La lu­cha de gé­ne­ro le­van­ta su voz en el ini­cio del Só­nar

La elec­tró­ni­ca bas­tar­da de Ko­ko­ko! y Chi­no­ma­ri­cón con­tras­ta con la plea­mar de mú­si­ca de Jenny Hval en la pri­me­ra jor­na­da

El País (País Vasco) - - CULTURA - LUIS HIDALGO, Bar­ce­lo­na

Va­rios asis­ten­tes al Só­nar bai­lan en la pri­me­ra jor­na­da del fes­ti­val. Pri­me­ras ho­ras del Só­nar 2018 y una sen­sa­ción si­mi­lar a es­tar en una pla­ya de Be­ni­dorm a las cin­co de la ma­ña­na: don­de so­lo se ve are­na más tar­de so­lo ha­brá cuer­pos al sol. En el Só­nar no hay are­na; sí el tra­di­cio­nal cés­ped ar­ti­fi­cial don­de el pú­bli­co, eso sí, to­ma el sol. Y es­cu­cha mú­si­ca en esa pri­me­ra jor­na­da en la que las fuer­zas per­ma­ne­cen in­tac­tas. La pal­ma de la se­sión diur­na se la lle­va­ron pro­pues­tas co­mo la de Ko­ko­ko!, Pu­to­chi­no­ma­ri­cón o Jenny Hval, un sim­ple mues­treo de la va­rie­dad de es­ti­los vin­cu­la­dos a la elec­tró­ni­ca de la que el fes­ti­val ha­ce en­se­ña. Y en bue­na me­di­da orien­ta­da a la lu­cha de gé­ne­ro.

Qui­zás lo más lla­ma­ti­vo, por no­ve­do­so y por en­car­nar el es­pí­ri­tu de las mi­no­rías, fue la breve ac­tua­ción de Pu­to­chi­no­ma­ri­cón. El nom­bre no es fru­to de las ga­nas de mo­les­tar, que tam­bién, sino que res­pon­de a lo que la gen­te le di­ce al ar­tis­ta, Chen­ta Tsai, un jo­ven de ori­gen asiá­ti­co que vi­ve en Ma­drid, cuan­do le ven por la ca­lle. Su dis­cur­so fes­ti­vo le­van­ta la voz de los gais, les­bia­nas, trans y, por ex­ten­sión, de una ju­ven­tud que ma­ta las ho­ras com­pran­do en AliEx­press, cha­tean­do o sin­tien­do có­mo el mun­do les da la es­pal­da por in­do­len­tes.

Su mú­si­ca, de raíz pop y en­torno de elec­tró­ni­ca bas­tar­da, se ha­ce can­ción en tí­tu­los co­mo Tu pu­ta vi­da nos da (un po­co) igual o No ten­go wi­fi, to­do un himno pre­ña­do de iro­nía y des­ca­ro. Las le­tras, in­ge­nio­sas y agu­das, pu­ro or­gu­llo Esa es la ima­gen: el en­tu­sias­ta que avan­za ya bra­zos arri­ba, con­to­neán­do­se, ac­ce­dien­do al gran es­ce­na­rio al aire li­bre del Só­nar. In­gre­san­do en el so­ni­do pul­sá­til, sen­sual­men­te es­truen­do­so, un ma­sa­je so­no­ro que ac­ti­va to­das las cé­lu­las del re­cuer­do. 25 años de fes­ti­val, de las bo­das del he­do­nis­mo y la tec­no­lo­gía, y la fe­ria si­gue abier­ta y atra­yen­te, el ca­rru­sel ver­ti­gi­no­so. Pro­me­tien­do sor­pre­sas. La mú­si­ca ya to­mó ayer a me­dio­día to­dos los es­ce­na­rios diur­nos. Se pu­do ver gen­te a por to­das. Un gru­po ac­ce­dió a la ré­pli­ca de la es­ta­ción Mir (una de las atrac­cio­nes de es­ta edi­ción) sin pa­rar de bai­lar. Por la es­co­ti­lla se ob­ser­va­ba la lu­na gi­ran­do. Más allá, ba­jo una cú­pu­la, ex­tra­ñas vi­sio­nes caían so­bre el pú­bli­co des­pa­rra­ma­do. Fue­ra una chi­ca se re­tra­ta­ba so­bre un uni­cor­nio azul. La fies­ta es­tá ser­vi­da y va to­man­do cuer­po. ho­mo­se­xual, reivin­di­ca Chen­ta, tra­za­ron son­ri­sas en­tre el pú­bli­co que lle­nó su es­ce­na­rio, cóm­pli­ce. Sí, el gé­ne­ro cuen­ta aquí.

