FÚT­BOL IN­TE­LI­GEN­TE

El País - Retina - - Portada - Por Die­go Bar­ca­la

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tá ca­mino de ser el me­jor nue­vo asis­ten­te del en­tre­na­dor.

El fi­nal de los 90 era otra épo­ca en el fút­bol pro­fe­sio­nal. Las li­gas ex­tran­je­ras ape­nas eran vis­tas en te­le­vi­sión, por su­pues­to You­tu­be no ha­bía con­ver­ti­do a ma­la­ba­ris­tas en es­tre­llas, los clu­bes te­nían una romántica red de es­pías en to­do el mun­do y los pre­si­den­tes de los clu­bes acu­dían ca­si a dia­rio a las emi­so­ras pa­ra ex­pli­car la ad­mi­nis­tra­ción del club. En una no­che de ve­rano, Lorenzo Sanz, pre­si­den­te del Real Ma­drid, acu­dió a un pro­gra­ma de ra­dio a con­tar que ha­bía fi­cha­do a una estrella co­lom­bia­na pa­ra acom­pa­ñar a Raúl gra­cias a las cin­tas de ví­deo que un jo­ven afi­cio­na­do ma­dri­dis­ta ha­bía en­via­do al club. Se tra­ta­ba de Ed­win Con­go.

La ligereza con la que el di­rec­ti­vo to­mó la de­ci­sión de in­ver­tir cin­co mi­llo­nes de dó­la­res fue sor­pren­den­te, pe­ro na­die po­día re­ba­tir que Con­go, en­ton­ces de 23 años, fue­se un gran ju­ga­dor. Bá­si­ca­men­te, por­que na­die en Es­pa­ña le ha­bía vis­to ju­gar. La ex­tra­va­gan­te con­fe­sión de Sanz pe­só en la ca­rre­ra del co­lom­biano, que pa­só sin pe­na ni gloria por el fút­bol pro­fe­sio­nal y ape­nas ju­gó en el Real Ma­drid. “No sé por qué me han fi­cha­do”, lle­gó a de­cir el des­ani­ma­do fut­bo­lis­ta.

Han pa­sa­do ca­si dos dé­ca­das de glo­ba­li­za­ción im­pa­ra­ble y hoy es po­si­ble ver par­ti­dos in­fan­ti­les de Bra­sil des­de cual­quier par­te del mun­do en un te­lé­fono. Pe­ro las de­ci­sio­nes que arries­gan mi­llo­nes de eu­ros en ta­len­to si­guen de­pen­dien­do del in­for­me de un se­ñor que sa­be mu­cho de fút­bol. Un ca­za­ta­len­tos con ol­fa­to. Ni ras­tro de tec­no­lo­gía ni em­pi­ris­mo cien­tí­fi­co en de­ci­sio­nes que pue­den lle­var a la rui­na a los clu­bes de­por­ti­vos. Pe­ro, ¿es­tá eso cam­bian­do?

Hoy en día nin­gu­na gran em­pre­sa to­ma de­ci­sio­nes sin apo­yar­se en la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial”, re­su­me Gaiz­ka San Vi­cen­te, CTO de Olo­cip, la pri­me­ra em­pre­sa que se ha aven­tu­ra­do a apro­ve­char el po­ten­cial de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ha­cer fi­cha­jes, evi­tar le­sio­nes o ha­cer cam­bios tác­ti­cos. Du­ran­te dos años han desa­rro­lla­do, jun­to con el de­par­ta­men­to de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid (UPM), la fór­mu­la que otor­ga cien­cia al fút­bol.

Más de 100 va­ria­bles del jue­go son en­via­das a un or­de­na­dor pa­ra que pre­di­ga si­tua­cio­nes de un par­ti­do que ayu­den al en­tre­na­dor a to­mar de­ci­sio­nes en tiem­po real. Una re­vo­lu­ción nun­ca vis­ta has­ta aho­ra en el fút­bol pe­se a la gran can­ti­dad de da­tos que ac­tual­men­te se ob­tie­nen de ca­da par­ti­do.

