Is­lan­dia, una fa­mi­lia con­tra Mes­si

El país me­nos po­bla­do que jue­ga un Mun­dial si­gue ha­cien­do historia tras la pa­sa­da Eu­ro­co­pa

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JUAN I. IRI­GO­YEN, Rei­kia­vik Si­gurds­son, la es­tre­lla

En el te­cho del Par­la­men­to de Is­lan­dia aso­ma una co­ro­na. Cu­rio­so sím­bo­lo pa­ra un país en el que su for­ma de go­bierno es la re­pú­bli­ca par­la­men­ta­ria. El te­ma es que a pe­sar de que fue re­co­no­ci­da co­mo reino en 1918, no fue has­ta 1944 cuan­do se in­de­pen­di­zó de­fi­ni­ti­va­men­te de Di­na­mar­ca, en­ton­ces ocu­pa­da por los na­zis. “Le se­gui­mos lla­man­do Al­pin­gi al Par­la­men­to. Es una pa­la­bra me­die­val, co­mo mu­chas otras. El len­gua­je cam­bia to­do el tiem­po, pe­ro no­so­tros po­de­mos leer un ma­nus­cri­to de la Edad Me­dia. So­mos una is­la, el idio­ma no ha re­ci­bi­do mu­chas in­fluen­cias. Aquí to­do es­tá re­la­cio­na­do, des­de siem­pre”, cuen­ta el di­rec­tor del Co­le­gio Hof en Rei­kia­vik. Di­cen que en el mun­do exis­ten seis gra­dos de se­pa­ra­ción en­tre las per­so­nas. No en Is­lan­dia. “¿Quie­res co­no­cer a Björk, a Ka­trín Ja­kobs­dót­tir (pri­me­ra mi­nis­tra) o a Si­gurds­son?”; pre­gun­ta Ei­nar, due­ño de un hos­tal en la ca­pi­tal de Is­lan­dia; “se­gu­ro que vas a en­con­trar a al­guien que los co­noz­ca. Aquí nos co­no­ce­mos to­dos”.

Si el fal­se­te me­lan­có­li­co de Björk ubi­có a Is­lan­dia en el ma­pa mun­dial y Ka­trín Ja­kobs­dót­tir es la ima­gen de un país pro­gre­sis­ta tras el crack de 2008, el me­dia­pun­ta Si­gurds­son es la es­pe­ran­za de la hin­cha­da vi­kin­ga en Ru­sia 2018. Los tres ciu­da­da­nos ilus­tres, los tres tan po­pu­la­res co­mo anó­ni­mos. “Björk fue la voz de una ge­ne­ra­ción. Es ac­triz, mú­si­ca y un icono de la mo­da. Es la pri­me­ra ar­tis­ta is­lan­de­sa que trascendió”, ex­pli­ca el DJ Ymir Ei­nars­son. “Qui­zás en otro país o en otra cul­tu­ra sea al­go di­fí­cil de en­ten­der, pe­ro en Is­lan­dia to­dos so­mos uno”, ex­pli­ca Hei­mir Hall­grims­son, téc­ni­co de la se­lec­ción.

