CON­TROL MÉ­DI­CO —

El País - Retina - - Portada - Por Esther Pa­nia­gua Fo­to­gra­fía de Va­nes­sa Mon­te­ro

Em­re Ozan ha crea­do un par­che de me­nos de un eu­ro que per­mi­te vi­gi­lar las cons­tan­tes de sa­lud de la po­bla­ción.

Ysi se pu­die­ra con­tro­lar la sa­lud de una per­so­na en cual­quier par­te del mun­do con un eco­nó­mi­co par­che, fá­cil de usar? Eso busca Em­re Ozan Po­lat, in­ves­ti­ga­dor pos­doc­to­ral de 31 años en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Fo­tó­ni­cas de Bar­ce­lo­na que ha desa­rro­lla­do una pe­ga­ti­na que se ad­hie­re a la piel y mi­de la fre­cuen­cia car­dia­ca y la oxi­ge­na­ción de la san­gre (pa­ra de­tec­tar, por ejem­plo, una in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria). Pron­to con­tro­la­rá otros sig­nos vi­ta­les co­mo la tem­pe­ra­tu­ra o el rit­mo de la res­pi­ra­ción.

Los par­ches se com­po­nen de sen­so­res de luz com­bi­na­dos con ma­te­ria­les cuán­ti­cos (co­mo el gra­feno o áto­mos de car­bono). Es­tos son muy sen­si­bles a las va­ria­cio­nes lu­mí­ni­cas, y la can­ti­dad de luz que ab­sor­ben cam­bia con ca­da pa­rá­me­tro. Por ejem­plo, ca­da vez que el pul­so cam­bia el vo­lu­men de un va­so san­guí­neo, la can­ti­dad de luz ab­sor­bi­da por el sen­sor va­ría. La pre­ci­sión de es­tas me­di­cio­nes “igua­la a la de los dis­po­si­ti­vos co­mer­cia­les a la ven­ta”, afir­ma Po­lat.

El ob­je­ti­vo es co­mer­cia­li­zar el par­che co­mo pro­duc­to elec­tró­ni­co de con­su­mo. “Pro­pie­da­des co­mo la du­ra­bi­li­dad, el ba­jo con­su­mo de ener­gía y el ba­jo cos­te lo con­vier­ten en un can­di­da­to ideal pa­ra la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de dis­po­si­ti­vos de me­di­ción de sa­lud y ac­ti­vi­dad”, sos­tie­ne Po­lat. Tam­bién pla­nean in­tro­du­cir­lo en paí­ses en vías de de­sa­rro­llo pa­ra que pue­dan pres­cri­bir­lo los ser­vi­cios de sa­ni­dad pa­ra con­tro­lar la sa­lud de la po­bla­ción.

Pa­ra ello ne­ce­si­ta­rán de un so­cio in­dus­trial ex­terno o de fi­nan­cia­ción pa­ra crear una lí­nea de pro­duc­ción que re­duz­ca el pre­cio. El mé­to­do a se­guir es co­mo el de una im­pren­ta: “El cos­te se­ría muy ba­jo y con­di­cio­nan­do por el con­su­mo de ener­gía de las má­qui­nas”. Po­lat es­pe­ra que el pre­cio de ca­da par­che sea in­fe­rior a un eu­ro.

Em­re Ozan Po­lat quie­re de­mo­cra­ti­zar el se­gui­mien­to de la sa­lud de la po­bla­ción con unas ‘pe­ga­ti­nas’ com­pues­tas por ma­te­ria­les cuán­ti­cos.

EL PAR­CHE DE EM­RE Trans­mi­sión de da­tos PAR­CHE Seis sen­so­res de gra­feno que mi­den: Pro­ce­sa­do de da­tos Ali­men­ta­ción El gra­feno es un su­per­ma­te­rial com­pues­to por car­bono pu­ro, ex­tra­or­di­na­ria­men­te den­so, li­ge­ro y re­sis­ten­te.

Rit­mo car­dia­co Ni­vel de O 2 Rit­mo res­pi­ra­to­rio Hu­me­dad Tem­pe­ra­tu­ra Ni­ve­les UVA Em­re Ozan Po­lat. ORI­GEN Ma­lat­ya (Tur­quía), 1986. TRA­BA­JO In­ves­ti­ga­dor pos­doc­to­ral en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Fo­tó­ni­cas (ICFO) de Bar­ce­lo­na.

El par­che se ad­hie­re a la piel y ges­tio­na los da­tos re­co­gi­dos por los sen­so­res de gra­feno. QUIÉN wi­re­less

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.