Una vi­da en la ca­lle: de la ONG al par­que

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Ab­dess­mad, Ami­ne, Sa­lim y Moha­med son cua­tro jó­ve­nes que al­can­za­ron la ma­yo­ría de edad en Bar­ce­lo­na. Has­ta ha­ce dos me­ses, vi­vían en un cen­tro de me­no­res de Me­li­lla pe­ro so­ña­ban con via­jar a la ca­pi­tal ca­ta­la­na. Hoy so­bre­vi­ven dur­mien­do al ra­so y ali­men­tán­do­se de la ca­ri­dad. Los cua­tro ase­gu­ran que pe­se a las con­di­cio­nes en las que vi­ven, no re­gre­sa­rían a Me­li­lla. “So­mos de Ma­rrue­cos y no te­ne­mos pa­dres”, cuen­ta Ami­ne. Ab­dess­mad, que ha cum­pli­do los 18 ha­ce pocas se­ma­nas, ex­pli­ca có­mo es­tu­vie­ron “tra­ba­jan­do” en Me­li­lla has­ta con­se­guir el di­ne­ro pa­ra via­jar en bar­co has­ta Má­la­ga y des­de allí, has­ta Bar­ce­lo­na. “Te­nía­mos ami­gos aquí que nos di­je­ron que era un buen si­tio”, ase­gu­ra Ab­dess­mad. No han dor­mi­do nin­gu­na noche en co­mi­sa­ría, pe­ro co­no­cen a com­pa­ñe­ros que sí lo han he­cho. “En­ci­ma de la fuen­te de co­lo­res en Mont­juïc. De­trás de las es­ca­le­ras he­mos en­con­tra­do un lu­gar don­de dor­mir”, in­di­ca. La fun­da­ción Bayt al-tha­qa­fa les ha da­do un car­net de es­tu­dian­tes. Ca­da día, re­ci­ben cla­ses de ca­ta­lán, des­pués van a co­mer a una ONG en la ave­ni­da de Pa­ral·lel y des­de allí de nue­vo a la ca­lle. Deam­bu­lan y bus­can otra en­ti­dad pa­ra ce­nar. Des­pués vuel­ven a dor­mir en las es­ca­le­ras de Mont­juic. sin pa­pe­les lle­ga­dos a Ca­ta­lu­ña: 3.000 en lo que va de año, ca­si el do­ble que el año an­te­rior.

Ah­med ha lle­ga­do en esa úl­ti­ma olea­da. En su de­cla­ra­ción, ne­gó los he­chos y es­bo­zó su his­to­ria. Na­ció en 2001 en Tán­ger, don­de tra­ba­ja­ba co­mo sol­da­dor con su fa­mi­lia. Ex­pli­có que no ga­na­ba lo su­fi­cien­te y que por eso de­ci­dió dar el salto a Es­pa­ña ha­ce cin­co me­ses. Pa­só por An­da­lu­cía y Ma­drid has­ta que re­ca­ló a Bar­ce­lo­na. “Nos en­con­tra­mos con que los me­no­res tie­nen una gran mo­vi­li­dad, pe­ro les atraen las ciu­da­des gran­des y so­bre to­do Bar­ce­lo­na.”, re­la­ta Ta­buen­ca.

Pe­ro los cen­tros de aco­gi­da es­tán sa­tu­ra­dos. La Di­rec­ción Ge­ne­ral de Aten­ción a la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia (DGAIA) de la Ge­ne­ra­li­tat ad­mi­te que es­tá des­bor­da­da y en “emer­gen­cia”. Sin fa­mi­lias, los me­no­res que no se vin­cu­lan a los cen­tros y a sus edu­ca­do­res se que­dan sin re­fe­ren­tes. Arras­tran vi­ven­cias du­ras, coin­ci­den los ex­per­tos. Al­gu­nos han te­ni­do que dor­mir, por fal­ta de pla­zas, en la Ciu­dad de la Jus­ti­cia, o en co­mi­sa­rías. A los Mos­sos les preo­cu­pa el re­pun­te de de­ten­cio­nes en jó­ve­nes de 17 y 18 años (630 en lo que va de año, la mi­tad del to­tal en esa edad). A las ma­las com­pa­ñías se su­ma el con­su­mo más o me­nos ha­bi­tual de tó­xi­cos, que es­tá pre­sen­te en los atra­cos más vio­len­tos, si­gue Ta­buen­ca.

El de la Bar­ce­lo­ne­ta no fue el pri­mer ro­bo en el que par­ti­ci­pó Ah­med. An­tes, en sep­tiem­bre, fue de­te­ni­do por un he­cho si­mi­lar. Pe­se a la re­in­ci­den­cia, el juez de me­no­res de­cre­tó pa­ra él la li­ber­tad vi­gi­la­da, con la es­pe­ran­za de que la Ad­mi­nis­tra­ción pu­die­se en­ca­rri­lar­le. El fis­cal ad­vier­te de que, con el co­lap­so ac­tual, esa op­ción es­tá bas­tan­te li­mi­ta­da. Los de­seos del juez que­da­ron en pa­pel mo­ja­do a los cin­co mi­nu­tos, lo que tar­dó Ah­med en cru­zar el de­tec­tor de me­ta­les y sa­lir por la Gran Vía.

/ JUAN BARBOSA

Cin­co me­no­res en una co­mi­sa­ria de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.