La lim­pie­za de­mo­grá­fi­ca se cier­ne so­bre Si­ria

Las ONG cri­ti­can una nueva ley que per­mi­te a las au­to­ri­da­des ex­pro­piar tie­rras sin ga­ran­tías pa­ra sus pro­pie­ta­rios, en la ma­yo­ría de los ca­sos des­pla­za­dos Las zo­nas más des­trui­das son las que apo­ya­ron a gru­pos re­bel­des

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - NA­TA­LIA SANCHA, Bei­rut Re­cla­ma­cio­nes

Un con­tro­ver­ti­do de­cre­to del ré­gi­men si­rio, de­fi­ni­do co­mo plan de desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co y co­no­ci­do co­mo “ley 10 de pro­pie­dad”, ha he­cho sal­tar las alar­mas en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias. La ley re­pre­sen­ta, pa­ra Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal (AI) y Hu­man Rights Watch (HRW), un in­ten­to de ha­cer “lim­pie­za de­mo­grá­fi­ca”, ya que abre la vía a de­sig­nar áreas de re­cons­truc­ción y ex­pro­piar y con­fis­car pro­pie­da­des “sin un de­bi­do pro­ce­so [le­gal] y sin com­pen­sa­ción”, sub­ra­ya HRW.

Lo que preo­cu­pa es que Da­mas­co uti­li­ce el im­pre­ci­so de­cre­to pa­ra re­con­fi­gu­rar el equi­li­brio de­mo­grá­fi­co re­sul­tan­te de sie­te años de gue­rra, im­po­si­bi­li­tan­do el re­torno a sus ho­ga­res de aque­llos ciu­da­da­nos que apo­ya­ron o sim­pa­ti­za­ron con los gru­pos ar­ma­dos in­su­rrec­tos. Los com­ple­jos me­ca­nis­mos de reivin­di­ca­ción de la pro­pie­dad que es­ta­ble­ce la ley su­po­nen un do­ble desafío pa­ra los pro­pie­ta­rios, en mu­chos ca­sos au­sen­tes.

El pro­ce­so de re­cons­truc­ción po­dría por tan­to desem­bo­car en ma­si­vas ex­pro­pia­cio­nes pre­ci­sa­men­te en aque­llas ba­rria­das don­de se con­cen­tró la re­be­lión con­tra las fuer­zas de Ba­char el Asad, co­mo en la ciu­dad vie­ja de Ale­po, en Homs o en la pe­ri­fe­ria de Da­mas­co, don­de ba­rrios en­te­ros han si­do bo­rra­dos del ma­pa por los bom­bar­deos y los com­ba­tes.

El de­cre­to en cues­tión, que aún no ha en­tra­do en vi­gor, fue apro­ba­do el 2 de abril pa­ra com­ple­men­tar uno pro­mul­ga­do en 2012, un año des­pués de em­pe­zar la gue­rra. Mien­tras el pri­me­ro con­tem­pla­ba arra­sar dos zo­nas de Da­mas­co y su pe­ri­fe­ria pa­ra ur­ba­ni­zar­las, la nueva nor­ma­ti­va se am­plía de for­ma im­pre­ci­sa al res­to del país, es de­cir, al me­nos al 60% del te­rri­to­rio na­cio­nal que ha que­da­do ba­jo con­trol de Ba­char el Asad tras sie­te años de con­tien­da. El pla­zo Va­rios ni­ños jue­gan en­tre las rui­nas de un edi­fi­cio en Ko­ba­ne (nor­te de Si­ria), el pa­sa­do 27 de ma­yo.

El plan ur­ba­nís­ti­co pre­ten­de, en teo­ría, im­pul­sar la re­cons­truc­ción

y la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria son los re­qui­si­tos más cri­ti­ca­dos. La pri­me­ra ver­sión del do­cu­men­to es­ti­pu­la­ba un in­via­ble pla­zo de 30 días pa­ra que los ciu­da­da­nos apor­ta­ran la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria jun­to con los re­gis­tros de pro­pie­dad. Tras las que­jas, Da­mas­co lo ha am­plia­do a un año.

