La mu­jer que da el vis­to bueno a los ‘mo­di­glia­nis’

La va­len­cia­na Gre­ta García pre­si­de el co­mi­té que ve­ri­fi­ca la au­ten­ti­ci­dad de las obras de uno de los ar­tis­tas más fal­si­fi­ca­dos

El País (País Vasco) - - CULTURA - RAFA BURGOS,

Un cua­dro fal­so cam­bió pa­ra siem­pre la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de la res­tau­ra­do­ra de ar­te Gre­ta García (Va­len­cia, 1972). Una co­no­ci­da la lle­vó a Bil­bao a es­tu­diar un lien­zo que se ex­hi­bía en ca­sa de unos fa­mi­lia­res. An­te sus ojos apa­re­cie­ron las for­mas alar­ga­das, los ojos al­men­dra­dos y los to­nos ama­ri­llen­tos que sin­gu­la­ri­zan la obra de Ame­deo Mo­di­glia­ni (Li­vorno, 1884-Pa­rís, 1920). Pe­ro el aná­li­sis de la ex­per­ta de­mos­tró que na­da de lo que se veía ha­bía sur­gi­do del pin­cel del ar­tis­ta ita­liano. A par­tir de ahí, co­men­zó a desa­rro­llar un mé­to­do de de­tec­ción de mo­di­glia­nis ba­sa­do en las evi­den­cias cien­tí­fi­cas. 15 años des­pués, con­fie­sa es­tar “un po­co har­ta” de que los co­lec­cio­nis­tas le lle­ven cua­dros “pa­ra ve­ri­fi­car si son au­tén­ti­cos o no”. Su vis­to bueno pue­de sig­ni­fi­car mi­llo­nes de eu­ros.

En­tró en el uni­ver­so del ge­nio de Li­vorno “por ca­sua­li­dad”. Y se que­dó por in­te­rés pro­fe­sio­nal en la au­ten­ti­fi­ca­ción de obras de ar­te, una ma­te­ria de la que “no hay es­tu­dios con­cre­tos ni en Be­llas Ar­tes ni en His­to­ria del Ar­te”. Mo­di­glia­ni Uno de los fal­sos las au­to­ri­da­des ita­lia­nas. se­gún re­sul­tó ser “un ejem­plo per­fec­to” pa­ra aso­mar­se al pre­ci­pi­cio del mer­ca­do de lien­zos y es­cul­tu­ras con fir­ma. “Es un ar­tis­ta con un enor­me dra­ma per­so­nal, un tra­ba­jo no re­co­no­ci­do en vi­da, pocas obras, mu­cha fal­si­fi­ca­ción y mu­cho éxi­to en el mer­ca­do”. García de­ci­dió cen­trar­se en él y co­men­zó a ela­bo­rar una ba­se de da­tos cien­tí­fi­ca so­bre su ca­tá­lo­go. Re­vi­só la bi­blio­gra­fía so­bre el au­tor y co­men­zó a es­tu­diar los ma­te­ria­les y tra­zos des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co y el fí­si­co­quí­mi­co. Apli­có ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­ta e in­fra­rro­jas, ra­dio­gra­fías o téc­ni­cas de se­pa­ra­ción cro­ma­to­grá­fi­ca. Fi­nal­men­te, creó una plan­ti­lla que cru­za­ba to­da la in­for­ma­ción ob­te­ni­da. Su in­ves­ti­ga­ción, que cam­bia­ba el ojo de buen cu­be­ro de los ex­per­tos clá­si­cos por una mi­ra­da ca­si fo­ren­se, se con­vir­tió en una te­sis doc­to­ral.

Ha­ce seis me­ses, García re­ci­bió una lla­ma­da de la Fon­da­zio­ne Ame­deo Mo­di­glia­ni Ri­cer­ca Scien­ti­fi­ca, en­ti­dad con se­des en Ro­ma y Ná­po­les de­di­ca­da a “di­vul­gar la vi­da y obra” de un au­tor que “en Ita­lia ni si­quie­ra en­tra en los pla­nes de es­tu­dios de los ins­ti­tu­tos”. “Me con­ta­ron que ha­bían vis­to mi te­sis y que la ha­bían tra­du­ci­do al ita­liano”, re­cuer­da la res­tau­ra­do­ra del Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de Con­ser­va­ción y Re­cu­pe­ra­ción de Bie­nes Ma­te­ria­les (Iva­cor). Su tra­ba­jo les con­ven­ció de que García de­bía for­mar par­te de su plan­tel de ex­per­tos. Al fi­nal, la va­len­cia­na ha aca­ba­do pre­si­dien­do el co­mi­té cien­tí­fi­co de la fun­da­ción.

Los ini­cios no fue­ron fá­ci­les. “Cuan­do em­pe­cé a pe­dir obras pa­ra el aná­li­sis téc­ni­co”, re­la­ta la res­tau­ra­do­ra, “me en­con­tré con mu­chas trabas”. “Los pro­pie­ta­rios tie­nen mie­do a que se es­tu­dien los cua­dros, es­pe­cial­men­te los que apa­re­cie­ron des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial”, con­ti­núa.

Des­de fue­ra, Mo­di­glia­ni es el au­tor mal­di­to que mu­rió a los 35 años de me­nin­gi­tis tu­bercu­losa en el Mont­par­nas­se de los Picasso, Juan Gris o Jean Coc­teau . Es el pin­tor de los cue­llos lar­gos. Uno de los de­ge­ne­ra­dos, se­gún los na­zis. Y un fe­nó­meno de ven­tas por el que se ha pa­ga­do 123 mi­llo­nes de eu­ros por un des­nu­do. Pe­ro, des­de den­tro, “Mo­di­glia­ni es un caos”, sos­tie­ne García. “Pro­ba­ble­men­te, el ar­tis­ta más fal­si­fi­ca­do”. “Apa­ren­te­men­te, su téc­ni­ca de eje­cu­ción es sen­ci­lla” y la co­pia de su fir­ma “co­men­zó prác­ti­ca­men­te a su muer­te y si­gue has­ta aho­ra”.

García se­ña­la que “no exis­ten cla­si­fi­ca­cio­nes” ofi­cia­les so­bre los crea­do­res más co­pia­dos de la his­to­ria. Pe­ro no le ca­be du­da de que el crea­dor ita­liano en­ca­be­za­ría el es­ca­la­fón jun­to a otros co­mo Picasso o los im­pre­sio­nis­tas. “El mis­mo Elmyr de Hory”, uno de los fal­si­fi­ca­do­res más co­no­ci­dos, pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Frau­de, de Or­son We­lles, “con­fe­só que ha­bía ven­di­do mu­chí­si­mos mo­di­glia­nis”. Ex­per­tos co­mo Ken­neth Way­ne o la mis­ma ca­sa Sot­heby’s, “tam­bién lo re­pi­ten cons­tan­te­men­te”. “En la ba­se de da­tos de ven­ta de ar­te más im­por­tan­te, Art­pri­ce, apa­re­cen por ejem­plo 238 gra­ba­dos ven­di­dos de Mo­di­glia­ni, que ja­más hi­zo una so­la plan­cha”, di­ce la res­tau­ra­do­ra.

/ MÓ­NI­CA TO­RRES

Gre­ta García, en el Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de Con­ser­va­ción, el pa­sa­do jue­ves.

mo­di­glia­nis,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.