El gran hi­to del ‘in­die’ es­pa­ñol: Ve­tus­ta Mor­la ago­ta 38.000 en­tra­das

La ban­da con­si­gue lle­nar un afo­ro pro­pio de las gran­des es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les

El País (País Vasco) - - CULTURA - FER­NAN­DO NA­VA­RRO, Ma­drid

Has­ta la fe­cha, es el hi­to del in­die es­pa­ñol. Un gru­po, sur­gi­do des­de la más ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia, al­can­za una au­dien­cia pro­pia de las gran­des es­tre­llas del rock y del pop. Ve­tus­ta Mor­la aca­ba de ago­tar 38.000 en­tra­das pa­ra su con­cier­to de Ma­drid el pró­xi­mo sá­ba­do 23 de ju­nio.

“Te­ne­mos mu­cha emo­ción, pe­ro has­ta que no te lan­zas a las 38.000 per­so­nas no sa­bes có­mo vas a sen­tir­te”, con­fe­só ayer por te­lé­fono Pu­cho, can­tan­te del gru­po. “He­mos to­ca­do con an­te­rio­ri­dad pa­ra más gen­te, pe­ro es­te con­cier­to es so­lo nues­tro. Es muy bo­ni­to, la ver­dad”, aña­de.

La ac­tua­ción se ce­le­bra­rá en la ex­pla­na­da ex­te­rior de la Ca­ja Má­gi­ca y su­po­ne un triun­fo pa­ra la mú­si­ca in­de­pen­dien­te es­pa­ño­la. El úl­ti­mo con­cier­to mul­ti­tu­di­na­rio del gru­po fue tam­bién en Ma­drid cuan­do en ma­yo de 2015 lle­na­ron el Wi­nZik Cen­ter con 17.500 es­pec­ta­do­res en el fin de gi­ra del dis­co La de­ri­va. En España, se ha­ce muy di­fí­cil en­con­trar con­cier­tos tan gran­des pa­ra gru­pos o ar­tis­tas na­cio­na­les. Ha­bría que re­mon­tar­se a las ac­tua­cio­nes de Hé­roes de Si­len­cio en 2007.

El afo­ro de 38.000 per­so­nas pa­ra una ci­ta que no sea un fes­ti­val es pro­pio de pe­sos pe­sa­dos in­ter­na­cio­na­les co­mo Ro­lling Sto­nes o U2. “Ve­nía­mos de to­car en el Pa­la­cio de los De­por­tes [Wi­nZik Cen­ter] y te­nía­mos las cuen­tas más o me­nos pen­sa­das. Ha­bía du­da, cla­ro, aun­que cal­cu­lá­ba­mos bas­tan­te gen­te. Lo im­por­tan­te es Ve­tus­ta Mor­la en el Par­que del Re­ti­ro, en Ma­drid en 2017. ir lle­gan­do a es­tas ci­fras, es ir ha­cien­do ca­mino”, ex­pli­ca Pu­cho.

El con­cier­to ser­vi­rá pa­ra pre­sen­tar en la ca­pi­tal su úl­ti­mo dis­co, Mis­mo si­tio, dis­tin­to lu­gar. La gi­ra co­men­zó en mar­zo en Amé­ri­ca La­ti­na con ocho di­rec­tos que fue­ron se­gui­dos por más de 20.000 per­so­nas. En su re­co­rri­do por España, la gi­ra ya la han dis­fru­ta­do más de 52.000 per­so­nas en las seis ciu­da­des en la que se ha pre­sen­ta­do: Sa­la­man­ca, Mur­cia, Se­vi­lla, A Co­ru­ña, Bar­ce­lo­na y Va­len­cia. An­te la di­fi­cul­tad de lle­nar afo­ros fue­ra de ciu­da­des co­mo Ma­drid y Bar­ce­lo­na, el can­tan­te de la ban­da des­ta­ca las ca­si 9.000 per­so­nas que acu­die­ron a las ac­tua­cio­nes de A Co­ru­ña o Se­vi­lla. Des­pués de la ac­tua­ción en Ma­drid, el tour con­ti­nua­rá por Bilbao, San­tan­der, Gi­jón y Ali­can­te, en­tre otras lo­ca­li­da­des y a par­tir de no­viem­bre lo lle­va­rán a dis­tin­tas ciu­da­des eu­ro­peas Zú­rich (Sui­za), Vie­na (Aus­tria), Áms­ter­dam (Ho­lan­da)...

Pu­cho cuen­ta que es­ta gi­ra pa­ra él es­tá lle­na de mo­men­tos emo­cio­nan­tes que no quie­re des­ve­lar. Pre­fie­re que el pú­bli­co se sor­pren­da. Aun­que se ani­ma a com­par­tir uno de ellos: “Cuan­do in­ter­pre­ta­mos Pun­to sin re­torno. Me to­ca mu­cho la fi­bra. No sé por qué. He pres­ta­do aten­ción y me ha to­ca­do hon­do. Creo que es pa­ra que me psi­coa­na­li­cen. Tal vez es por­que pien­so en to­do el ca­mino re­co­rri­do, to­da nues­tra ca­rre­ra se me pa­sa en un ins­tan­te por la ca­be­za”.

Des­de la pu­bli­ca­ción del an­te­rior ál­bum, La de­ri­va, Ve­tus­ta Mor­la se con­vir­tió en un gru­po de ma­sas. El rei­na­do del sex­te­to es in­dis­cu­ti­ble en al­can­ce, ven­tas y pú­bli­co. “No po­dría de­cir cuál es la cla­ve. Te­ne­mos una se­rie de ac­ti­tu­des y ap­ti­tu­des co­mo el tra­ba­jo, la per­se­ve­ran­cia, el equi­po... Tam­bién hay que va­lo­rar la com­bi­na­ción de mu­chas co­sas co­mo la suer­te, el am­bien­te mu­si­cal que nos pi­lló en su mo­men­to...”, ex­pli­ca el can­tan­te, quien co­men­ta me­dio en bro­ma al­go que se di­cen en­tre ellos: “No es fá­cil ser un Ve­tus­ta”. Pe­ro Pu­cho tam­bién pun­tua­li­za: “Si­gue ha­bien­do mú­si­ca in­de­pen­dien­te que no se es­cu­cha a ni­vel ma­si­vo. Hay cier­tas ban­das, co­mo no­so­tros, que he­mos te­ni­do la suer­te de te­ner mu­cha gen­te de­trás. He­mos es­ta­do ba­jo los fo­cos y sa­be­mos lo que es. Pe­ro hay gru­pos in­de­pen­dien­tes a los que no se les ha­ce ca­so”.

/ CAR­LOS ROSILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.