El país de los hi­jos

Me gus­ta que mi ni­ño sea ca­paz de sen­tir­se de más de un lu­gar

El País (País Vasco) - - DEPORTES - SAN­TIA­GO RONCAGLIOLO

Yo soy pe­ruano, pe­ro mi hi­jo de 10 años na­ció en Bar­ce­lo­na y ha vi­vi­do to­da su vi­da ahí. Es un fa­ná­ti­co —más bien un adic­to— del Ba­rça, co­no­ce las ali­nea­cio­nes de to­dos los equi­pos de la Li­ga es­pa­ño­la, in­clu­so sa­be por cuán­to ven­de­rán y com­pra­rán a ca­da ju­ga­dor en Eu­ro­pa la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Y sin em­bar­go, pa­ra mi sor­pre­sa, en vís­pe­ras del Mun­dial, me ha di­cho:

—Pa­pá, si Perú jue­ga con­tra España en el Mun­dial, yo voy a que­rer que ga­ne Perú.

—¿En se­rio?—, he pre­gun­ta­do, ca­si con lá­gri­mas en los ojos—. Qué bo­ni­to.

—Bueno —ha acla­ra­do él, pa­ra evi­tar ma­len­ten­di­dos—, pe­ro si ga­na España, no me voy a po­ner muy tris­te, ¿ya?

Su­pon­go que va a ser di­plo­má­ti­co.

De to­dos modos, tie­ne ges­tos con­cre­tos muy emo­ti­vos. Por ejem­plo, aho­ra se po­ne la ca­mi­se­ta de Perú. Sus ami­gos, que nun­ca han vis­to a nues­tra se­lec­ción en un Mun­dial, creen que es la del Ra­yo Va­lle­cano. Él mis­mo te­nía po­co apre­cio por la blan­qui­rro­ja an­tes de ga­nar­le a Nueva Ze­lan­da. Pe­ro tras la cla­si­fi­ca­ción a Ru­sia, ya le pa­re­ce­mos un país se­rio.

Su en­tu­sias­mo pe­ruano me ha re­cor­da­do la Eu­ro­co­pa del 2008, que se ce­le­bró me­ses des­pués de su na­ci­mien­to. El día de la fi­nal, mi es­po­sa que­ría sa­lir con sus ami­gas y yo me que­dé en ca­sa cui­dan­do al be­bé. España ga­nó con un tan­to de Torres. Y yo me sor­pren­dí a mí mis­mo gri­tan­do el gol co­mo un ener­gú­meno fren­te al te­le­vi­sor.

No sa­bía por qué me sen­tía tan eu­fó­ri­co. Ese no era mi país. Lue­go com­pren­dí que sí lo era. Fer­nan­do Iwa­sa­ki me di­jo una vez que te­ne­mos una pa­la­bra pa­ra la tie­rra de los pa­dres, “patria”, pe­ro no pa­ra la tie­rra de los hi­jos, que tie­ne el mis­mo pe­so en nues­tro co­ra­zón. El país que al­zó la Eu­ro­co­pa del 2008 se ha­bía he­cho mío con el na­ci­mien­to de ese be­bé.

Los úl­ti­mos años, vi­vir en Bar­ce­lo­na ha si­do un cons­tan­te re­to a mi iden­ti­dad. La po­lí­ti­ca ca­ta­la­na se es­me­ra en re­cor­dar­te ca­da cin­co mi­nu­tos que eres un ex­tran­je­ro, y que eso es ma­lo. Hay in­clu­so una pa­la­bra, “char­ne­go”, pa­ra re­cor­dar­les a al­gu­nos ca­ta­la­nes que sus pa­dres pro­vie­nen de fue­ra. Una al­ta di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta les di­jo a los di­ri­gen­tes de otro par­ti­do ca­ta­lán “lár­guen­se a Cá­diz”, por­que no les con­ce­día el gra­do mí­ni­mo de pu­re­za ét­ni­ca pa­ra re­pre­sen­tar a sus pro­pios vo­tan­tes. Yo mis­mo he es­cu­cha­do en mi­les de con­ver­sa­cio­nes acu­sa­cio­nes con­tra los es­pa­ño­les por no ser “su­fi­cien­te­men­te eu­ro­peos”, lo cual, co­mo con­se­cuen­cia, me ex­clu­ye de por vi­da. Yo nun­ca me acer­ca­ré si­quie­ra a lo que una par­te de la so­cie­dad exi­ge pa­ra for­mar par­te de ella.

For­za­do a po­si­cio­nar­se en un ban­do, mi ni­ño —de ma­dre va­len­cia­na— ha op­ta­do por ser es­pa­ñol. Du­ran­te los me­ses más ten­sos de las ma­ni­fes­ta­cio­nes so­be­ra­nis­tas, él se pre­sen­ta­ba en el co­le­gio con su ca­mi­se­ta de la Ro­ja. Preo­cu­pa­do por él, le di­je mu­chas ve­ces:

—Chi­co, es­ta­mos en el mis­mo ban­do... pe­ro no ha­ce fal­ta ir por la ca­lle pu­bli­ci­tán­do­lo, ¿ok?

—¿Qué quie­res? —res­pon­día él in­dig­na­do—, ¿que me es­con­da?

Y yo lo de­ja­ba ir ves­ti­do co­mo qui­sie­ra. ¿Qué po­día ha­cer?

Por eso mis­mo, me ha gus­ta­do es­pe­cial­men­te que aho­ra se pon­ga su ca­mi­se­ta pe­rua­na. Me sien­to or­gu­llo­so de que mi hi­jo sea ca­paz de sen­tir­se de más de un lu­gar. De amar a más de un gru­po. De dis­fru­tar de un mun­do más grande. Y de pa­so, me ha he­cho en­ten­der al­go muy im­por­tan­te: que ve­mos el fút­bol pa­ra sa­ber de dón­de so­mos. Y so­mos del lu­gar don­de al­guien nos quie­re.

/ KI­KO HUES­CA (EFE)

Afi­cio­na­dos pe­rua­nos en Eka­te­ri­n­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.