Cherys­hev brin­da una go­lea­da a Pu­tin

Ru­sia inau­gu­ra el tor­neo pa­san­do por en­ci­ma de la dé­bil Ara­bia Sau­dí

El País (País Vasco) - - DEPORTES - LADISLAO J. MOÑINO, Mos­cú

“¡Ra-ssi-a!, Ra-ssia, Ra-ssi-a”, re­tum­ba­ba el es­ta­dio Luzh­ni­ki de Mos­cú an­tes de que Iker Ca­si­llas ex­tra­je­ra de un co­fre la co­pa de oro ma­ci­za que el pró­xi­mo 15 de ju­lio, en el mis­mo co­lí­seum mos­co­vi­ta, le se­rá en­tre­ga­da al cam­peón. Vla­dí­mir Pu­tin no ha exi­gi­do a sus fut­bo­lis­tas que ga­nen el Mun­dial, pe­ro sí que mue­ran en el cam­po pa­ra de­fen­der el re­na­cer de la gran Ru­sia co­mo su­per­po­ten­cia po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Los cin­co go­les en­do­sa­dos a Ara­bia con­tri­bu­ye­ron al enar­de­ci­mien­to y el en­tu­sias­mo na­cio­nal de la hin­cha­da.

La or­ga­ni­za­ción ru­sa se dis­tan­ció de los gran­des y eter­nos fas­tos de otras edi­cio­nes pa­ra ofre­cer una ce­re­mo­nia so­bria y di­ná­mi­ca en la que se mez­cla­ron la voz ra­ja­da de Rob­bie Wi­lliams con la de­li­ca­de­za to­nal de la so­prano Ai­da Ga­ri­fu­lli­na. De­bió ser la pri­me­ra vez en la historia que los ju­ga­do­res se ejer­ci­tan an­tes de una ce­re­mo­nia inau­gu­ral y asis­ten al dis­cur­so del pre­si­den­te de la FIFA des­de el te­rreno de jue­go.

Ya en el par­ti­do, la Ara­bia Sau­dí que di­ri­ge el ar­gen­tino Juan An­to­nio Piz­zi em­pe­zó en­se­ñan­do bue­nas ma­ne­ras en el to­que. Fue el pro­duc­to de esas mi­llo­na­das gas­ta­das en cen­tros de tec­ni­fi­ca­ción que pu­len la téc­ni­ca, pe­ro que no al­can­za pa­ra dar la ta­lla en una ci­ta tan exi­gen­te. La inocen­cia com­pe­ti­ti­va to­da­vía es un las­tre pa­ra Ara­bia. Muy pron­to fue tri­tu­ra­da por la ve­lo­ci­dad ru­sa. La en­de­ble Ara­bia no pue­de to­mar­se co­mo una re­fe­ren­cia, pe­ro es­ta Ru­sia pre­ten­de des­ple­gar los atri­bu­tos de la es­cue­la so­vié­ti­ca de to­da la vi­da. Ba­las ro­jas al con­tra­gol­pe y com­bi­na­cio­nes me­teó­ri­cas y co­lec­ti­vas que des­tro­za­ron una y otra vez a la cán­di­da de­fen­sa de tres cen­tra­les di­se­ña­da por Piz­zi.

La ex­ce­len­te pier­na de­re­cha de Go­lo­vin pu­so una rosca a la ca­be­za del me­dio­cen­tro Ga­zinsky pa­ra inau­gu­rar el re­gis­tro de go­les de la com­pe­ti­ción pa­sa­dos los 10 mi­nu­tos. Ahí se hun­dió Ara­bia Sau­dí, que asis­tió mo­ri­bun­da al to­rren­te de con­tra­gol­pes ru­sos, con­du­ci­dos por Go­lo­vin y Dza­goev, has­ta que es­te se le­sio­nó. El ju­ga­dor más do­ta­do pa­ra el des­equi­li­brio de Ru­sia tu­vo que dar pa­so a Cherys­hev, que irrum­pió pa­ra con­ver­tir­se en la gran es­tre­lla del pri­mer día. Sus pri­me­ras ca­rre­ras pro­vo­ca­ron que vol­vie­ra a re­tum­bar el “Ra-ssi-a, Ras­si-a” en­fer­vo­ri­za­do de la ma­sa. Su pri­mer gol, al bor­de del des­can­so fue la cul­mi­na­ción de una de esas ju­ga­das que tan­to gus­ta­ban al vie­jo zo­rro Va­le­ri Lo­ba­novs­ki. Una con­tra lle­va­da de la­do a la­do en sus me­tros fi­na­les pa­ra que el vo­lan­te que en­tra por un cos­ta­do la cul­mi­ne. Eso hi­zo Cherys­hev, que an­tes de re­ven­tar la red tu­vo un ges­to fino pi­can­do la pe­lo­ta por en­ci­ma de la bo­ta de su marcador.

La con­ti­nua­ción no fue más que una mues­tra pro­lon­ga­da de la de­bi­li­dad de­fen­si­va de Ara­bia Sau­dí y de que Ru­sia co­rre y mu­cho ha­cia ade­lan­te. Dzub­ya, de ca­be­za, con­cre­tó otro buen cen­tro de Go­lo­vin an­tes de que Cherys­hev hi­ce­ra el gol de la tar­de con un re­ma­te con el ex­te­rior a la es­cua­dra. Por ahí tam­bién ce­rró la cuen­ta Go­lo­vin con una fal­ta ma­gis­tral lan­za­da por fue­ra de la ba­rre­ra que ter­mi­nó por cul­mi­nar la gran tar­de de Ru­sia. emo­cio­nes inol­vi­da­bles a los afi­cio­na­dos”, pro­nun­ció el man­da­ta­rio des­de la tri­bu­na. Los go­les fue­ron fes­te­ja­dos y co­men­ta­dos por Pu­tin, que a su de­re­cha con­ta­ba con el pre­si­den­te de la FIFA, Gian­ni In­fan­tino, y un asien­to más a allá con el prín­ci­pe sau­dí Moham­med Bin Sal­man. Es­te le es­tre­chó la mano al pri­mer gol­pe que re­ci­bió su se­lec­ción. Nin­gún lí­der oc­ci­den­tal hi­zo ac­to de pre­sen­cia a su la­do, pe­ro a Pu­tin po­co o na­da pa­re­ció im­por­tar­le. Sí que es­tu­vo Ma­ra­do­na, de­cla­ra­do ad­mi­ra­dor del man­da­ta­rio ru­so. Ro­nal­do Na­za­rio com­ple­tó el elen­co de mi­tos del fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.