Co­lom­bia en­ca­ra el fu­tu­ro con la lu­cha an­ti­co­rrup­ción co­mo prin­ci­pal desafío

La pro­me­sa de un Eje­cu­ti­vo pa­ri­ta­rio

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - FRAN­CES­CO MANETTO, Bo­go­tá Dudas so­bre el Ga­bi­ne­te

Car­te­les elec­to­ra­les de los dos can­di­da­tos en una ca­lle de Ico­non­zo, en To­li­ma. El cam­bio que ha ex­pe­ri­men­ta­do la so­cie­dad co­lom­bia­na des­de la fir­ma de la paz con las FARC, en 2016, que­da re­fle­ja­do en un da­to. A pe­sar de la opo­si­ción a esos acuer­dos, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los ciu­da­da­nos es hoy la co­rrup­ción, por “To­dos ro­ban”. Es­ta qui­zá sea la que­ja más trans­ver­sal y lla­na que so­bre­vue­la las con­ver­sa­cio­nes de los co­lom­bia­nos. La sen­ci­llez del men­sa­je tie­ne sus­ten­to en el go­teo cons­tan­te de ca­sos de co­rrup­ción que afec­tan a re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos, na­cio­na­les y lo­ca­les, y en la cre­cien­te des­con­fian­za de la po­bla­ción ha­cia las éli­tes tra­di­cio­na­les. La Con­tra­lo­ría, el or­ga­nis­mo que au­di­ta las fi­nan­zas del Es­ta­do, cal­cu­ló que la co­rrup­ción le cues­ta al país más de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res ca­da año (unos 12.000 mi­llo­nes de eu­ros).

Aun­que es­ta si­tua­ción no cons­ti­tu­ye una no­ve­dad, des­de que es­ta­lla­ra el ca­so Ode­brecht, la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña que te­jió una ex­ten­sa red de so­bor­nos en Amé­ri­ca La­ti­na, el de­ba­te pú­bli­co co­men­zó a cen­trar­se en la lu­cha con­tra las ma­las prác­ti­cas, la fis­ca­li­za­ción de los re­cur­sos y la re­no­va­ción de la cla­se di­ri­gen­te.

Los dos can­di­da­tos, aun des­de po­si­cio­nes an­ti­té­ti­cas, re­pre­sen­tan de al­gu­na ma­ne­ra, pa­ra dis­tin­tos elec­to­ra­dos, esa re­ge­ne­ra­ción. Du­que, el fa­vo­ri­to en es­tas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, na­ció en 1976 y, aun­que cuen­te con el apo­yo del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be, ha desa­rro­lla­do bue­na par­te de su ca­rre­ra en Was­hing­ton y so­lo ha si­do se­na­dor en la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra. Pe­tro, que ha si­do im­pul­sa­do por un cal­cu­la­do dis­cur­so an­ti­es­ta­blish­ment, no es nue­vo en po­lí­ti­ca.

