GOO­GLE Y SUS ‘GOOGLERS’

EN LA GUA­RI­DA /

El País - Retina - - Portada - Por Ma­nuel G. Pas­cual

En su se­de de Zú­rich ha­bi­tan, en­tre ju­gue­tes, al­gu­nos de los me­jo­res in­ge­nie­ros del mun­do.

Un dal­tó­ni­co se per­de­ría la mi­tad del im­pac­to que cau­sa pa­sear por las ofi­ci­nas de Goo­gle en Zú­rich en­tre má­qui­nas re­crea­ti­vas, le­tre­ros que po­drían es­tar en el MOMA o sa­las de reunio­nes te­má­ti­cas: una bi­blio­te­ca vic­to­ria­na, un puer­to de pes­ca, un loft in­dus­trial, un jar­dín... Des­de el mo­men­to en que en­tras en la se­de sui­za del gi­gan­te es­ta­dou­ni­den­se sa­bes que no es­tás en un lu­gar cual­quie­ra. El ves­tí­bu­lo lo pre­si­de un par­king de pa­ti­ne­tes, a la cantina se ba­ja en to­bo­gán, en las sa­las hay me­sas con Le­gos, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, un es­ce­na­rio, im­pre­so­ras 3D pa­ra ex­pe­ri­men­tar... Y en aras de la ex­tre­ma fun­cio­na­li­dad, has­ta hay des­odo­ran­te en los aseos.

Re­la­jar­se no de­be de ser muy com­pli­ca­do pa­ra los 2.400 tra­ba­ja­do­res del prin­ci-

Goo­gle tie­ne en Zú­rich su ma­yor cen­tro de in­ves­ti­ga­ción fue­ra de EE UU. Y pa­re­ce un par­que de jue­gos... has­ta que te cuen­tan lo que los in­ge­nie­ros ha­cen tras la puer­ta prohi­bi­da.

pal no­do de in­ves­ti­ga­ción de la firma fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, por­que a la com­ple­ta ofer­ta lú­di­ca se su­man ca­bi­nas de re­la­ja­ción, sa­las de sies­ta y cen­tro de ma­sa­jes. El equi­po es­tá re­par­ti­do en dos com­ple­jos de ofi­ci­nas: el de Hür­li­mann Areal, a pie del río Sihl, y el inau­gu­ra­do es­te año en Eu­ro­paa­llee, el cén­tri­co ba­rrio bur­gués de mo­da. Y no ha­bla­mos de un equi­po cual­quie­ra: aquí tra­ba­jan al­gu­nos de los me­jo­res in­ge­nie­ros del mun­do. Lo ha­cen en sa­las, to­do hay que de­cir­lo, a las que el pe­rio­dis­ta no tie­ne ac­ce­so. Nos di­cen que esos es­pa­cios no son de in­te­rés: so­lo en­con­tra­ría­mos me­sas de es­cri­to­rio con or­de­na­do­res, co­mo en cual­quier ofi­ci­na.

Con la di­fe­ren­cia de que lo que ahí se co­ci­na es gor­do. En reali­dad, si pu­dié­ra­mos abrir esa puer­ta en­con­tra­ría­mos

par­te de la tec­no­lo­gía del bus­ca­dor, así co­mo de You­tu­be, Gmail o Goo­gle Maps que fue crea­do en­tre es­tas pa­re­des. Y lue­go es­tán los pro­yec­tos del Goo­gle Re­search Eu­ro­pe, la jo­ya de la co­ro­na de Zú­rich. Se tra­ta de un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te al ma­chi­ne lear­ning (apren­di­za­je de má­qui­nas), la ra­ma de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en la que es­tá vol­ca­da la com­pa­ñía. Los al­go­rit­mos que aquí di­se­ñan son ca­pa­ces de co­rre­gir­se a sí mis­mos se­gún ga­nan ex­pe­rien­cia.

Tras la puer­ta prohi­bi­da tam­bién es­tá Ma­gen­ta, un pro­yec­to di­ri­gi­do des­de Pa­lo Al­to pa­ra desa­rro­llar un al­go­rit­mo ca­paz de es­cu­char una com­po­si­ción mu­si­cal y su­ge­rir me­jo­ras apli­can­do in­ten­si­dad y pau­sas a las me­lo­días. En Goo­gle se pien­sa que la IA va a ser a la mú­si­ca al­go pa­re­ci­do a la in­ven­ción de la gui­ta­rra eléc­tri­ca: al prin­ci­pio na­die sa­bía muy bien qué ha­cer con ella, lue­go se con­vir­tió en al­go fun­da­men­tal.

