El Cel­ta aco­mo­da la di­na­mi­ta de Ma­xi Gó­mez y As­pas

El arie­te uru­gua­yo se afian­za tras su­pe­rar sus pro­ble­mas de pe­so

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JUAN L. CUDEIRO,

El Cel­ta tie­ne di­na­mi­ta: en­tre Iago As­pas y Ma­xi Gó­mez ano­ta­ron la tem­po­ra­da pa­sa­da 39 go­les y en la ac­tual lle­van 14, dos me­nos que to­do el Ma­drid. En el úl­ti­mo par­ti­do de LaLiga en Ba­laí­dos, As­pas mar­có tres ve­ces, co­mo las dos opor­tu­ni­da­des an­te­rio­res que se ha­bía ali­nea­do co­mo nue­ve. Y se abrió una ve­ta pa­ra dis­cu­tir cuál de­be ser su ubi­ca­ción en el on­ce. Apar­ta­do por una le­ve le­sión, Ma­xi Gó­mez ha­bía es­ta­do dos ci­tas fue­ra del equi­po. El pa­sa­do domingo aguar­dó en el ban­qui­llo, sa­lió a ju­gar la me­dia ho­ra fi­nal con­tra el Be­tis y mar­có dos go­les que igua­la­ron el par­ti­do (3-3). Co­mo pa­ra te­ner du­das. “Va a ju­gar”, ilus­tra Moha­med, que tie­ne tra­ba­jo: “Es cues­tión de aco­mo­dar a los bue­nos fut­bo­lis­tas, una la­bor mía”.

Hay es­ta­tus que no se ob­tie­nen con fa­ci­li­dad. El de in­dis­cu­ti­ble en el Cel­ta le ha su­pues­to un es­fuer­zo a Ma­xi Gó­mez, que ate­rri­zó en Vi­go en­tre sos­pe­chas por­que lo que se vio des­cen­der del avión fue un chi­co con so­bre­pe­so, un ba­ga­je de ape­nas dos años en el fútbol uru­gua­yo y un cos­te de 4,3 mi­llo­nes de eu­ros por el 80% de su pa­se. Tres me­ses des­pués, el Bei­jing Guoan chino ya ofre­cía cin­co ve­ces más por él. Aho­ra la pu­ja ya se ce­le­bra en Eu­ro­pa y do­bla can­ti­da­des con Bo­rus­sia Dort­mund y Tot­ten­ham al ace­cho. “El fútbol es­pa­ñol es muy lin­do”, re­pi­te el de­lan­te­ro uru­gua­yo, de 22 años, que re­cha­zó la ofer­ta asiá­ti­ca por­que te­nía otro plan. La pa­sa­da pri­ma­ve­ra lo mos­tró: se pre­sen­tó en el Mun­dial con 17 go­les más y nue­ve ki­los me­nos de los que lle­gó a Vi­go. Aho­ra se ha afi­la­do in­clu­so más. “Sa­bía que pa­ra ha­cer ca­rre­ra en Es­pa­ña de­bía cam­biar mi fí­si­co, los há­bi­tos ali­men­ti­cios y cues­tio­nes co­mo el des­can­so”, ex­pli­ca.

En ese ca­mino ha­cia la su­ti­le­za, Ma­xi Gó­mez no se ha des­pe­ga­do de la raíz. Una mi­ra­da al tra­yec­to del de­lan­te­ro cha­rrúa re­ve­la el ta­jo de un uru­gua­yo de in­te­rior, del chi­co cria­do en una mo­des­ta ca­sa le­van­ta­da gra­cias a un Ma­xi Gó­mez.

plan del go­bierno pa­ra erra­di­car vi­vien­das in­sa­lu­bres. Allí vuel­ve cuan­do pue­de, a Pay­san­dú, una lo­ca­li­dad ve­ci­na a la fron­te­ra mo­ja­da que aguas aba­jo es el na­ci­mien­to del Río de la Pla­ta. Cuan­do re­gre­só del Mun­dial in­vi­tó a un asa­do a más de 200 per­so­nas. Lue­go vi­si­tó al equi­po don­de echó los dien­tes, el Atlé­ti­co Li­to­ral, y se enor­gu­lle­ció de to­do lo

que die­ron de sí los 200.000 eu­ros que re­ci­bió el club por de­re­chos de for­ma­ción tras su tras­pa­so al Cel­ta, una can­cha con buen te­pe, nue­va ilu­mi­na­ción, arre­glos en la tribuna, nue­vos ves­tua­rios, muros y sen­de­ros en los ac­ce­sos al cam­po.

Ha­ce po­co, Ma­xi re­ci­bió en A Ma­droa la vi­si­ta de Ma­nuel Lo­sa, un es­cri­tor ga­lle­go lar­go tiem­po afin­ca­do en Uru­guay, que le ob­se­quió con un li­bro so­bre Pay­san­dú y le ilus­tró so­bre la re­la­ción en­tre Uru­guay y el Cel­ta, que al año si­guien­te de su fun­da­ción re­ci­bió a la se­lec­ción cha­rrúa, que ha­bía lle­ga­do en un bar­co de va­por al puer­to de Vi­go en abril de 1924 de ca­mino a par­ti­ci­par en los Jue­gos de Pa­rís. Se or­ga­ni­za­ron en­ton­ces dos par­ti­dos en el vie­jo cam­po de Coia con­tra el equi­po lo­cal, los pri­me­ros que dis­pu­tó un com­bi­na­do sud­ame­ri­cano en sue­lo eu­ro­peo. Ga­nó Uru­guay, que des­lum­bró a aquel jo­ven Cel­ta, que ju­ga­ba de ro­jo, pe­ro que tras aque­lla demostración de­ci­dió que su pri­mer co­lor de­bía ser el ce­les­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.