Se­gún la ONU, la mi­tad de la po­bla­ción si­ria de pre­gue­rra (23 mi­llo­nes) ha si­do for­za­da a aban­do­nar sus ho­ga­res por la vio­len­cia; hay 5,6 mi­llo­nes de si­rios re­fu­gia­dos en el ex­te­rior y 6,2 mi­llo­nes de des­pla­za­dos in­ter­nos. El 27% de los ho­ga­res ha si­do des­trui­do por los com­ba­tes, se­gún el Ban­co atroz e in­ce­san­tes vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos.

La paz in­ci­vil que si­guió a la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la re­sul­ta des­de ese pun­to de vis­ta pa­ra­dig­má­ti­ca. A par­tir del 1 de abril de 1939, la des­truc­ción del ven­ci­do se con­vir­tió en prio­ri­dad ab­so­lu­ta. La cul­tu­ra po­lí­ti­ca de la vio­len­cia y de la di­vi­sión en­tre ven­ce­do­res y ven­ci­dos, “pa­trio­tas y trai­do­res”, se im­pu­so al me­nos du­ran­te dos dé­ca­das des­pués del fi­nal de la gue­rra. Los ven­ci­dos tu­vie­ron que adap­tar­se a las for­mas de con­vi­ven­cia im­pues­tas por los ven­ce­do­res. La ame­na­za de ser per­se­gui­do, hu­mi­lla­do, la ne­ce­si­dad de dis­po­ner de ava­les y buenos in­for­mes pa­ra so­bre­vi­vir, po­día al­can­zar a cual­quie­ra que no acre­di­ta­ra una ad­he­sión Mun­dial, que ci­fra en 180.000 mi­llo­nes de eu­ros la fac­tu­ra eco­nó­mi­ca del con­flic­to. Y jun­to a los ho­ga­res se ha es­fu­ma­do bue­na par­te de la do­cu­men­ta­ción. En un es­tu­dio de la ONG Con­se­jo No­rue­go de Re­fu­gia­dos (NRC, en sus si­glas in­gle­sas), el 70% de las 580 fa­mi­lias re­fu­gia­das en­tre­vis­ta­das de­cían no te­ner do­cu­men­tos o re­gis­tros de pro­pie­dad.

“Vis­to el his­to­rial del Go­bierno si­rio, los ca­sos de abu­sos, tor­tu­ras y de­sa­pa­ri­cio­nes for­za­das, el re­gre­so es in­se­gu­ro no so­lo pa­ra quie­nes par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te en la opo­si­ción sino pa­ra el per­so­nal mé­di­co, los ac­ti­vis­tas, et­cé­te­ra”, ex­pli­ca por te­lé­fono in­que­bran­ta­ble al Mo­vi­mien­to o un pa­sa­do lim­pio de pe­ca­do re­pu­bli­cano.

Un pa­so esen­cial de esa vio­len­cia ven­ga­do­ra so­bre la que se asen­tó el fran­quis­mo fue la Ley de Res­pon­sa­bi­li­da­des Po­lí­ti­cas, de 9 de fe­bre­ro de 1939. La pues­ta en mar­cha de ese en­gra­na­je re­pre­si­vo y con­fis­ca­dor cau­só es­tra­gos en­tre los ven­ci­dos, abrien­do la ve­da a una per­se­cu­ción ar­bi­tra­ria y ex­tra­ju­di­cial que en la vi­da cotidiana desem­bo­có muy a me­nu­do en el sa­queo y en el pi­lla­je. Los afec­ta­dos, con­de­na­dos por los tri­bu­na­les y se­ña­la­dos por los ve­ci­nos, que­da­ban hun­di­dos en la más ab­so­lu­ta mi­se­ria.

La pos­gue­rra fue en España lar­ga, con la ne­ga­ción del per­dón y la re­con­ci­lia­ción, y con Fran­co, los mi­li­ta­res y la Igle­sia ca­tó­li­ca mos­tran­do un com­pro­mi­so fir­me y per­sis­ten­te con la ven­gan­za. Fran­co y los ven­ce­do­res de la gue­rra tu­vie­ron la gran for­tu­na de po­der cons­truir su paz en un mo­men­to en que ca­si to­da Eu­ro­pa es­ta­ba ba­jo la bo­ta na­zi. La si­tua­ción in­ter­na­cio­nal, en ver­dad, fue muy pro­pi­cia Lynn Maa­louf, de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal.