“Por ejem­plo, me­dian­te cá­ma­ras ubi­ca­das en un es­ta­dio pue­den ob­te­ner­se po­si­cio­nes de ca­da ju­ga­dor y del ba­lón con una fre­cuen­cia de ac­tua­li­za­ción de dé­ci­mas de se­gun­do”, ex­pli­ca Con­cha Biel­za, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial de la UPM: “Es­to ge­ne­ra un gran vo­lu­men de da­tos en cru­do que nor­mal­men­te han de pro­ce­sar­se pa­ra me­dir las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas del jue­go co­mo el ra­tio de pa­ses lar­gos– cor­tos, ver­ti­ca­li­dad ga­na­da, po­se­sión, cam­bios de orien­ta­ción, ti­ros a puer­ta, cen­tros al área… El apren­di­za­je au­to­má­ti­co con­vier­te es­tos da­tos pro­ce­sa­dos en mo­de­los es­ta­dís­ti­co-compu­tacio­na­les. Al­gu­nos de ellos tie­nen gran po­ten­cia­li­dad y per­mi­ten pre­de­cir pro­ba­bi­li­da­des de even­tos de in­te­rés, por ejem­plo, gol o nú­me­ro de oca­sio­nes de ca­da equi­po en los si­guien­tes 10 mi­nu­tos”.

Es de­cir, un or­de­na­dor le di­ce al en­tre­na­dor qué cam­biar del jue­go de su equi­po pa­ra lo­grar ele­var el por­cen­ta­je de me­ter un gol.

“Ima­gi­ne­mos que el en­tre­na­dor quie­re re­du­cir al mí­ni­mo el ries­go de en­ca­jar un gol en los si­guien­tes mi­nu­tos del par­ti­do. So­lo con pe­dir­le a la má­qui­na que re­duz­ca ese por­cen­ta­je se irán ge­ne­ran­do las su­ge­ren­cias tác­ti­cas que le ayu­da­rán a to­mar de­ci­sio­nes en los si­guien­tes mi­nu­tos”, ex­pli­ca San Vi­cen­te.

Pa­ra que po­da­mos ca­li­fi­car co­mo in­te­li­gen­te a la má­qui­na, es­ta ha si­do pre­via­men­te en­se­ña­da, “ali­men­ta­da” en tér­mi­nos in­for­má­ti­cos, con da­tos. Mu­chos da­tos. Mi­llo­nes de da­tos de mi­les de par­ti­dos. Es de­cir, big da­ta. “So­mos ca­pa­ces de ge­ne­rar más de 20 mi­llo­nes de da­tos por par­ti­dos y cla­si­fi­car 1.100 ju­ga­das”, sin­te­ti­za Eliseo Ma­cías, de Gols­tats.

El­prin­ci­pal pro­vee­dor de da­tos en Eu­ro­pa es OPTA, una mul­ti­na­cio­nal de es­ta­dís­ti­cas de fút­bol con ori­gen en In­gla­te­rra que en Es­pa­ña co­men­zó en el Mun­dial 98, cuan­do el dia­rio EL PAÍS so­li­ci­tó un ser­vi­cio de es­ta­dís­ti­cas a la em­pre­sa GK Sport pa­ra la co­ber­tu­ra del Mun­dial.

1.029 Pa­ses com­ple­ta­dos por el Bar­ce­lo­na en su par­ti­do del año pa­sa­do con­tra el Bo­rus­sia en Cham­pions Lea­gue. Un ré­cord his­tó­ri­co.

521 Re­ma­tes del Real Ma­drid du­ran­te la li­ga pa­sa­da, con un 20,3% de acier­to al con­se­guir mar­car 106 go­les.

“Siem­pre he­mos uti­li­za­do el mis­mo sis­te­ma de vi­sio­na­do de par­ti­dos: tres per­so­nas ana­li­zan to­do lo que ocu­rre en el par­ti­do con el ba­lón”, ex­pli­ca Che­chu Fer­nán­dez, di­rec­tor en Es­pa­ña de Cuen­tas de OPTA, el prin­ci­pal pro­vee­dor de da­tos de La Li­ga y de los clu­bes, que aún no ha da­do el si­guien­te pa­so de apli­car pre­dic­ción a esos da­tos. “Es­ta­mos plan­tean­do un nue­vo pro­duc­to que se lla­ma Ex­pec­ted Goal y ana­li­za los da­tos que he­mos ob­te­ni­do des­de 2005, ca­si 300.000 par­ti­dos, pa­ra pre­de­cir re­ma­tes y go­les”, ade­lan­ta Fer­nán­dez. Son

de­ce­nas las em­pre­sas que ana­li­zan los da­tos y pro­yec­tan una tra­yec­to­ria pre­vi­si­ble, pe­ro na­die ha da­do el pa­so to­da­vía de bus­car un mo­de­lo o ecua­ción au­to­má­ti­ca que otor­gue a un or­de­na­dor la de­ci­sión de cam­biar a un fut­bo­lis­ta.