Su división mé­di­ca tra­ba­ja en va­rios pro­yec­tos, por ejem­plo, un al­go­rit­mo de ma­chi­ne­lear­ning ca­paz de apren­der por sí mis­mo a de­tec­tar la re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca, que nor­mal­men­te desem­bo­ca en ce­gue­ra. El equi­po que di­ri­ge Lily Peng des­de EE UU apli­có el mis­mo sis­te­ma que usa Goo­gle pa­ra eti­que­tar fo­tos a com­pa­rar imá­ge­nes de re­ti­nas. El re­sul­ta­do ha si­do un al­go­rit­mo ca­paz de su­pe­rar a los me­jo­res re­ti­nó­lo­gos del mun­do.

TA­LEN­TO EU­RO­PEO “Una de las ra­zo­nes por las que Goo­gle apos­tó por Zú­rich fue pa­ra apro­ve­char el ta­len­to que te­ne­mos en Eu­ro­pa”, ilus­tra Em­ma­nuel Mo­ge­net, res­pon­sa­ble de Goo­gle Re­search Eu­ro­pe. A juz­gar por la es­té­ti­ca y la edad po­dría­mos es­tar en un cam­pus uni­ver­si­ta­rio. Al­gu­nos en­ca­ja­rían en el es­te­reo­ti­po del nerd: in­for­má­ti­co con ga­fas, pe­lo des­ali­ña­do, pan­ta­lo­nes de mon­ta­ña y za­pa­ti­llas. Otros lu­cen ta­tua­jes y as­pec­to hips­ter. Nin­guno lle­va cor­ba­ta ni tra­je, por mu­cho que co­bren suel­dos de seis dí­gi­tos (aquí los be­ca­rios ga­nan 4.000 € men­sua­les, al cam­bio). Y sí, se ven más hom­bres que mu­je­res. Es la ho­ra de co­mer. Apa­re­cen googlers —así se lla­man en el ar­got in­terno— en la cantina. El ni­vel de de­ci­be­lios se dispara. Abun­dan las son­ri­sas. Qui­zá sea por la im­pre­sio­nan­te ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca: un

bu­fé li­bre in­abar­ca­ble con co­ci­ne­ros que pue­den pre­pa­rar­te lo que quie­ras. Sal­vo ex­cep­cio­nes, la gen­te re­suel­ve la ope­ra­ción con di­li­gen­cia cen­troeu­ro­pea: co­men rá­pi­do, con­ver­san un po­co y se es­fu­man.

La úni­ca vez que ve­mos a al­guien tor­cer el ges­to es cuan­do pe­di­mos a dos googlers que in­te­rrum­pan su par­ti­da de billar pa­ra po­der gra­bar una en­tre­vis­ta en la ca­fe­te­ría/sa­la de jue­gos. Se van edu­ca­da­men­te, aun­que con ca­ra de re­bo­ta­dos (¡he­mos per­tur­ba­do su mo­men­to de re­lax!). Pue­de que vuelvan a sen­tar­se al or­de­na­dor, a se­guir desa­rro­llan­do el pró­xi­mo ade­lan­to que cam­bia­rá nues­tras vi­das. O pue­de que se va­yan a echar unas ca­nas­tas.

Un pa­dre en­se­ña a su hi­jo unos bo­tes trans­pa­ren­tes col­ga­dos a mo­do de mu­ral en una de las pa­re­des del co­me­dor. Son dis­pen­sa­do­res de fru­tos se­cos. Hay más va­rie­da­des de las que el pe­que­ño co­no­ce. Tras la ex­pli­ca­ción y de­gus­ta­ción se lle­va al ni­ño a ver otra co­sa. Es­te avan­za len­ta­men­te, oji­plá­ti­co. Es­tá alu­ci­nan­do con el tra­ba­jo de pa­pá. Aun­que no se­pa muy bien a qué se de­di­ca.

¿MÁS PIM­PÓN, MÁS PRO­DUC­TI­VI­DAD? En­tra en re­ti­na.el­pais. com/agr/re­vis­ta/ pa­ra ver el ví­deo que gra­ba­mos en las ofi­ci­nas de Goo­gle.

No sa­be­mos la re­la­ción di­rec­ta, pe­ro Alp­ha­bet, em­pre­sa ma­triz de Goo­gle, fac­tu­ró 84.000 mi­llo­nes en 2016.

‘GOOGLERS’

Los me­jo­res in­ge­nie­ros del mun­do en­tre pe­ce­ras, plan­tas sel­vá­ti­cas, co­co­dri­los y cáp­su­las de re­la­ja­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.