Ale­ma­nia es el país eu­ro­peo que más re­fu­gia­dos si­rios ha aco­gi­do, unos 650.000. “Que­da bas­tan­te cla­ro que el ob­je­ti­vo de El Asad es re­em­pla­zar a la an­ti­gua po­bla­ción por una nueva”, ex­pli­ca­ba un al­to fun­cio­na­rio del Go­bierno ger­mano a la agen­cia Reuters. El Asad sos­tie­ne que la ley “ha si­do ma­lin­ter­pre­ta­da” por las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les pa­ra azu­zar a la opinión pú­bli­ca en su con­tra. “Aquí no se va a des­po­seer a na­die de na­da”, ase­gu­ró re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta al diario grie­go Kat­hi­me­ri­ni. “Es­ta­mos aún ana­li­zan­do la ley, que con­tie­ne nu­me­ro­sas dis­po­si­cio­nes y no es de­fi­ni­ti­va”, va­lo­ra des­de Jor­da­nia Ru­la Amin, por­ta­voz de Acnur (agen­cia de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos) pa­ra Orien­te Pró­xi­mo y el Nor­te de Áfri­ca. In­de­pen­dien­te­men­te del ban­do con el que sim­pa­ti­cen, mi­les de ciu­da­da­nos han per­di­do sus do­cu­men­tos du­ran­te la gue­rra.

Con­for­me a la cos­tum­bre, ade­más, el 50% de los si­rios ins­cri­bie­ron sus pro­pie­da­des a nom­bre de pa­rien­tes le­ja­nos o ter­ce­ras per­so­nas, se­gún los da­tos del Ban­co Mun­dial. Cuan­do la gue­rra se ha co­bra­do ya más de 400.000 vi­das, las viu­das y huér­fa­nos o las mu­je­res de des­apa­re­ci­dos han de em­bar­car­se en lar­gos pro­ce­sos le­ga­les pa­ra re­cla­mar el pa­tri­mo­nio a nom­bre de sus deu­dos.

Acu­mu­lan­do vic­to­rias en el te­rreno, Da­mas­co se lan­za a la fa­se de re­cons­truc­ción —sin que las au­to­ri­da­des lo­ca­les ha­yan pre­ci­sa­do las zo­nas ni los pla­zos— mien­tras el 40% del te­rri­to­rio na­cio­nal si­gue en gue­rra o ba­jo el con­trol de fuer­zas in­su­rrec­tas, yiha­dis­tas o de tro­pas ex­tran­je­ras. So­bre la pro­vin­cia de Id­lib, fron­te­ri­za con Tur­quía y úl­ti­mo bas­tión in­su­rrec­to, se cier­ne un nue­vo fren­te. pa­ra el fran­quis­mo, des­de sus orí­ge­nes has­ta el fi­nal. Muer­tos Hitler y Mus­so­li­ni, a las po­ten­cias de­mo­crá­ti­cas ven­ce­do­ras en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial les im­por­tó muy po­co que allá por el sur de Eu­ro­pa, en un país de se­gun­da fi­la que na­da con­ta­ba en la po­lí­ti­ca ex­te­rior de aque­llos años, se per­pe­tua­ra un dic­ta­dor sem­bran­do el te­rror e in­cum­plien­do las nor­mas más ele­men­ta­les del lla­ma­do de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

En Si­ria las co­sas po­drían ser di­fe­ren­tes y las de­mo­cra­cias de­be­rían evi­tar la paz in­ci­vil que pre­ten­de y que cons­trui­rá, sin du­da, si tie­ne la opor­tu­ni­dad, Ba­char el Asad. Pe­ro da­do el fra­ca­so ro­tun­do de la vía di­plo­má­ti­ca y el apo­yo de Ru­sia e Irán al dic­ta­dor, lo pre­de­ci­ble es que Si­ria su­fra una vic­to­ria ab­so­lu­ta, in­con­di­cio­nal, in­cle­men­te. Así fue la historia y así pa­re­ce ser el pre­sen­te. Ju­lián Ca­sa­no­va es ca­te­drá­ti­co de Historia Con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za.

/ DELIL SOULEIMAN (AFP)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.