“Cuan­do ha­bla­mos con An­ce­lot­ti, nos di­jo: Has­ta la puer­ta del ves­tua­rio, sí. Den­tro, de­ci­do yo”, ex­pli­ca Tim Ma­lla­lieu, má­na­ger del pro­yec­to Da­ta Ex­plo­rer de Mi­cro­soft, que tra­ba­ja con el Real Ma­drid.

Fuen­tes de los clu­bes ase­gu­ran que Mi­cro­soft y el res­to de em­pre­sas apor­tan so­lo la vi­sua­li­za­ción más com­pren­si­ble de los da­tos ob­te­ni­dos por los GPS y las cá­ma­ras que ha­cen el se­gui­mien­to de los fut­bo­lis­tas. Es de­cir, dis­tan­cia re­co­rri­da, ace­le­ra­cio­nes, ve­lo­ci­dad al­can­za­da y pa­ses co­rrec­tos. Na­da más. El ego de los en­tre­na­do­res, a ve­ces tan gran­de co­mo el de sus es­tre­llas, di­fi­cul­ta la lle­ga­da del asis­ten­te tec­no­ló­gi­co a los ves­tua­rios.

Uno de esos ju­ga­do­res per­fec­tos pa­ra las es­ta­dís­ti­cas es el bar­ce­lo­nis­ta Sergio Bus­quets, lí­der ab­so­lu­to en por­cen­ta­je de pa­ses acer­ta­dos. Sin em­bar­go, pre­gun­ta­do por se­me­jan­te lo­gro en la re­vis­ta Lí­be­ro res­pon­día: “No me fi­jo en eso. Las es­ta­dís­ti­cas me dan igual”.

“Pro­ce­san­do los da­tos de po­si­ción de los ju­ga­do­res pue­den pre­de­cir­se pro­ba­bi­li­da­des de gol”

“La má­qui­na ha­rá su­ge­ren­cias que ayu­den a los en­tre­na­do­res a to­mar de­ci­sio­nes” 3.706 Ba­lo­nes per­di­dos en li­ga por el Ath­le­tic Club du­ran­te la tem­po­ra­da pa­sa­da. Fue el equi­po con más pér­di­das. El que me­nos, el Ba­rça, con 3.148. 806 Es­pa­ña rom­pió el ré­cord de pa­ses rea­li­za­dos en un par­ti­do de Eu­ro­co­pa en 2012, cuan­do ga­nó 4-0 a Ir­lan­da. Xa­vi reali­zó en ese par­ti­do 136 pa­ses. EL CEN­TRO­CAM­PIS­TA BI­NA­RIO El es­pan­yo­lis­ta Es­te­ban Gra­ne­ro (iz­quier­da) par­ti­ci­pa en Olo­cip, em­pre­sa que busca re­vo­lu­cio­nar las es­ta­dís­ti­cas fut­bo­le­ras. /Getty

Otros fut­bo­lis­tas de me­nos ran­go vi­ven ame­na­za­dos por la dic­ta­du­ra de la me­di­ción. “La ma­qui­ni­ta di­ce que ha de ju­gar un ju­ga­dor ca­paz de ha­cer 40 es­fuer­zos al 80% de su ca­pa­ci­dad a lo lar­go del par­ti­do. ¿Dón­de que­da­mos los que no te­ne­mos esa ca­pa­ci­dad fí­si­ca pe­ro sa­be­mos ju­gar al fút­bol?”, la­men­ta un ta­len­to­so me­dio­cam­pis­ta que pre­fie­re no re­ve­lar su nom­bre.

