Ni pan pa­ra hoy

Pa­re­ce asu­mir­se que, mien­tras no se vuel­va al re­fe­rén­dum o se pro­cla­me la in­de­pen­den­cia, to­do es­tá per­mi­ti­do

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - FÉ­LIX OVE­JE­RO

Los hu­ma­nos, co­mo los flui­dos, avan­za­mos —es un de­cir— por la lí­nea de me­nor re­sis­ten­cia. Pa­ra evi­tar ten­sio­nes es­ca­mo­tea­mos los pro­ble­mas. O nos men­ti­mos. Esa dis­po­si­ción, ge­ne­ra­li­za­da, a la mio­pía de los vo­tan­tes ex­pli­ca mu­chos pro­ble­mas de la de­mo­cra­cia. An­te el cam­bio cli­má­ti­co, la deu­da, las pen­sio­nes, op­ta­mos por el pan pa­ra hoy. Pre­fe­ri­mos ir ti­ran­do, evi­tar las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les. O apla­zar­las, has­ta que ya es tar­de y na­die nos es­pe­ra.

La ra­cio­na­li­dad es otra co­sa. Bus­ca el me­jor re­sul­ta­do aun­que, a cor­to pla­zo, ello im­pon­ga malos tra­gos o de­ci­sio­nes in­gra­tas. Los es­tu­dian­tes em­plean años y afa­nes en su for­ma­ción, los de­por­tis­tas en sus en­tre­nos y las pa­re­jas ago­ta­das asu­men do­lo­ro­sas se­pa­ra­cio­nes. To­dos ellos tran­si­tan por sus par­ti­cu­la­res de­sier­tos en nom­bre de sus me­jo­res in­tere­ses o de sus querencias más me­di­ta­das, de la fe­li­ci­dad o del sim­ple res­pe­to a sí mis­mos.

La ter­ce­ra vía ha si­do siem­pre un ejem­plo de irra­cio­na­li­dad. An­te los chan­ta­jes, el pan pa­ra hoy. Con la ame­na­za de la in­de­pen­den­cia el na­cio­na­lis­mo avan­za­ba pa­so a pa­so. Siem­pre ga­na­ba. Mon­ta­ba el lío y pa­sa­ba el ce­pi­llo. En esas con­di­cio­nes, el pro­ble­ma ca­ta­lán nun­ca po­día en­con­trar “so­lu­ción”. La “so­lu­ción” na­cio­na­lis­ta con­sis­tía en ce­bar el pro­ble­ma: la in­de­pen­den­cia o al­go a cam­bio, que era un pa­so ha­cia la in­de­pen­den­cia.

El 155 cam­bió el guion na­cio­na­lis­ta. Ga­nar no era la úni­ca op­ción. Se des­an­da­ba ca­mino y, si aca­so, el ob­je­ti­vo se­ría re­cu­pe­rar lo per­di­do. Pe­ro se apli­có mal, con pla­zo y sin cri­te­rio, sin con­di­cio­nar­lo al cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. El me­ca­nis­mo, pa­ra ser efi­caz, de­bía au­to­ma­ti­zar­se: el 155 se man­ten­dría mien­tras no se cum­plie­ran los re­qui­si­tos o se apli­ca­ría en el mo­men­to en que se in­cum­plie­ran. A las po­cas se­ma­nas es­ta­ban en lo mis­mo, cre­ci­dos, y, ade­más, a la es­pe­ra de vol­ver. Po­dían se­guir sal­tán­do­se la ley im­pu­ne­men­te. Y se lan­za­ron a fon­do, con una im­pu­di­cia que ni si­quie­ra mos­tró Puig­de­mont: los hui­dos de la jus­ti­cia en TV3; la sim­bo­lo­gía del de­li­to en las ins­ti­tu­cio­nes; los es­pa­cios pú­bli­cos ve­ta­dos al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo; los CDR en ac­tos ins­ti­tu­cio­na­les.

El re­sul­ta­do no pue­de ser peor. Pa­re­ce asu­mir­se que, mien­tras no se vuel­va al re­fe­rén­dum o se pro­cla­me la in­de­pen­den­cia, to­do es­tá per­mi­ti­do. Se nor­ma­li­za la vio­la­ción cotidiana de de­re­chos y li­ber­ta­des: la de­gra­da­ción de­mo­crá­ti­ca co­mo nueva ter­ce­ra vía. Pa­ra “no pro­vo­car” se acep­ta que el co­lor del de­li­to ocu­pe el es­pa­cio de to­dos. O peor: va­mos a re­tri­buir a quie­nes nos con­du­je­ron al dra­ma con el Es­ta­tu­to in­cons­ti­tu­cio­nal.

El tras­fon­do men­tal es sen­ci­llo: la in­de­pen­den­cia se en­tien­de (erra­da­men­te) co­mo un sal­to cuán­ti­co, no co­mo un pro­ce­so con­ti­nuo. Na­da nue­vo. Se acuer­dan del “España se rom­pe”. “Te­ne­mos un nue­vo Es­ta­tu­to y no se ha ro­to España”, nos de­cían aque­llos que te­nían en su pro­gra­ma que­brar nues­tra co­mu­ni­dad. Y los ton­tos reían la gra­cia. La tram­pa men­tal con­sis­tía en pen­sar en la rup­tu­ra de un va­so, en un ins­tan­te. Pe­ro tam­bién se rom­pen las cuer­das, por des­gas­te. Y en esa es­ta­mos: des­hi­la­chan­do la con­vi­ven­cia. Ya ni pan pa­ra hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.