La pe­sa­di­lla del in­som­nio

El País (País Vasco) - - CULTURA - JOR­DI COS­TA J. C.

Di­rec­ción: Ch­ris­tian Pet­zold. In­tér­pre­tes: Franz Ro­gows­ki, Paula Beer, Go­dehar Gie­se, Li­lien Bat­man, Mar­yam Za­ree. Gé­ne­ro: dra­ma. Ale­ma­nia, 2018. Du­ra­ción: 101 mi­nu­tos. Dos re­pro­ches con­di­cio­na­ron la re­cep­ción de la an­te­rior pe­lí­cu­la del ale­mán Ch­ris­tian Pet­zold, la arries­ga­da Phoe­nix (2014): que esa historia de re­cons­truc­ción de una iden­ti­dad se sus­ten­ta­ra so­bre el te­rri­to­rio frá­gil de lo que al­gu­nos con­si­de­ra­ron pura in­ve­ro­si­mi­li­tud y que la am­bien­ta­ción de épo­ca apos­ta­ra por una fun­cio­nal, y muy ex­pre­si­va, sín­te­sis en lu­gar de se­guir los có­di­gos con­ven­cio­na­les de un di­se­ño de pro­duc­ción rea­lis­ta.

El ci­neas­ta no so­lo lo­gra­ba con­tar lo que que­ría, pe­se a esos dos po­ten­cia­les pies for­za­dos, sino que su de­ci­sión te­ñía al con­jun­to de una fér­til am­bi­güe­dad y de un bar­niz cer­cano a lo oní­ri­co.

Le­jos de que­rer pac­tar con quie­nes le cues­tio­na­ron, el Pet­zold de En trán­si­to acen­túa aquí los com­po­nen­tes de ex­tra­ña­mien­to y ob­tie­ne otro tra­ba­jo de in­cues­tio­na­ble fuer­za, aun­que en es­ta oca­sión no pue­de evi­tar que la sen­sa­ción fi­nal es­té más cer­ca de la de ha­ber con­tem­pla­do un apa­ra­to­so jue­go na­rra­ti­vo, des­ple­ga­do en for­za­das ca­pas, que de ha­ber caí­do ba­jo el he­chi­zo de una obra or­gá­ni­ca de mo­vi­mien­tos grá­ci­les. En trán­si­to es un tra­ba­jo am­bi­cio­so, pe­ro que res­pi­ra pe­sa­da­men­te, con di­fi­cul­tad.

Uti­li­zan­do co­mo pun­to de par­ti­da, al igual que ya hi­cie­ra en Phoe­nix, una obra li­te­ra­ria ya lle­va­da pre­via­men­te al ci­ne —en es­te ca­so, la no­ve­la Trán­si­to, de An­na Seg­hers, adap­ta­da por Re­né Allio en 1991—, Pet­zold su­mer­ge al es­pec­ta­dor en un te­rri­to­rio mar­ca­do por una elo­cuen­te su­per­po­si­ción tem­po­ral.

La historia de un fu­gi­ti­vo de la ocu­pa­ción ale­ma­na que su­plan­ta la iden­ti­dad de un muer­to pa­ra con­se­guir el vi­sa­do que fa­ci­li­te su exi­lio a Mé­xi­co su­ce­de en la Mar­se­lla con­tem­po­rá­nea, blo­quean­do to­do ras­go de re­cons­truc­ción his­tó­ri­ca pa­ra ex­plo­rar una idea de Eu­ro­pa co­mo per­ma­nen­te es­ce­na­rio de la per­se­cu­ción de los des­cla­sa­dos. Se pro­po­ne así que la historia de los ju­díos per­se­gui­dos por los na­zis a prin­ci­pios de los cua­ren­ta y la de los re­fu­gia­dos a los que se nie­ga puer­to y co­bi­jo en nues­tra con­tem­po­ra­nei­dad es, en cier­to sen­ti­do, la mis­ma lu­cha. Re­co­rri­da por un trá­gi­co ro­man­ti­cis­mo y pun­tua­da por una voz na­rra­ti­va que re­ve­la su iden­ti­dad en el desenlace,

