“La leal­tad es de­cir la ver­dad”

Lo­pe­te­gui afir­ma que ne­go­ció su fi­cha­je por el Ma­drid con ho­nes­ti­dad y que los ju­ga­do­res de la se­lec­ción le apo­ya­ron

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ELEO­NO­RA GIOVIO, Ma­drid

A las 19.10 de la tar­de apa­re­ció Ju­len Lo­pe­te­gui por el pal­co de ho­nor del San­tia­go Ber­na­béu. Una ho­ra des­pués de que Fer­nan­do Hie­rro die­ra la rueda de pren­sa pre­via al de­but de España con­tra Por­tu­gal en el Mun­dial de Ru­sia. “Ayer [por el miér­co­les] fue un día, po­si­ble­men­te des­de la muer­te de mi ma­dre, el más tris­te de mi vi­da, pe­ro hoy es el más fe­liz de mi vi­da”, di­jo el nue­vo en­tre­na­dor del Real Ma­drid, que ha fir­ma­do pa­ra las tres pró­xi­mas tem­po­ra­das. Y ase­gu­ró que sa­be lo que es la leal­tad, que la apren­dió en la can­te­ra blan­ca, a la que lle­gó con 18 años.

El mar­tes por la ma­ña­na Lo­pe­te­gui es­ta­ba en Kras­no­dar di­ri­gien­do el en­tre­na­mien­to de la se­lec­ción; por la tar­de se anun­ció su fi­cha­je por el Real Ma­drid —al que se in­cor­po­ra­ría ter­mi­na­da su aven­tu­ra en Ru­sia— y el miér­co­les por la ma­ña­na Luis Ru­bia­les le des­pi­dió. Se­gún la Fe­de­ra­ción —que el mar­tes emi­tió dos co­mu­ni­ca­dos en 20 mi­nu­tos: uno a las 17.28 di­cien­do que la RFEF ha­bía es­ta­do “en to­do mo­men­to en con­tac­to con el Real Ma­drid y al tan­to de las ne­go­cia­cio­nes” en­tre el téc­ni­co y su fu­tu­ro equi­po; y otro, tras bo­rrar el pri­me­ro, a las 17.45 en el que des­apa­re­ció esa fra­se y apa­re­ció otra en la que se ase­gu­ra­ba que la RFEF re­ci­bi­ría “el pa­go de la cláu­sa de res­ci­sión”—, no ha­bía otra de­ci­sión po­si­ble.

Lo­pe­te­gui ate­rri­zó por la ma­ña­na en Ba­ra­jas y por la tar­de se pu­so tra­je y cor­ba­ta pa­ra su pre­sen­ta­ción en el Ber­na­béu. Lo hi­zo arro­pa­do por su mu­jer e hi­jos y acom­pa­ña­do por el pre­si­den­te Flo­ren­tino Pé­rez. “Es un ac­to que que­ría­mos lle­var a ca­bo tras la fi­na­li­za­ción del Mun­dial y tras un nue­vo triun­fo de la se­lec­ción, pe­ro una se­rie de cir­cuns­tan­cias han he­cho que es­te­mos aquí hoy”, ex­pli­có el má­xi­mo man­da­ta­rio del club. Pé­rez ase­gu­ró que el Ma­drid pu­so la trans­pa­ren­cia por de­lan­te, y que en cuan­to al­can­zó un acuer­do con Lo­pe­te­gui se lo co­mu­ni­có a Ru­bia­les. “Es un acuer­do al que lle­ga­mos en el ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des de am­bas par­tes, pa­ra tra­ba­jar jun­tos des­pués del Mun­dial y res­pe­tan­do la cláu­su­la. Pen­sa­mos, ade­más, ha­cer­lo pú­bli­co por una mues­tra de trans­pa­ren­cia. Quie­nes mez­clan es­te acuer­do con su­pues­tos ac­tos de fal­ta de leal­tad tie­nen un sen­ti­do de pa­tri­mo­nial de las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes, fe­liz­men­te su­pe­ra­do en la España del si­glo XXI”, pro­si­guió Pé­rez, muy crí­ti­co con la de­ci­sión de Ru­bia­les: “Fue una ab­sur­da reac­ción de or­gu­llo mal en­ten­di­do”.