Fue al­cal­de de Bo­go­tá, se­na­dor, miem­bro de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y tie­ne tam­bién un pa­sa­do co­mo mi­li­tan­te del M-19, un gru­po gue­rri­lle­ro des­mo­vi­li­za­do en 1990. No obs­tan­te, siem­pre hi­zo de la lu­cha con­tra con la co­rrup­ción en­ci­ma de la se­gu­ri­dad. Esa in­quie­tud ha do­mi­na­do los dis­cur­sos de los can­di­da­tos que el do­min­go se dispu­tan la pre­si­den­cia, el uri­bis­ta Iván Du­que y el iz­quier­dis­ta Gus­ta­vo Pe­tro. La pri­me­ra gran ci­ta del pró­xi­mo man­da­ta­rio se­rá una con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción, pre­vis­ta pa­ra el 26 de agos­to. Iván Du­que, can­di­da­to del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, el par­ti­do con­ser­va­dor del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be, a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Co­lom­bia, pro­me­tió ayer que si lle­ga a la Ca­sa de Na­ri­ño for­ma­rá un Go­bierno pa­ri­ta­rio. Tam­bién ase­gu­ró que ha­brá va­rios mi­nis­tros jó­ve­nes. La as­pi­ran­te a la vi­ce­pre­si­den­cia que acom­pa­ña a Du­que en la can­di­da­tu­ra es Mart­ha Lu­cía Ra­mí­rez, que fue ti­tu­lar de Co­mer­cio con An­drés Pas­tra­na y de De­fen­sa con Uri­be. Gus­ta­vo Pe­tro, en cam­bio, pre­sen­tó ayer a un equi­po for­ma­do por diez mu­je­res que, en el ca­so de ga­nar los co­mi­cios, se com­pro­me­te a in­te­grar en su Ga­bi­ne­te. “Ocu­pa­rán dis­tin­tos car­gos, no so­lo mi­nis­te­rios”, di­jo. una ban­de­ra y un ins­tru­men­to de de­nun­cia. “El pre­si­den­te que lle­gue va a te­ner que to­mar me­di­das con­tra la co­rrup­ción. Va a te­ner que apo­yar la con­sul­ta del 26 de agos­to —que en­du­re­ce las pe­nas y aña­de con­di­cio­nes de trans­pa­ren­cia—, va a te­ner que apro­bar al­gu­nas re­for­mas”, opi­na Ariel Ávila, sub­di­rec­tor de la Fun­da­ción Paz y Re­con­ci­lia­ción. “La pre­gun­ta”, pro­si­gue, “es si va a ha­cer shows, es de­cir, de­nun­ciar co­rrup­ción sin más o va a to­mar de­ci­sio­nes de fon­do. En cual­quier ca­so, creo que van a ser muy cui­da­do­sos en nom­brar a los car­gos, por­que la ciu­da­da­nía es­tá pi­dien­do trans­pa­ren­cia, me­ri­to­cra­cia”. La tran­si­ción que afron­ta Co­lom­bia abre aho­ra un am­plio mer­ca­do re­la­cio­na­do con las in­fraes­truc­tu­ras. San­tos ase­gu­ró el miér­co­les que su Go­bierno nun­ca re­ci­bió so­bor­nos, aun­que sí se­ña­ló al an­te­rior Eje­cu­ti­vo de Ál­va­ro Uri­be. “Ode­brecht es­tu­vo en Co­lom­bia y so­bor­nó a fun­cio­na­rios del Go­bierno an­te­rior. En es­te Go­bierno Ode­brecht se pre­sen­tó en 15 li­ci­ta­cio­nes, se ga­nó una que la cons­tru­yó ade­cua­da­men­te en Bo­ya­cá y el res­to nun­ca ga­nó”, di­jo.

Se­gún Ser­gio Guz­mán, ana­lis­ta de la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca Con­trol Risks, “las in­ves­ti­ga­cio­nes sal­drán ba­jo las pró­xi­mas Ad­mi­nis­tra­cio­nes y cier­ta­men­te se des­ta­pa­rán mu­chas co­sas que tie­nen que ver con con­tra­ta­cio­nes pú­bli­cas y li­ci­ta­cio­nes”. En su opinión, Du­que tie­ne los nú­me­ros pa­ra pre­sen­tar­se co­mo un po­lí­ti­co que li­de­re la re­ge­ne­ra­ción. “Gran par­te de los ca­sos de co­rrup­ción que han ve­ni­do sa­cu­dien­do en Co­lom­bia se han re­ve­la­do con la co­la­bo­ra­ción de EE UU, con la DEA (agen­cia an­ti­dro­ga) y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. La re­la­ción con la DEA va a ju­gar un pa­pel im­por­tan­te. Ese pun­to de co­la­bo­ra­ción va a ser fun­da­men­tal en un Go­bierno Du­que. Las re­la­cio­nes en­tre EE UU y Co­lom­bia me­jo­ra­rían por­que es­tán de al­gu­na ma­ne­ra ali­nea­das”.

/ R. A. (AFP)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.