Vi­lla­re­jo-leaks

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Pue­de un ma­lo ser bueno? ¿De­be­mos me­dir la acep­ta­bi­li­dad de las con­duc­tas por las con­se­cuen­cias que pro­du­cen? Es­tas cues­tio­nes, cier­ta­men­te ma­quia­ve­lia­nas, son las que de­be­ría­mos sus­ci­tar an­te la con­ti­nua y pau­ta­da apa­ri­ción de las Vi­lla­re­jo-leaks, que es­tán sa­can­do a la luz to­do un con­jun­to de de­cla­ra­cio­nes pri­va­das. Des­tru­yen —o ca­si— a los que las emi­tie­ron, pe­ro, aun­que nos due­la re­co­no­cer­lo, sir­ven pa­ra que co­bre­mos con­cien­cia de las tor­ti­ce­ras ma­nio­bras de al­gu­nos de nues­tros ac­to­res po­lí­ti­cos. En otras pa­la­bras, son bue­nas pa­ra la de­mo­cra­cia por­que nos pro­veen de ma­yor trans­pa­ren­cia y de ele­men­tos de cog­ni­ción que fa­vo­re­cen un me­jor ren­di­mien­to de cuen­tas.

Y, sin em­bar­go, el me­dio em­plea­do es re­pug­nan­te; y el fin de quien las des­ve­la re­fle­ja jus­ta­men­te lo con­tra­rio de lo di­cho: no se ha­ce pa­ra me­jo­rar la de­mo­cra­cia, sino pa­ra em­bo­rro­nar­la, de­ni­grar­la y chan­ta­jear­la. En es­to se di­fe­ren­cian cla­ra­men­te de las Wi­ki­leaks, di­ri­gi­das en prin­ci­pio a des­cu­brir al­gu­nos ar­ca­nos de la de­mo­cra­cia con el ob­je­ti­vo de ha­cer­la más trans­pa­ren­te, aun­que al fi­nal nos con­fir­ma­ra al­go que ya sa­bía­mos, la in­men­sa hi­po­cre­sía que acom­pa­ña a la ac­ción del po­der. El ca­so de Snow­den es más in­tere­san­te por­que al me­nos nos pu­so an­te los ojos los me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión que pla­nea­ba la NSA es­ta­dou­ni­den­se.

En­tre es­tas leaks y las de Vi­lla­re­jo hay, sin em­bar­go, otra di­fe­ren­cia sus­tan­cial. Las pri­me­ras en­con­tra­ron la in­me­dia­ta sim­pa­tía po­pu­lar y la cen­su­ra de los go­bier­nos afec­ta­dos; las se­gun­das, a par­te del mor­bo ini­cial, so­lo ge­ne­ran as­co. Ex­cep­to, y es­to es lo in­tere­san­te, por par­te de quie­nes creían ex­traer de ellas be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos. Qui­zá sea ex­ce­si­vo de­cir que se vie­ran co­mo bue­nas, pe­ro sí al me­nos co­mo con­ve­nien­tes pa­ra la lu­cha par­ti­dis­ta. Y han ser­vi­do pa­ra que nos con­fir­me­mos en el prin­ci­pio de que to­do va­le con tal de de­bi­li­tar al ad­ver­sa­rio.

Es ob­vio que en po­lí­ti­ca no ri­gen los cons­tre­ñi­mien­tos pro­pios de los pro­ce­sos ju­di­cia­les. Una vez que al­go sa­le a la luz pro­du­ce au­to­má­ti­ca­men­te efec­tos po­lí­ti­cos; aquí, el sa­ber de al­go es ti­rá­ni­co, no hay for­ma de ac­ti­var el ol­vi­do. O, lo que es lo mis­mo, el da­ño pro­du­ci­do por Vi­lla­re­jo, y el que ven­drá, ya son ine­vi­ta­bles. Pe­ro sí es exi­gi­ble la res­pon­sa­bi­li­dad que re­cae so­bre quie­nes pro­pi­cia­ron que apa­re­cie­ran es­tos per­so­na­jes si­nies­tros, y la ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir los po­de­res opa­cos al su­pues­to ser­vi­cio de la ra­zón de Es­ta­do. Es­tos, al fi­nal, le­jos de pro­pi­ciar la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia, aca­ban fa­vo­re­cien­do lo con­tra­rio.

Por­que el ver­da­de­ro di­sol­ven­te de la de­mo­cra­cia es la sos­pe­cha, la rup­tu­ra de la con­fian­za, al­go que va siem­pre en au­men­to. Y es­to lo ex­pe­ri­men­ta­mos no so­lo res­pec­to de las ins­ti­tu­cio­nes. Con eso de las fa­ke, aho­ra re­ce­la­mos tam­bién de las no­ti­cias; e in­clu­so del uso que pue­da dar­se a nues­tras ac­ti­vi­da­des en la red. Y, des­pués de Vi­lla­re­jo, ya ni si­quie­ra po­de­mos fiar­nos de las apa­rien­cias, ni, se­gún el pues­to que ocu­pe­mos, de si al­guien nos es­tá gra­ban­do. No se pue­de vi­vir an­te la sos­pe­cha del en­ga­ño y la su­per­vi­sión ge­ne­ra­li­za­da. Ac­tue­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.