La fi­gu­ra si­len­cio­sa y de­ter­mi­nan­te de Geh­ma­cher

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Otra fi­gu­ra si­len­cio­sa de la Or­ches­tre Phil­har­mo­ni­que du Lu­xem­bourg, pe­ro tam­bién de­ter­mi­nan­te, es su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Ste­fan Geh­ma­cher (Salz­bur­go, 1970). Un pres­ti­gio­so ges­tor mu­si­cal que ha tra­ba­ja­do con Si­mon Rattle en la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín, con Ma­riss Jan­sons en la Ra­dio de Ba­vie­ra y aho­ra en Lu­xem­bur­go con Gi­meno.

“Me li­mi­to a ofre­cer mi ex­pe­rien­cia a Gus­ta­vo pa­ra desa­rro­llar su tra­ba­jo”, ase­gu­ra con re­fi­na­da hu­mil­dad. Pe­ro de­ta­lla ade­más al­gu­nas di­fe­ren­cias en­tre los tres di­rec­to­res. “Si­mon es de los que sa­be exac­ta­men­te lo que quie­re pa­ra ne­go­ciar con la or­ques­ta. Ma­riss es ca­si lo con­tra­rio, pues bus­ca siem­pre el con­sen­so de los mú­si­cos. Gus­ta­vo es muy abier­to y cer­cano, aun­que tie­ne muy cla­ros sus ob­je­ti­vos. Cua­tro ho­ras con Ma­riss, se re­suel­ven en 20 mi­nu­tos con Si­mon, aun­que Gus­ta­vo es mu­cho más ju­gue­tón. Con él, nues­tras reunio­nes son cons­tan­tes, pe­ro no pa­san de tres mi­nu­tos”, ad­mi­te son­rien­do. de Beet­ho­ven. Pe­ro fue muy bien. En po­cos mi­nu­tos de ensayo me sen­tí fas­ci­na­do con la or­ques­ta y con su excelente con­cer­tino, Jonathan Crow”. Ya es­pe­ran allí su re­gre­so, en ju­nio, pa­ra di­ri­gir el

de Si­be­lius, con Crow co­mo so­lis­ta, jun­to a El

de Stra­vins­ki. “Me sien­to ca­da vez más iden­ti­fi­ca­do con el pro­yec­to”, con­fie­sa.

Do­ble car­go

Pe­ro Gi­meno com­pa­gi­na­rá su tra­ba­jo en To­ron­to con la Fi­lar­mó­ni­ca de Lu­xem­bur­go, al me­nos has­ta 2022. “Es­toy có­mo­do aquí y la or­ques­ta ha me­jo­ra­do tan­to a ni­vel mu­si­cal co­mo en pro­fun­di­dad y re­per­to­rio. Creo que he­mos al­can­za­do el mo­men­tum”. Se pu­do com­pro­bar en su re­cien­te pro­duc­ción se­mi­es­cé­ni­ca de Ri­go­let­to, de Ver­di, pe­ro tam­bién en sus re­cien­tes gra­ba­cio­nes de Mah­ler, Stra­vins­ki y De­bussy. E in­clu­so con el in­cre­men­to de sus gi­ras in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro na­da de mú­si­ca es­pa­ño­la. “Eso de que un di­rec­tor es­pa­ñol ten­ga que di­ri­gir mú­si­ca es­pa­ño­la es al­go de otro tiem­po. Di­ri­jo obras de Ma­nuel de Fa­lla o Fran­cis­co Coll, pe­ro mi re­per­to­rio es in­ter­na­cio­nal”, ad­mi­te. Vi­si­ta­rá es­po­rá­di­ca­men­te Es­pa­ña los pró­xi­mos años. En ma­yo di­ri­gi­rá la No­ve­na, de Mah­ler, con la Or­ques­tra de la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na y tie­ne pla­nes pa­ra di­ri­gir ópe­ra en el Li­ceu de Bar­ce­lo­na y el Tea­tro Real de Ma­drid.

Ha­bla tam­bién de la si­tua­ción de la di­rec­ción or­ques­tal so­me­ti­da a es­cán­da­los se­xua­les y ce­ses ful­mi­nan­tes, co­mo el de Gat­ti al fren­te del Con­cert­ge­bouw. “Es un cam­bio muy po­si­ti­vo, pues ca­sos así ha­brían que­da­do ha­ce años sin con­se­cuen­cias. Pe­ro tam­bién me in­tere­sa que las or­ques­tas reivin­di­quen la pro­fun­di­dad mu­si­cal”. Po­ne co­mo ejem­plo la lle­ga­da de Ki­rill Pe­tren­ko a la ti­tu­la­ri­dad de la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín. “El gran bum de los di­rec­to­res jó­ve­nes ha pa­sa­do. Las or­ques­tas vuel­ven a mi­rar a di­rec­to­res de cier­ta ma­du­rez. Bus­can al­guien que les ins­pi­re”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.