Olo­cip

usa da­tos pro­pios y los que ya ofre­cen em­pre­sas de es­ta­dís­ti­cas co­mo OPTA o Gols­tats. Pa­ra pro­ce­sar­los tra­ba­ja co­do con co­do con los pro­fe­sio­na­les del fút­bol. Es aquí don­de Olo­cip cuen­ta con un va­lor ex­tra res­pec­to a otras em­pre­sas de es­ta­dís­ti­cas. De­trás de su in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se en­cuen­tra el ex fut­bo­lis­ta de Real Ma­drid Es­te­ban Gra­ne­ro, ac­tual me­dio­cen­tro del Es­pan­yol. Las va­ria­bles apli­ca­das per­mi­ten que el or­de­na­dor in­ter­pre­te el jue­go y to­me de­ci­sio­nes por sí mis­mo. La má­qui­na ha apren­di­do. Olo­cip em­pe­za­rá a fun­cio­nar la tem­po­ra­da que vie­ne en un club de pri­me­ra que pre­sen­ta­rá la tec­no­lo­gía en fe­bre­ro.

Si el ma­chi­ne lear­ning con­si­gue re­vo­lu­cio­nar el fút­bol, Gra­ne­ro po­dría ser el Billy Bea­ne del fút­bol. Bea­ne fue un ju­ga­dor de béis­bol de los 80 que de­frau­dó a to­dos aque­llos que vie­ron en él una fu­tu­ra estrella. Con­ven­ci­do de que los ojea­do­res ha­bían fa­lla­do con las pre­dic­cio­nes acer­ca de su po­ten­cial de­di­có su es­fuer­zo a me­jo­rar el sis­te­ma de con­tra­ta­ción de ju­ga­do­res me­dian­te el uso de es­ta­dís­ti­cas que me­dían el ver­da­de­ro va­lor eco­nó­mi­co de ca­da ju­ga­dor.

El éxi­to de su mé­to­do en los Ath­le­tics de Oa­kland le lle­vó a ser nom­bra­do ge­ne­ral ma­na­ger. El mis­mo año en que el Real Ma­drid con­tra­ta­ba a un ju­ga­dor me­dian­te una cin­ta de VHS, Bea­ne era nom­bra­do di­rec­ti­vo del año por Sport News. Mi­chael Le­wis es­cri­bió en 2003 un li­bro so­bre su vi­da que fue trans­for­ma­do en pe­lí­cu­la en 2011 ba­jo el tí­tu­lo Mo­ney­ball.

El ca­so de Gra­ne­ro es di­fe­ren­te por­que en su cu­rrícu­lo pre­su­me de ca­si 100 par­ti­dos ju­ga­dos en el Real Ma­drid, pe­ro su vi­sión es la de acer­car por pri­me­ra vez la cien­cia al fút­bol pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, to­man­do la sen­da de Bea­ne.

Al­gu­nas em­pre­sas de es­ta­dís­ti­cas qui­sie­ron apli­car el mo­de­lo de Mo­ney­ball al fút­bol y se en­con­tra­ron con un enemi­go in­go­ber­na­ble: el mercado. La hi­per­in­fla­ción de los fi­cha­jes del fút­bol, que de mo­men­to man­tie­ne el lis­tón en los 220 mi­llo­nes de eu­ros que el PSG pa­ga­rá por Mbap­pé, tie­ne múl­ti­ples in­tere­ses crea­dos que no quie­ren so­me­ter­se a la cien­cia. Pre­fie­ren su­je­tar­se

a la com­pe­ti­ti­vi­dad y los cas­ti­llos en el ai­re fir­ma­dos en res­tau­ran­tes de lu­jo.

