das por ma­ri­dos. Lai­cis­mo y re­li­gión. Dos Ar­gen­ti­nas en una úni­ca pla­za. Du­ran­te las 23 ho­ras de se­sión en la Cá­ma­ra de Dipu­tados so­bre la le­ga­li­za­ción del abor­to, la pla­za del Con­gre­so es­tu­vo di­vi­di­da en dos: a un la­do, los par­ti­da­rios del pro­yec­to de ley, del otro quie­nes se opo­nen. La di­fe­ren­cia nu­mé­ri­ca de los pri­me­ros fue tan su­pe­rior que al ano­che­cer del miér­co­les ocu­pa­ron tam­bién el cen­tro de la pla­za, que iba a per­ma­ne­cer va­cío co­mo te­rri­to­rio neutral.

Al­gu­nas ado­les­cen­tes tre­pa­ron en­ton­ces a la va­lla que las se­pa­ra­ba de los an­ti­abor­tis­tas y los dos mun­dos que­da­ron fren­te a fren­te. “Abor­to le­gal en el hos­pi­tal”, can­ta­ban des­de arri­ba las jó­ve­nes. “Sí a la vi­da, no al abor­to”, les res­pon­dían des­de aba­jo.

El gé­ne­ro, la edad y el lu­gar de pro­ce­den­cia eran muy dis­tin­tos. La ma­rea ver­de es­ta­ba for­ma­da por es­tu­dian­tes de co­le­gios se­cun­da­rios, uni­ver­si­ta­rias, mu­je­res tra­ba­ja­do­ras, les­bia­nas y tran­se­xua­les que se acer­ca­ron has­ta allí so­las o en gru­pos de ami­gas.

Es­ta­ban tan emo­cio­na­das que mu­chas pa­sa­ron la no­che en ve­la in si­tu, arro­pa­das con man­tas y sa­cos de dor­mir. Ca­si to­das eran de Buenos Aires y su área me­tro­po­li­ta­na, en su ma­yo­ría de cla­se me­dia.

Al otro la­do de las re­jas, pre­do­mi­na­ban las fa­mi­lias he­te­ro­se­xua­les. Ma­tri­mo­nios so­los o con hi­jos en­vuel­tos en ban­de­ras ar­gen­ti­nas, es­tu­dian­tes de co­le­gios ca­tó­li­cos, mon­jas y sa­cer­do­tes. La me­dia de edad era más al­ta y su pro­ce­den­cia, más di­ver­sa. Por la tar­de ha­bía re­si­den­tes de la ca­pi­tal, el co­n­ur­bano y el in­te­rior del país, pe­ro al ama­ne­cer só­lo re­sis­tían en pie un cen­te­nar de per­so­nas que via­ja­ron des­de el oes­te pa­ra asis­tir a es­ta jor­na­da his­tó­ri­ca. “So­mos un gru­po de San Luis, a 800 ki­ló­me­tros de acá. Pen­sá­ba­mos ver más gen­te lo­cal, es­ta­mos un po­co de­cep­cio­na­dos”, se la­men­ta­ba Eduar­do Mo­ra­les, de 57 años y pa­dre de sie­te hi­jos.

Las va­llas del la­do ce­les­te fue­ron de­co­ra­das con car­te­les de “Sal­ve­mos las dos vi­das”, “Sí a la vi­da” y di­bu­jos he­chos por es­co­la­res. En va­rios ha­bía fe­tos que pe­dían a sus ma­dres que no los ase­si­na­sen y les die­ran una opor­tu­ni­dad. “No me ma­tes”, po­día leer­se tam­bién en las cin­tas que al­gu­nos lu­cían en fren­tes y bo­cas. Imá­ge­nes re­li­gio­sas y al­ta­res im­pro­vi­sa­dos con fo­to­gra­fías de be­bés se re­pe­tían en va­rios pun­tos de la con­cen­tra­ción, en la que abun­da­ron las ora­cio­nes co­lec­ti­vas.

Las par­ti­da­rias de la le­ga­li­za­ción vol­ca­ron su en­fa­do con­tra la pre­sión ecle­siás­ti­ca en pan­car­tas y cán­ti­cos: “Fue­ra sus ro­sa­rios de nues­tros ova­rios” o “So­bre nues­tro cuer­po no de­ci­de ni la Igle­sia ni el Es­ta­do”. “Di­cen que quie­ren sal­var las dos vi­das los que en­cu­bren a los cu­ras por pe­dofi­lia”, co­rea­ban las ado­les­cen­tes.

El con­tras­te ex­plo­tó con la vo­ta­ción. El sí de los dipu­tados hun­dió a los es­ca­sos an­ti­abor­tis­tas, que es­cu­cha­ron re­tum­bar de ale­gría el otro la­do de la pla­za. Las dos Ar­gen­ti­nas se­pa­ra­ron sus ca­mi­nos, pe­ro vol­ve­rán a en­con­trar­se en unas se­ma­nas, an­te la vo­ta­ción de­fi­ni­ti­va del Se­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.