En trán­si­to re­for­mu­la la historia co­mo pur­ga­to­rio atem­po­ral don­de re­sue­na una cul­pa co­lec­ti­va. Di­rec­ción: Gus­ta­vo Her­nán­dez. In­tér­pre­tes: Be­lén Rueda, Eva De Do­mi­ni­ci, Na­ta­lia de Mo­li­na, Ger­mán Pa­la­cios, Jo­che Ru­bio. Gé­ne­ro: te­rror. Uru­guay, 2018. Du­ra­ción: 105 mi­nu­tos. Las pe­lí­cu­las de te­rror que ape­lan a nues­tros mie­dos más pro­fun­dos, a aque­llos que par­ten de lo co­ti­diano pa­ra aden­trar­se en lo men­tal, en lo ocul­to, son las que per­ma­ne­cen en la me­mo­ria du­ran­te más tiem­po. Y, aun­que sea in­cues­tio­na­ble el ben­di­to y pa­ra­dó­ji­co gus­to del ser hu­mano por pa­sar mie­do en una sa­la de ci­ne gra­cias a la ma­ni­pu­la­ción de los sen­ti­mien­tos por par­te del di­rec­tor, a tra­vés del pu­ro len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co o por un ejer­ci­cio de es­ti­lo, es­tas se­gun­das sue­len eri­zar la piel du­ran­te ins­tan­tes más o me­nos pa­sa­je­ros, mien­tras que las pri­me­ras per­fo­ran el in­te­rior con el es­pan­to de nues­tra par­ti­cu­lar tur­bie­dad.

Al­go a lo que apun­ta Gus­ta­vo Her­nán­dez en su ter­cer lar­go­me­tra­je, No dor­mi­rás, in­clu­so ver­ba­li­zán­do­lo en el in­te­rior del re­la­to, cuan­do una de sus pro­ta­go­nis­tas, la dra­ma­tur­ga y di­rec­to­ra tea­tral que in­ter­pre­ta Be­lén Rueda, di­ce as­pi­rar a la ca­te­go­ría de su­bli­me en una obra que tras­pa­sa cual­quier fron­te­ra éti­ca. Her­nán­dez no lle­ga a tan­to, pe­ro su pe­lí­cu­la, te­rror gó­ti­co de múl­ti­ples re­fe­ren­tes bien agi­ta­dos, da mie­do por­que es­tá ali­men­ta­da por cues­tio­nes so­bre­co­ge­do­ras: la fi­na lí­nea en­tre la lo­cu­ra y la cor­du­ra; la es­qui­zo­fre­nia he­re­di­ta­ria; la im­po­si­bi­li­dad de que una ma­dre pue­da que­rer a su be­bé; los pa­rri­ci­dios; los psi­quiá­tri­cos aban­do­na­dos; los res­tos de la obra de un de­men­te; la de­pre­sión; el in­som­nio sos­te­ni­do, y, en una lí­nea más con­cre­ta, el des­bor­da­mien­to de los lí­mi­tes del fí­si­co Eva De Do­mi­ni­ci (a la iz­quier­da) y Be­lén Rueda, en y de la men­te con tal de al­can­zar unos ob­je­ti­vos ar­tís­ti­cos.

Her­nán­dez, con la ayu­da de un com­pac­to gru­po de in­tér­pre­tes, ha com­pues­to una co­pro­duc­ción en­tre Uru­guay, Ar­gen­ti­na y España que no chi­rría en el te­rreno de la iden­ti­dad, pe­ro que va de más a me­nos, re­sul­tan­do más con­vin­cen­te en sus pro­fun­dos plan­tea­mien­tos que en su dis­cu­ti­ble re­so­lu­ción, con de­ma­sia­dos re­trué­ca­nos na­rra­ti­vos en su par­te fi­nal. Sin em­bar­go, los pe­ca­dos por ex­ce­so son siem­pre me­nos re­pro­cha­bles. Y fren­te a la (de­ma­sia­do) ha­bi­tual tra­ma es­que­lé­ti­ca de cier­to ci­ne de te­rror con­tem­po­rá­neo, hin­cha­da has­ta la ex­te­nua­ción, No dor­mi­rás im­po­ne una am­bi­ción qui­zá des­me­su­ra­da, pe­ro siem­pre en­co­mia­ble.

No dor­mi­rás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.