La caída de Mà­xim Huer­ta se fra­guó al ama­ne­cer

Sán­chez pos­pu­so la des­ti­tu­ción del mi­nis­tro de Cul­tu­ra pa­ra no per­tur­bar su reunión con sin­di­ca­tos y pa­tro­nal En nin­gún mo­men­to Sán­chez dio es­pe­ran­zas al ti­tu­lar de Cul­tu­ra

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA­BEL DÍEZ, Ma­drid Ci­ta con el sus­ti­tu­to

Nun­ca tu­vo op­cio­nes Mà­xim Huer­ta, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta, de man­te­ner la car­te­ra de Cul­tu­ra y De­por­tes más allá de los seis días que la ha­bía lle­va­do. El pre­si­den­te del Go­bierno su­po de la in­for­ma­ción que iba a pu­bli­car el­con­fi­den­cial.com la no­che an­te­rior, el 12 de ju­nio. Pe­dro Sán­chez, eco­no­mis­ta de for­ma­ción, se alar­mó in­me­dia­ta­men­te al co­no­cer que el pro­ble­ma que Huer­ta ha­bía te­ni­do con Ha­cien­da le po­nía de in­me­dia­to fue­ra de la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca. Un de­li­to por frau­de fis­cal, in­clu­so ya sal­da­do, no es com­pa­ti­ble con es­tar en el Con­se­jo de Mi­nis­tros.

To­do lo que ocu­rrió du­ran­te el día, has­ta que a las 19.00 del miér­co­les Mà­xim Huer­ta anun­ció su di­mi­sión, en­tre la amar­gu­ra, la ra­bia y la de­nun­cia, tu­vo que pa­sar no cam­bio un ápi­ce el desenlace. Huer­ta iba a ser sus­ti­tui­do y an­tes del me­dio­día ya es­ta­ba de­ci­di­do que su sus­ti­tu­to era el ges­tor cul­tu­ral, Jo­sé Gui­rao Cabrera.

Pe­ro el guion si­guió su cur­so. La no­ti­cia sal­tó y el to­da­vía ti­tu­lar de Cul­tu­ra se pu­so en con­tac­to con el pre­si­den­te del Go­bierno pa­ra dar­le ex­pli­ca­cio­nes de sus ava­ta­res con Ha­cien­da. En nin­gún mo­men­to el je­fe de Go­bierno di­jo al afec­ta­do que no ha­bía nin­gún pro­ble­ma y que con sus ex­pli­ca­cio­nes to­do que­da­ba zan­ja­do, se­gún ase­gu­ran fuen­tes co­no­ce­do­ras de los he­chos. Pe­ro des­de el en­torno del pre­si­den­te sí se le pi­dió que die­ra ex­pli­ca­cio­nes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

A las 9.45 el to­da­vía mi­nis­tro de Cul­tu­ra em­pe­zó la ron­da en On­da Ce­ro y si­guió con la Ca­de­na Ser. La es­cu­cha aten­ta de sus de­cla­ra­cio­nes de­ja a la vis­ta que nun­ca sos­tu­vo que el pre­si­den­te ha­bía acep­ta­do sus ex­pli­ca­cio­nes: es él quien ma­ni­fies­ta que ha tran­qui­li­za­do a La Mon­cloa por­que no hay na­da re­pro­cha­ble. “Nun­ca le dio es­pe­ran­zas”, ase­gu­ran las fuen­tes con­sul­ta­das.

Su pun­to de vis­ta no era el del pre­si­den­te. La tri­bu­ta­ción a tra­vés de una so­cie­dad cuan­do se tra­ta de una per­so­na fí­si­ca, y no ju­rí­di­ca, no es asu­mi­ble pa­ra Sán­chez, que ha si­do muy crí­ti­co con quie­nes in­cu­rren en esas prác­ti­cas.

Ade­más, los ex­per­tos, que en las úl­ti­mas ho­ras se han re­fe­ri­do a esa for­ma de tri­bu­ta­ción, ex­pli­can que siem­pre fue irre­gu­lar y no so­lo cuan­do Ha­cien­da “cam­bió de cri­te­rio” y no per­mi­tió que cien­tos de crea­do­res, pe­rio­dis­tas y ar­tis­tas uti­li­za­ran la fór­mu­la de crear una so­cie­dad pa­ra pa­gar me­nos.

Mien­tras Huer­ta ha­cía de­cla­ra­cio­nes, en La Mon­cloa se pen­sa­ba en su sus­ti­tu­to, aun­que des­de me­dia ma­ña­na el can­di­da­to Mà­xim Huer­ta, ayer, ca­mino del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, pa­ra el cam­bio de car­te­ras.

Des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na La Mon­cloa em­pe­zó a bus­car un sus­ti­tu­to

pre­fe­ri­do era Jo­sé Gui­rao Cabrera, ges­tor cul­tu­ral, ex­di­rec­tor del Mu­seo Rei­na, de Ca­sa En­cen­di­da y otros ám­bi­tos cul­tu­ra­les de pres­ti­gio. A pri­me­ra ho­ra de la tar­de, es­te al­me­rien­se ex­per­to en ar­te, es­ta­ba ya en Mon­cloa ca­ra a ca­ra con el pre­si­den­te del Go­bierno, se­ña­lan las fuen­tes con­sul­ta­das.

¿Por qué el pre­si­den­te del Go­bierno no cor­tó an­tes las ex­pec­ta­ti­vas que pu­die­ron crear­se en la opinión pú­bli­ca res­pec­to a que Huer­ta se man­ten­dría? La reunión a me­dia ma­ña­na que te­nía pro­gra­ma­da en La Mon­cloa con los agen­tes so­cia­les era pa­ra él de la má­xi­ma re­le­van­cia. A to­da cos­ta se qui­so evi­tar que la di­mi­sión de Huer­ta in­ter­fi­rie­ra en el pri­mer en­cuen­tro del je­fe de Go­bierno con la pa­tro­nal y los sin­di­ca­tos. En su en­torno le acon­se­ja­ron que Huer­ta re­tra­sa­ra la co­mu­ni­ca­ción de su di­mi­sión has­ta avan­za­da la tar­de, co­mo así hi­zo. Mien­tras Sán­chez, jun­to a la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Mag­da­le­na Va­le­rio, se reunía con los pre­si­den­tes de la CEOE y de Cepy­me, Juan Ro­sell y An­to­nio Ga­ra­men­di, y los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de UGT y CC OO, Jo­sé Ál­va­rez y Unai Sor­do, en su equi­po se po­nían en con­tac­to con Gui­rao.

El rui­do fue­ra era en­sor­de­ce­dor. Los di­ri­gen­tes del PP y de Uni­dos Po­de­mos pe­dían la di­mi­sión del mi­nis­tro, pe­ro es­pe­ra­ban que aguan­ta­ra pa­ra po­ner el fo­co en Pe­dro Sán­chez, se­gún el análisis de La Mon­cloa.

Es­to lo vio con cla­ri­dad el to­da­vía mi­nis­tro de Cul­tu­ra que in­clu­yó es­te in­gre­dien­te pa­ra ela­bo­rar el re­la­to so­bre su di­mi­sión. Des­de el PSOE, la una­ni­mi­dad era ab­so­lu­ta, in­for­ma El­sa Gar­cia de Blas. Su di­mi­sión era im­pro­rro­ga­ble. Nun­ca lo du­dó. Des­de el ama­ne­cer del miér­co­les su­po que te­nía que bus­car sus­ti­tu­to.

/G3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.