So­lo un ge­nio de los fi­cha­jes co­mo Ar­sè­ne Wen­ger, el má­na­ger y en­tre­na­dor del Ar­se­nal, ha con­fia­do en ayu­dar­se del big da­ta pa­ra me­dir el va­lor de sus fi­cha­jes y ha ad­qui­ri­do la em­pre­sa ame­ri­ca­na STADDNA por cua­tro mi­llo­nes de dó­la­res des­pués de ha­ber fra­ca­sa­do en sus úl­ti­mas con­tra­ta­cio­nes. Ma­ra­do­na no po­dría ha­ber si­do nun­ca ja­po­nés”, re­su­me Jor­ge Val­dano pa­ra des­cri­bir có­mo fun­cio­na el ta­len­to en el fút­bol. Se­gún el ex com­pa­ñe­ro del Pe­lu­sa, el dia­man­te se mo­de­la con las con­di­cio­nes que ro­dean al ju­ga­dor a lo lar­go de su vi­da. Pa­ra de­ta­llar­lo ex­pli­ca la si­guien­te anéc­do­ta de ves­tua­rio: “Pre­sen­cié una con­ver­sa­ción en­tre Ma­ra­do­na y Ca­nig­gia en la que Die­go le de­cía que en­vi­dia­ba su ve­lo­ci­dad por­que eso le fa­ci­li­ta­ba las co­sas. ‘So­lo tie­nes que lan­zar el ba­lón y co­rrer, yo ten­go que gi­rar, fre­nar y re­ga­tear’. ¡Pe­ro eso es lo que te ha­ce Ma­ra­do­na!”.

“En el fút­bol no so­lo in­ter­vie­nen as­pec­tos fí­si­cos sino tam­bién cog­ni­ti­vos”, ex­pli­ca el pro­fe­sor de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial de la UPM Pe­dro La­rra­ña­ga: “En un ar­tícu­lo es­cri­to por in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka de Es­to­col­mo se de­mues­tra que los fut­bo­lis­tas de pri­me­ra sue­len te­ner me­jo­res fun­cio­nes eje­cu­ti­vas que los de di­vi­sio­nes in­fe­rio­res. Es­tas fun­cio­nes in­clu­yen me­mo­ria de tra­ba­jo, re­so­lu­ción crea­ti­va de pro­ble­mas y fle­xi­bi­li­dad cog­ni­ti­va pa­ra co­rre­gir la de­ci­sión so­bre la mar­cha”.

De es­ta ma­ne­ra, el in­ge­nie­ro de la UPM arro­ja cien­cia so­bre uno de los gran­des mis­te­rios del fút­bol: qué pa­sa­ba por la ca­be­za de Ma­ra­do­na cuan­do de­jó “en el ca­mino a tan­to in­glés”, co­mo se na­rró su fa­mo­so gol de 1986.

“La re­so­lu­ción crea­ti­va de pro­ble­mas”, de la que ha­bla La­rra­ña­ga fue ex­pli­ca­da a su es­ti­lo por el pro­pio Ma­ra­do­na: “Cuan­do en­ca­ré a Shil­ton me acor­dé de mi her­mano que me ha­bía di­cho que te­nía que re­ga­tear­lo”. Me­ses an­tes de aquel par­ti­do, Ma­ra­do­na ha­bía pro­ta­go­ni­za­do una ju­ga­da muy si­mi­lar con­tra el mis­mo por­te­ro de bra­zos lar­guí­si­mos. En aque­lla oca­sión, el 10 op­tó por su­pe­rar al por­te­ro con un dis­pa­ro que no tu­vo éxi­to y su her­mano le di­jo: “De­be­rías ha­ber­lo re­ga­tea­do”.

Se­gún ex­pli­có Ma­ra­do­na, en ese ver­ti­gi­no­so ins­tan­te en el que el na­rra­dor Vic­tor Hu­go Mo­ra­les se que­da sin pa­la­bras y so­lo al­can­za a de­cir “ta ta ta ta ta”, su ce­re­bro pro­ce­só el re­cuer­do del con­se­jo de su her­mano, la ju­ga­da de me­ses an­tes y la so­lu­ción al pro­ble­ma.

• • La grá­fi­ca re­pre­sen­ta los dis­pa­ros a puer­ta de la se­lec­ción es­pa­ño­la en la fi­nal del Mun­dial de Su­dá­fri­ca de 2010 con­tra Ho­lan­da. En ver­de más os­cu­ro, el gol de Inies­ta (0-1, mi­nu­to 116). El ta­ma­ño e in­ten­si­dad de los círcu­los re­pre­sen­tan la po­se­sión

FI­CHAR NÚ­ME­ROS

Ar­sè­ne Wen­ger, en­tre­na­dor del Ar­se­nal (en la fo­to fren­te a Guar­dio­la), apro­bó la com­pra de una em­pre­sa de big da­ta por su club. /Getty

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.