En Is­lan­dia rei­na la con­fian­za. Y no so­lo por­que so­lo se re­gis­tran 1,8 ase­si­na­tos al año. Hall­grims­son Si­gurds­son ce­le­bra un gol en un en­cuen­tro de pre­pa­ra­ción de is­lan­dia an­te No­rue­ga. re­vo­lu­cio­nó la re­la­ción en­tre la afi­ción y la se­lec­ción: an­tes de ca­da par­ti­do en Lau­gar­dals­vö­llur, se jun­ta con la hin­cha­da en el pub Öl­ver. “Cuan­do es­to co­men­zó ha­ce sie­te años, ve­nían seis o sie­te afi­cio­na­dos, hoy ten­go que ce­rrar el pub”, di­ce Jón, el due­ño del bar. Hall­grims­son se pa­ra en un es­ce­na­rio y, mi­cró­fono en mano, re­ve­la la ali­nea­ción y ex­pli­ca la es­tra­te­gia. “Hay una so­la re­gla”, acla­ra el téc­ni­co is­lan­dés; “na­die gra­ba, na­die sa­ca fo­tos. Es una co­ne­xión en­tre la se­lec­ción y los hin­chas. En un mun­do don­de to­do se gra­ba y to­do es­tá en las re­des so­cia­les, nun­ca se fil­tró na­da a la pren­sa. Eso es la con­fian­za. Nos co­no­ce­mos y nos res­pe­ta­mos. Qui­zá, eso sea al­go de lo que es­tá fal­tan­do en el mun­do”. La receta fun­cio­nó. Las en­tra­das pa­ra los par­ti­dos de Is­lan­dia se ago­tan en tres ho­ras. El país me­nos po­bla­do (unos 330.000 ha­bi­tan­tes) en la historia de los Mun­dia­les se pre­pa­ra pa­ra de­bu­tar ma­ña­na an­te la Ar­gen­ti­na de Mes­si.

El se­cre­to de es­ta Is­lan­dia re­vo­lu­cio­na­ria no des­can­sa so­lo en la co­mu­nión en­tre el equi­po y los se­gui­do­res. Hu­bo un tra­ba­jo de fon­do con los en­tre­na­do­res. “Nues­tra idea era que los téc­ni­cos de las in­fe­rio­res de los clu­bes es­tén bien for­ma­dos”, cuen­ta Guo­ni Bergs­son, pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción is­lan­de­sa. Ade­más de in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra. Hoy el fút­bol ya no es un de­por­te de ve­rano: a par­tir del año 2000, se cons­tru­ye­ron sie­te cam­pos in­door gran­des y otros sie­te me­dia­nos. “Creo que an­tes de que no­so­tros asu­mié­ra­mos el car­go, Is­lan­dia ha­bía ga­na­do so­lo un par­ti­do de eli­mi­na­to­rias. Hoy es­ta­mos en el Mun­dial y lle­ga­mos a los cuartos de la Eu­ro­co­pa”, ex­pli­ca Hall­grims­son, so­bre el exi­ta­zo del pa­sa­do tor­neo, cuan­do fue­ron eli­mi­na­dos por Fran­cia (5-2). To­do acom­pa­ña­do por una ca­ma­da de fut­bo­lis­tas úni­cos. En 2011, la sub-21 co­men­zó a sor­pren­der a Eu­ro­pa. “Hay una ge­ne­ra­ción fan­tás­ti­ca de ju­ga­do­res, que ya ha­bían lo­gra­do co­sas muy im­por­tan­tes en los ju­ve­ni­les. No es ca­sua­li­dad que aho­ra lo con­ti­núen ha­cien­do en la se­lec­ción ma­yor”, sos­tie­ne Hall­grims­son. Un gru­po li­de­ra­do por Si­gurds­son, for­ma­do ba­jo los cam­pos te­cha­dos de Brei­da­blik, una de las es­cue­las más des­ta­ca­das de Is­lan­dia, cur­ti­do en el fút­bol in­glés. “Es­to es al­go que he­mos es­ta­do es­pe­ran­do des­de siem­pre: Is­lan­dia en un Mun­dial”, afir­ma el vo­lan­te del Ever­ton.

Nun­ca un is­lan­dés fue tan ca­ro co­mo Si­gurds­son (el Ever­ton pa­gó 49 mi­llo­nes al Swan­sea), na­die ven­dió tan­to co­mo Björk (De­but lle­gó a los 4,7 mi­llo­nes de co­pias). Si en Rei­kia­vik los ni­ños y ni­ñas aman­tes de la mú­si­ca mi­ran a Bjork, los que sue­ñan con la pe­lo­ta ad­mi­ran a Si­gurds­son. Con am­bos, Is­lan­dia lla­ma a las puer­tas del mun­do. En Ru­sia y con­tra Mes­si.

/ H. HANSCHKE (REUTERS)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.