Co­mo los vi­deo­jue­gos de los no­ven­ta, con aque­llos grá­fi­cos que an­tes pa­re­cían la reali­dad y aho­ra pu­ros ejem­plos de tos­que­dad en mo­vi­mien­to dis­con­ti­nuo. Yu­zo Kos­hi­ro y Mo­tohi­ro Ka­wa­shi­ma, com­po­si­to­res de mú­si­ca pa­ra vi­deo­jue­gos, ofre­cie­ron esas mú­si­cas y esos grá­fi­cos en una mues­tra ca­si de ar­queo­lo­gía elec­tró­ni­ca, con so­ni­dos que iban del techno a la mú­si­ca de las vie­jas con­so­las de ocho bits, tan li­mi­ta­das en to­nos y ar­mo­nías. En los pró­xi­mos años so­lo ca­be es­pe­rar que el Só­nar, en su mues­treo so­cio­ló­gi­co, pon­ga mú­si­ca al Ja­pón dis­fun­cio­nal, ate­rra­dor y desa­so­se­gan­te de los có­mics de Shun Ume­za­wa, que pi­den a gri­tos mú­si­ca de te­rro­res.

Pe­ro no es mie­do lo que se per­ci­be en el pú­bli­co del fes­ti­val. El cés­ped ar­ti­fi­cial ya es­ta­ba cu­bier­to por cuer­pos cuan­do los afri­ca­nos Ko­ko­ko! ocu­pa­ron el es­ce­na­rio del Vi­lla­ge ba­jo el epí­gra­fe “We are Eu­ro­pe”, un gri­to en tiem­pos del Aqua­rius. La ban­da con­go­le­ña, tres mú­si­cos afri­ca­nos y un pro­duc­tor fran­cés ves­ti­dos de ama­ri­llo, ¡con­cho con el co­lor!, evi­den­cia­ron que pa­ra ha­cer mú­si­ca lo úni­co im­por­tan­te es que­rer ha­cer­la. Y es que sus ins­tru­men­tos sa­len de ver­te­de­ros, cons­trui­dos con desechos in­de­sea­dos. A par­tir de es­te re­ci­cla­je, el rit­mo pau­tó el bai­le del pú­bli­co ba­jo el sol. So­ni­dos hip­nó­ti­cos, cir­cu­la­res que atra­pa­ban co­mo el ba­rro los pies en Glas­ton­bury. Mú­si­ca bas­tar­da, mez­cla im­pu­ra de tra­di­ción africana y rit­mos elec­tró­ni­cos, eso que se lla­ma “con­go­tro­nics” y que re­sul­ta adic­ti­vo.

En es­te fes­ti­val, los es­pa­cios pre­sen­tan tan­tas di­fe­ren­cias que se­gún có­mo pa­re­ce vi­si­tar­se va­rios fes­ti­va­les a la vez, co­mo en una yin­ca­na en la que los en­tor­nos va­rían. Si Ko­ko­ko! era al aire li­bre, la no­rue­ga Jenny Hval se cu­brió con la os­cu­ri­dad del Com­plex, úni­co es­ce­na­rio con bu­ta­cas del fes­ti­val. Es­ce­na­rio di­ga­mos bur­gués por su en­torno en el que Jenny des­ple­gó una mú­si­ca en­ga­ño­sa. Al­ter­nan­do me­lo­días en­tre­cor­ta­das, rit­mos que no se desa­rro­lla­ban com­ple­ta­men­te, tra­zos am­bien­ta­les y at­mos­fé­ri­cos y voz aque­llo pa­re­ció una plea­mar de mú­si­ca. Ca­ra­me­los con chin­che­ta den­tro. Pu­ro Só­nar.

/ MAR­TA PÉ­REZ (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.