Phi­lip­pe Djian, un es­cri­tor que bus­ca la in­vi­si­bi­li­dad

Su no­ve­la ‘Oh…’, de la que Ver­hoe­ven par­tió pa­ra fil­mar ‘Elle’, se pu­bli­ca en es­pa­ñol

El País (País Vasco) - - CULTURA - TEREIXA CONSTENLA, Ma­drid Crí­ti­cas fe­mi­nis­tas

Ha­ce 50 años, Phi­lip­pe Djian (Pa­rís, 1949) tam­bién co­reó con­sig­nas por su ciu­dad na­tal. Es­ta­ba en el úl­ti­mo año de ins­ti­tu­to, es­po­lea­do por un pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía de ex­tre­ma iz­quier­da —sus ex­ce­sos se equi­li­bra­ban con un pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía de ex­tre­ma de­re­cha— y em­be­bi­do de la lí­ri­ca de Dy­lan. “Me ma­ni­fes­ta­ba, pe­ro no por gran con­cien­cia po­lí­ti­ca. Era agra­da­ble, ha­cía buen tiem­po y me gus­ta­ba gri­tar ‘Yan­kee go ho­me”, re­vi­ve el au­tor de la no­ve­la Oh… (Ful­gen­cio Pi­men­tel), tra­du­ci­da por Re­gi­na Ló­pez Mu­ñoz.

Djian, que fi­chó por Ga­lli­mard en 1993, ha pu­bli­ca­do una trein­te­na de li­bros —cin­co adap­ta­dos al ci­ne—, pe­ro re­nie­ga del es­cri­tor per­so­na­je que aho­ra cul­ti­va una par­te de la in­dus­tria edi­to­rial. Cuan­do ex­plo­tó su po­pu­la­ri­dad, gra­cias a la pe­lí­cu­la Betty Blue (1986) que adap­ta­ba su 37º 2 le ma­tin, se re­fu­gió en EE UU pa­ra evi­tar ser fa­go­ci­ta­do. “El es­cri­tor tie­ne que es­tar de­trás de sus li­bros, no de­lan­te. No ha­ce fal­ta que se le vea”, di­ce a EL PAÍS. Bus­ca la in­vi­si­bi­li­dad.

Iró­ni­ca, pul­cra e in­cle­men­te, Oh... es­tá pro­ta­go­ni­za­da por una pro­duc­to­ra, Mi­chè­le, que aca­ba de ser vio­la­da an­tes del pri­mer pá­rra­fo. Su reac­ción, con­te­ni­da y ra­bio­sa a la vez, des­ve­la a una mu­jer re­si­lien­te, cur­ti­da en el ar­te de la su­per­vi­ven­cia. Paul Ver­hoe­ven le dio ese pa­pel a Isa­be­lle Hup­pert, que ga­nó un Glo­bo de Oro, e in­tro­du­jo va­ria­cio­nes en el guion, em­pe­zan­do por el tí­tu­lo: Elle (2016). La adap­ta­ción sa­tis­fi­zo al es­cri­tor, muy res­pe­tuo­so con la li­ber­tad de los ci­neas­tas pa­ra ha­cer y des­ha­cer con su ma­te­rial li­te­ra­rio: “Veo las pe­lí­cu­las so­bre mis li­bros co­mo un me­ro es­pec­ta­dor. Mi ofi­cio es tra­ba­jar la len­gua y el ci­neas­ta em­plea el ar­ma de la ima­gen ade­más del tex­to”.

Djian es­cri­be sin guion, sin hor­mas pre­vias, sin sa­ber bien a don­de lle­ga­rá. “Co­lo­co a per­so­na­jes or­di­na­rios en si­tua­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias y veo co­mo se desa­rro­llan”. En Oh…, pu­bli­ca­da en Fran­cia en 2012, na­rra la vi­da de una mu­jer que vi­ve en­tre el éxi­to pro­fe­sio­nal y el fra­ca­so per­so­nal. Tie­ne dinero, pe­ro tam­bién un hi­jo que la des­pre­cia, un ex­ma­ri­do que la irri­ta, una ma­dre que la aver­güen­za y un aman­te que la can­sa. Tras la vio­la­ción, que no de­nun­cia, com­pra ar­mas pa­ra de­fen­der­se. Se re­vuel­ve ca­si por igual an­te la agre­sión que an­te la vic­ti­mi­za­ción. “He te­ni­do peo­res ex­pe­rien­cias con hom­bres que ha­bía es­co­gi­do li­bre­men­te”, sos­tie­ne Mi­chè­le en la no­ve­la. Al­gu­nas fe­mi­nis­tas le afea­ron la fra­se. El au­tor con­si­de­ra que se tra­tó de una po­lé­mi­ca su­per­fi­cial: “Ella no quie­re ser vio­la­da otra vez; tra­ta de pro­te­ger­se. Cuan­do des­cu­bre que el vio­la­dor es al­guien de su círcu­lo, al­guien que ha­bía em­pe­za­do a gus­tar­le, sur­ge un con­flic­to. Ella, que es­tá en los 50, se pre­gun­ta si aún pue­de co­me­ter una lo­cu­ra. Si su res­pues­ta es que no, sa­be que sig­ni­fi­ca que es­tá en­tran­do en la fa­se fi­nal de su vi­da”.

Unos años an­tes del Ma­yo del 68, un jo­ven Phi­lip­pe Djian se em­pleó en el al­ma­cén de la edi­to­rial Ga­lli­mard. Sus pa­dres con­si­de­ra­ban que tra­ba­jar du­ran­te cor­tos pe­rio­dos va­ca­cio­na­les se­ría una bue­na lec­ción de vi­da. ¿So­ña­ba en­ton­ces con per­te­ne­cer a la es­cua­dra de Ga­lli­mard? Se ríe an­te el re­cuer­do: “La ima­gen que te­nía de los es­cri­to­res que iban por allí era de unos vie­jos ri­dícu­los. Yo no que­ría pa­re­cer­me a ellos”.

/ SA­MUEL SÁN­CHEZ

Phi­lip­pe Djian, en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.