Has­ta ayer por la tar­de só­lo se ha­bía es­cu­cha­do la ver­sión de Ru­bia­les, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, que se sien­te trai­cio­na­do y que pres­cin­dió de ma­ne­ra ful­mi­nan­te del se­lec­cio­na­dor que lle­vó a España al Mun­dial. Lo­pe­te­gui con­tó ayer su ver­sión de los he­chos. Lo hi­zo cuan­do le re­cor­da­ron que Ru­bia­les no dio ar­gu­men­tos de­por­ti­vos pa­ra des­pe­dir­le.

“La leal­tad es de­cir la ver­dad, en cuan­to ha­bía al­go que de­cir el pri­me­ro que lo su­po fue él y el es­ce­na­rio fue de fe­li­ci­ta­ción, des­de el Ma­drid y des­de la RFEF. Es­ta­ba pre­vis­ta una rueda de pren­sa y Ru­bia­les me pi­de que le es­pe­re pa­ra dar­la por­que él no es­ta­ba en Kras­no­dar. Le es­pe­ro a pe­sar de que yo que­ría com­pa­re­cer ese mis­mo día. Lo que pa­só pos­te­rior­men­te lo des­co­noz­co. Ten­go cla­ro que la úni­ca ma­ne­ra de sa­car­lo ade­lan­te era ser ho­nes­to con to­dos por­que el ocul­tis­mo es ma­lo y yo no lo que­ría. Los ju­ga­do­res lo en­ten­die­ron per­fec­ta­men­te, es más, ese día fue el que me­jor en­tre­na­mos”, ex­pli­có Lo­pe­te­gui.

Crí­ti­ca a Ru­bia­les

“El de la des­pe­di­da fue un día su­rrea­lis­ta. Una de las co­sas bo­ni­tas es que el res­pe­to y el ca­ri­ño de los ju­ga­do­res es al­go que no se re­ga­la, me lo mos­tra­ron por­que nos lo he­mos ga­na­do con el tra­ba­jo. A úl­ti­ma ho­ra nos han de­ja­do fue­ra de ese sue­ño”, co­men­tó. Le pre­gun­ta­ron tam­bién por las pa­la­bras de Ru­bia­les, que el miér­co­les ase­gu­ró que es­ta­ba con­ven­ci­do de que a Lo­pe­te­gui le hu­bie­ra gus­ta­do que las co­sas se hi­cie­ran de otra ma­ne­ra. ¿Có­mo le ha­bría gus­ta­do ha­cer­las, y le gus­tó có­mo las hi­zo Ru­bia­les? “A mí me hu­bie­ra gus­ta­do que él lo hi­cie­ra de otra ma­ne­ra”, con­tes­tó.

El des­pi­do ha­ce que el Ma­drid no ten­ga que pa­gar los dos mi­llo­nes de la cláu­su­la. Lo­pe­te­gui, que ha­bía re­no­va­do has­ta 2020, ten­dría que co­brar los años de con­tra­to que le res­ta­ban. El es­ce­na­rio ha cam­bia­do de for­ma tan ra­di­cal que el mar­tes se es­pe­cu­la­ba so­bre la po­si­bi­li­dad de que Lo­pe­te­gui no tu­vie­ra va­ca­cio­nes —la fi­nal es el 15 de ju­lio y el Ma­drid em­pie­za la pre­tem­po­ra­da el 16— y 48 ho­ras des­pués el téc­ni­co pi­sa­ba su nueva ca­sa.

/ ULY MAR­TÍN

Lo­pe­te­gui, ayer con su mu­jer e hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.