Cam­bio de es­ce­na­rio

El fi­nal de la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria fre­na­rá el cre­ci­mien­to en 2019

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ma­rio Drag­hi pu­so ayer fe­cha de ca­du­ci­dad a la eta­pa de ex­cep­cio­na­li­dad mo­ne­ta­ria que ha fa­ci­li­ta­do la sa­li­da de la cri­sis de la eu­ro­zo­na des­de 2015. Las com­pras de ac­ti­vos se pro­lon­ga­rán du­ran­te otros tres me­ses (de sep­tiem­bre a di­ciem­bre de es­te año), pe­ro du­ran­te esa pró­rro­ga la com­pra se­rá so­lo de 15.000 mi­llo­nes men­sua­les y des­apa­re­ce­rán a par­tir de esa fe­cha “si la in­fla­ción” y otros in­di­ca­do­res bá­si­cos lo per­mi­ten. De es­te anun­cio pue­de in­fe­rir­se que la eu­ro­zo­na vol­ve­rá a un es­ce­na­rio de subida pau­la­ti­na de ti­pos a par­tir del ve­rano del pró­xi­mo año. Es­ta­mos en el pró­lo­go de un cam­bio mo­ne­ta­rio pro­fun­do, aun­que pro­gre­si­vo, que ten­drá con­se­cuen­cias im­por­tan­tes pa­ra la eco­no­mía eu­ro­pea a par­tir de 2019.

Hay que ala­bar la pru­den­cia del BCE, ya de­mos­tra­da en otras oca­sio­nes. La le­ve des­ace­le­ra­ción que se apre­cia en la eco­no­mía eu­ro­pea —la eco­no­mía es­pa­ño­la cre­ce­rá por de­ba­jo del 3% es­te año y per­de­rá al­gu­nas dé­ci­mas el que vie­ne— y las tur­bu­len­cias cau­sa­das por la agi­ta­ción po­lí­ti­ca ita­lia­na acon­se­ja­ban de­mo­rar el fi­nal de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va que ha con­tri­bui­do a sa­car a la eco­no­mía eu­ro­pea de la cri­sis. In­clu­so ha re­sis­ti­do la pre­sión in­di­rec­ta de la subida de ti­pos de la Re­ser­va Fe­de­ral. Pe­ro, sin caer en el dra­ma­tis­mo, el fi­nal anun­cia­do de la com­pra de ac­ti­vos pre­lu­dia un cam­bio ra­di­cal, aun­que pro­gre­si­vo, de es­ce­na­rio eco­nó­mi­co a par­tir de la se­gun­da mi­tad de 2019; la cla­ve es­ta­rá pre­ci­sa­men­te en el gra­do de sua­vi­dad con que se ges­tio­ne la subida de ti­pos. Me­jor que los pi­lo­te un Ma­rio Drag­hi que un or­to­do­xo ra­di­cal co­mo Jens Weid­mann, can­di­da­to ale­mán a pre­si­dir el BCE.

El gi­ro mo­ne­ta­rio im­pli­ca que las con­di­cio­nes ex­ter­nas se­rán más du­ras pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la a par­tir del pró­xi­mo ve­rano. El au­men­to es­pe­ra­do de los ti­pos de in­te­rés en­ca­re­ce­rá el cos­te de la deu­da y re­du­ci­rá el mar­gen de ma­nio­bra pre­su­pues­ta­rio pa­ra in­ver­tir en in­fraes­truc­tu­ras e I+D (con­di­cio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de la eco­no­mía); ade­más, ele­va­rá de for­ma pro­gre­si­va el ti­po de los prés­ta­mos. Co­mo con­tra­par­ti­da, me­jo­ra­rá las con­di­cio­nes del ne­go­cio ban­ca­rio; los ban­cos ne­ce­si­tan que el dinero sea más ca­ro pa­ra am­pliar sus már­ge­nes.

Pe­ro, aun­que el cam­bio de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria va­ría las con­di­cio­nes del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en la eu­ro­zo­na, con­vie­ne re­cor­dar que es­te es un cam­bio pre­vis­to con an­te­la­ción. Es­te co­no­ci­mien­to pre­vio es im­pres­cin­di­ble pa­ra mo­du­lar la adap­ta­ción de las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes al nue­vo es­ce­na­rio. El Go­bierno de Sán­chez no pue­de lla­mar­se a en­ga­ño. Por­que, ade­más del fi­nal de los es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios, ya sa­be que en los Pre­su­pues­tos pa­ra 2019 ten­drá que con­tar ade­más con una subida del pre­cio me­dio del pe­tró­leo —un efec­to obli­cuo de la po­lí­ti­ca es­tra­té­gi­ca de Do­nald Trump—, una des­ace­le­ra­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del co­mer­cio mun­dial de la que tam­bién ca­be res­pon­sa­bi­li­zar al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, un des­cen­so del tu­ris­mo a cau­sa de la re­cu­pe­ra­ción de mer­ca­dos com­pe­ti­do­res y un ajus­te pen­dien­te del dé­fi­cit pú­bli­co que, por cier­to, se­ría con­ve­nien­te cuan­ti­fi­car. Y ello sin con­tar con el in­su­fi­cien­te apo­yo par­la­men­ta­rio. To­do ello se re­su­me en me­nos ca­pa­ci­dad fu­tu­ra pa­ra que el Es­ta­do ac­túe so­bre la eco­no­mía. To­do se­rá un po­co más di­fí­cil en 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.