Ar­gen­ti­na re­cu­pe­ra el li­de­raz­go per­di­do

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - CAR­LOS E. CUÉ Clan­des­ti­ni­dad

Hu­bo un tiem­po, no tan le­jano, en el que Ar­gen­ti­na era si­nó­ni­mo de mo­der­ni­dad. Buenos Aires sor­pren­día con sus avan­ces tec­no­ló­gi­cos —su me­tro se inau­gu­ró en 1913, seis años an­tes que el de Ma­drid— y sus edi­fi­cios, co­mo el fas­tuo­so pa­la­cio Ba­ro­lo (1923), no te­nían ri­val en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. Com­pe­tían in­clu­so con Nueva York. In­te­lec­tua­les uni­ver­sa­les co­mo Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca pa­sa­ban de la Gran Man­za­na a Buenos Aires —se que­dó seis me­ses— pa­ra vi­vir su ex­plo­sión cul­tu­ral. An­tes ha­bía lle­ga­do Jo­sé Or­te­ga y Gas­set bus­can­do lo mis­mo.

Las su­ce­si­vas cri­sis hi­cie­ron que Ar­gen­ti­na per­die­ra ese li­de­raz­go. La eco­no­mía si­gue con se­rios pro­ble­mas y no se­rá ella quien se lo de­vuel­va, al me­nos a me­dio pla­zo. Pe­ro por de­ba­jo de esa cri­sis eter­na, que le ha lle­va­do a pe­dir de nue­vo ayu­da al FMI, en la so­cie­dad ar­gen­ti­na, y en es­pe­cial las mu­je­res y hom­bres más jó­ve­nes, cre­cía un im­pul­so mo­der­ni­za­dor que ha arras­tra­do a los po­lí­ti­cos y ayer, con la apro­ba­ción par­cial de la ley del abor­to, per­mi­tió de for­ma ines­pe­ra­da que el país re­cu­pe­ra­ra de re­pen­te el li­de­raz­go re­gio­nal per­di­do.

Si se lo­gra apro­bar tam­bién en el Se­na­do, al­go mu­cho más com­ple­jo por­que allí tie­nen más fuer­za las re­gio­nes del in­te­rior más con­ser­va­do­ras, Ar­gen­ti­na se co­lo­ca­rá don­de ha­bía es­ta­do en su épo­ca do­ra­da: a la vanguardia del con­ti­nen­te.

Ya lo lo­gró con la ley de ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, una de las pri­me­ras de la zo­na, pe­ro fal­ta­ba el abor­to, la gran ba­ta­lla. Ha­ce mu­chos años que Uru­guay, el pe­que­ño ve­cino al que mu­chos ar­gen­ti­nos me­nos­pre­cia­ron, les ade­lan­tó con la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, la lai­ci­dad del Es­ta­do, la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na. Pe­ro Uru­guay, por su ta­ma­ño, nun­ca as­pi­ró a un li­de­raz­go re­gio­nal. Ar­gen­ti­na sí lo qui­so y lo tu­vo. Aho­ra pue­de re­cu­pe­rar­lo gra­cias al em­pu­je de una so­cie­dad vi­va que no du­da en to­mar la ca­lle pa­ra exi­gir avan­ces.

La pre­sión so­cial ha si­do enor­me. So­lo así se ex­pli­ca el gi­ro de va­rios dipu­tados que ha­ce so­lo tres me­ses es­ta­ban to­tal­men­te en con­tra. Al­gu­nos, pre­sio­na­dos por sus La prohi­bi­ción de abor­tar, ade­más, no ha he­cho dis­mi­nuir es­tas in­ter­ven­cio­nes. Só­lo ha con­du­ci­do a las mu­je­res a re­cu­rrir mé­to­dos clan­des­ti­nos e in­se­gu­ros, co­mo con­clu­yen dos es­tu­dios de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y del Ins­ti­tu­to Gutt­ma­cher pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da The Lan­cet en 2012 y 2017. Y son ca­si siem­pre las mu­je­res más po­bres las que se ven afec­ta­das por el ve­to. “Las ri­cas sa­len de país pa­ra abor­tar, las po­bres re­cu­rren al abor­to clan­des­tino o se ven obli­ga­das a se­guir ade­lan­te con el em­ba­ra­zo”, de­nun­cia la ac­ti­vis­ta ni­ca­ra­güen­se Ca­ri Ga­vi­ria.

La se­ve­ra res­tric­ción del abor­to su­po­ne un gra­ve pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Al me­nos el 10% de las muertes ma­ter­nas en La­ti­noa­mé­ri­ca se de­ben a abor­tos in­se­gu­ros. Y ca­da año, unas 760.000 mu­je­res en la re­gión re­ci­ben tra­ta­mien­to por com­pli­ca­cio­nes de­ri­va­das de in­ter­ven­cio­nes clan­des­ti­nas, apun­ta un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Obs­te­trics & Gy­nae­co­logy.

In­ter­net y las re­des so­cia­les han fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so al abor­to far­ma­co­ló­gi­co a mu­chas, aun­que sea ad­qui­ri­do en el mer­ca­do ne­gro. Tam­bién al ase­so­ra­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cia­li­za­das a tra­vés de la Red. Sin em­bar­go, en las zo­nas ru­ra­les y las mu­je­res con me­nos re­cur­sos se ven em­pu­ja­das a usar mé­to­dos pe­li­gro­sí­si­mos, co­mo in­tro­du­cir­se una son­da en la va­gi­na, o áci­do; o a in­ge­rir me­di­ca­men­tos o pre­pa­ra­dos ca­se­ros fue­ra de con­trol. pro­pios hi­jos, ar­gu­men­ta­ron su cam­bio con gran dra­ma­tis­mo, a la ar­gen­ti­na. Hu­bo mu­chos llan­tos en el Con­gre­so y por un mo­men­to has­ta se bo­rró el odio en­tre ma­cris­tas y kirch­ne­ris­tas, por­que al­gu­nos vo­ta­ron jun­tos a fa­vor de la ley. Va­rios aplau­die­ron en­tre lá­gri­mas el dis­cur­so de la ma­cris­ta Sil­via Los­pen­na­to. Pe­ro fue la so­cie­dad, y no la po­lí­ti­ca, la que lo­gró re­cu­pe­rar ese li­de­raz­go.

Es­ta gran re­vo­lu­ción in­cruen­ta es­ta­lló en el país del pa­pa Fran­cis­co, que ha mos­tra­do al mun­do que ya no con­tro­la ni su ca­sa, a la que ni si­quie­ra se ha ani­ma­do a vol­ver des­de que fue ele­gi­do. Un gol­pe du­rí­si­mo pa­ra él y la po­de­ro­sa Igle­sia ar­gen­ti­na, que aún in­ten­ta­rá re­cu­pe­rar­se en el Se­na­do. Po­drá lo­grar­lo por muy po­co, pe­ro la ola de mo­der­ni­dad ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se en Ar­gen­ti­na, y ya to­dos sa­ben que es cues­tión de tiem­po que se im­pon­ga. Bas­ta ir a cual­quier uni­ver­si­dad o ins­ti­tu­to ar­gen­tino. Allí la re­sis­ten­cia con­ser­va­do­ra que aún tie­nen al­gu­nos de sus pa­dres no exis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.