Un con­ti­nen­te ul­tra­con­ser­va­dor

La prohi­bi­ción de abor­tar en Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne un al­to cos­te pa­ra la sa­lud y la vi­da de las mu­je­res

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - MA­RÍA R. SAHUQUILLO

A la do­mi­ni­ca­na Ro­sau­ra Al­mon­te le diag­nos­ti­ca­ron leu­ce­mia cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da de sie­te se­ma­nas. Los mé­di­cos se ne­ga­ron a tra­tar­la por­que los fár­ma­cos po­nían en pe­li­gro la vi­da del fe­to. Mu­rió a los 16 años. A los 19, Ida que­dó en­cin­ta tras las vio­la­cio­nes cons­tan­tes de un fa­mi­liar. Las au­to­ri­da­des ni­ca­ra­güen­ses le im­pi­die­ron abor­tar, y la jo­ven, con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, se vio for­za­da a dar a luz. Teo­do­ra cum­plió ca­si 11 años de cár­cel en El Sal­va­dor, con­de­na­da tras su­frir un abor­to es­pon­tá­neo en el ba­ño de la es­cue­la don­de tra­ba­ja­ba. Sus ca­sos se re­pi­ten cons­tan­te­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na, una re­gión en la que se con­cen­tran los paí­ses con al­gu­nas de las le­gis­la­cio­nes más se­ve­ras del mun­do so­bre de­re­chos re­pro­duc­ti­vos.

Al­re­de­dor del 90% de las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be vi­ven en paí­ses con le­yes de abor­to res­tric­ti­vas. En seis —El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Hai­tí, Ni­ca­ra­gua, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Su­ri­nam—, la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo es­tá com­ple­ta­men­te prohi­bi­da. No se per­mi­te ni si­quie­ra pa­ra sal­var la vi­da de la mu­jer, co­mo en el ca­so de Ro­sau­ra. Otros ocho paí­ses lo per­mi­ten ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra sal­var la vi­da de la mu­jer, y so­lo unos po­cos ofre­cen ex­cep­cio­nes en ca­sos de vio­la­ción (Bra­sil, Pa­na­má o Chi­le por ejem­plo) y ano­ma­lías fe­ta­les gra­ves. Se cuen­tan por de­ce­nas las pre­sas por abor­tar, por mi­les las obli­ga­das a se­guir con la ges­ta­ción o las for­za­das a re­cu­rrir a un abor­to clan­des­tino y por cien­tos las muer­tas por la ne­ga­ti­va de los sa­ni­ta­rios a in­te­rrum­pir su em­ba­ra­zo, co­mo de­nun­cian las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos.

“Es­tá cla­ro que en la ma­yo­ría de paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca la vi­da de las mu­je­res tie­ne po­co va­lor o nin­guno”, la­men­ta Mo­re­na He­rre­ra, his­tó­ri­ca ac­ti­vis­ta y miem­bro de la Agru­pa­ción por la Des­pe­na­li­za­ción del Abor­to en El Sal­va­dor, que ve con es­pe­ran­za có­mo Ar­gen­ti­na ha da­do un pa­so ha­cia la le­ga­li­za­ción de es­ta in­ter­ven­ción. En el pe­que­ño país cen­troa­me­ri­cano, las or­ga­ni­za­cio­nes de mu­je­res lle­van años tra­tan­do de sa­car ade­lan­te una ley que per­mi­ta el abor­to en ca­sos de ries­go pa­ra la sa­lud de la mu­jer, vio­la­ción o Dipu­tados ar­gen­ti­nos tras la vo­ta­ción de la ley ayer. ano­ma­lías fe­ta­les gra­ves. Aún no han lo­gra­do que se de­ba­ta, pe­se a las lla­ma­das al or­den de la ONU, que con­si­de­ra que le­gis­la­cio­nes co­mo la su­ya son un ries­go pa­ra la sa­lud y la vi­da de las mu­je­res.

El Sal­va­dor es pa­ra mu­chos uno de los ejem­plos más ex­tre­mos de lo que su­po­ne la prohi­bi­ción to­tal de es­ta pres­ta­ción sa­ni­ta­ria.

Las in­te­rrup­cio­nes clan­des­ti­nas cau­san ca­da año 760.000 com­pli­ca­cio­nes

En es­te país hay al me­nos una vein­te­na de mu­je­res pre­sas con­de­na­das por ho­mi­ci­dio agra­va­do por de­li­tos re­la­cio­na­dos con el abor­to, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos ale­ga­ron una pér­di­da in­vo­lun­ta­ria. Mu­chas, ni si­quie­ra sa­bían que es­ta­ban en cin­ta. Co­mo Imel­da, de 19 años y pre­sa des­de ha­ce ca­si dos en una cár­cel del Orien­te del país. La jo­ven, vio­la­da por su pa­dras­tro, des­co­no­cía que es­ta­ba em­ba­ra­za­da has­ta que se pu­so de par­to en la le­tri­na de su ca­sa. La cria­tu­ra vi­vió pe­ro los mé­di­cos que aten­die­ron a Imel­da la de­nun­cia­ron. La jo­ven pa­só del hos­pi­tal a la cár­cel, acu­sa­da de in­ten­to de ho­mi­ci­dio. Un equi­po de abo­ga­das ha re­cu­rri­do el ca­so.

/ O. F. (AFP)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.