ROS

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El com­pro­mi­so de Co­lom­bia en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co es una ver­dad irre­fu­ta­ble y, pa­ra ello, nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das han for­ta­le­ci­do sus ca­pa­ci­da­des pa­ra en­fren­tar las nue­vas prác­ti­cas de los gru­pos de­lin­cuen­cia­les en la pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción de co­caí­na en el mun­do.

Se­gún el Sis­te­ma In­te­gra­do de Mo­ni­to­reo de Cul­ti­vos Ilí­ci­tos (SIMCI) de Na­cio­nes Uni­das, en­tre 1999 y 2001 el pro­me­dio de hec­tá­reas de co­ca en Co­lom­bia por año fue su­pe­rior a 150.000, coin­ci­dien­do con el pro­ce­so de paz del Ca­guán. Pos­te­rior­men­te, en­tre 2000 y 2006, se pre­sen­tó una re­duc­ción de los cul­ti­vos al pa­sar de 163.000 a 77.000 hec­tá­reas. Lue­go de un li­ge­ro re­pun­te en 2007, los cul­ti­vos se re­du­je­ron a 48.000 hec­tá­reas. Si bien en 2014 se hi­zo as­per­sión aé­rea de 56.000 hec­tá­reas, en­tre 2013 y 2015 se pre­sen­tó el gran sal­to en el cre­ci­mien­to de cul­ti­vos ilí­ci­tos al pa­sar de 50.000 a 100.000 hec­tá­reas.

Es­te au­men­to ace­le­ra­do de cul­ti­vos ilí­ci­tos no se pue­de atri­buir a un so­lo fac­tor; exis­ten di­ver­sas ra­zo­nes que fa­vo­re­cie­ron su cre­ci­mien­to. En­tre es­tas se des­ta­can el des­pla­za­mien­to de los cul­ti­vos ha­cia áreas pro­te­gi­das co­mo par­ques na­cio­na­les na­tu­ra­les, zo­nas fron­te­ri­zas y res­guar­dos in­dí­ge­nas, te­rri­to­rios en los que la as­per­sión no es una op­ción. Asi­mis­mo, la mo­vi­li­za­ción de la po­bla­ción pa­ra blo­quear las ac­cio­nes de la fuer­za pú­bli­ca, a tra­vés de la crea­ción de ex­pec­ta­ti­vas so­bre los be­ne­fi­cios de los acuer­dos de paz con las an­ti­guas FARC (Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias Co­lom­bia­nas). Sin du­da fal­tó ma­yor ac­ción en­tre 2013 y 2015.

Con es­te pa­no­ra­ma, en sep­tiem­bre de 2015 se lan­zó una nueva es­tra­te­gia con una vi­sión in­te­gral fun­da­men­ta­da en tres lí­neas es­tra­té­gi­cas. La pri­me­ra es la trans­for­ma­ción y desa­rro­llo de los te­rri­to­rios y co­mu­ni­da­des, en don­de a par­tir de acuer­dos en­tre Go­bierno y co­mu­ni­da­des se es­ta­ble­cen alian­zas pa­ra la sus­ti­tu­ción vo­lun­ta­ria de cul­ti­vos ilí­ci­tos y se ad­quie­re el com­pro­mi­so de no re­sem­brar. La se­gun­da lí­nea for­ta­le­ce los es­fuer­zos en ma­te­ria de in­ter­dic­ción, así co­mo en po­lí­ti­ca cri­mi­nal. Fi­nal­men­te, la ter­ce­ra en­fa­ti­za la pre­ven­ción del con­su­mo des­de el ám­bi­to de la sa­lud pú­bli­ca.

Es­ta nueva es­tra­te­gia ya es­tá mos­tran­do re­sul­ta­dos im­por­tan­tes. Lo­gra­mos te­ner la cam­pa­ña de erra­di­ca­ción for­zo­sa más efec­ti­va de los úl­ti­mos años. Mien­tras

El país lu­cha con fuer­za pa­ra com­ba­tir la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de dro­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.