NUE­VOS ES­PA­CIOS —

El País - Retina - - Portada - Por Gui­ller­mo Are­nas Fo­to­gra­fías de Car­los Lu­ján

No es un co­wor­king al uso: Spa­ces se ha ins­ta­la­do en una an­ti­gua fá­bri­ca en Ma­drid Río pa­ra cam­biar el lu­gar de tra­ba­jo.

Phi­lip­pe Ji­mé­nez, country ma­na­ger de Spa­ces en Es­pa­ña, cuen­ta que ha­ce po­co lle­va­ba a su hi­jo al co­le­gio cuan­do se vie­ron atra­pa­dos en un atas­co. “Pa­sa­mos ho­ra y me­dia en el co­che y le di­je: ‘Es­to no es vi­da”, ex­pli­ca. Esa mis­ma fi­lo­so­fía, cam­biar nues­tras obli­ga­cio­nes dia­rias, im­pul­sa a Spa­ces, la com­pa­ñía de ori­gen ho­lan­dés que aca­ba de abrir su pri­me­ra se­de en Ma­drid. ¿Có­mo se ha­ce eso? “Ofre­cien­do un es­pa­cio agra­da­ble que fo­men­te la re­la­ción en­tre las per­so­nas y su crea­ti­vi­dad”, di­ce Ji­mé­nez ex­ten­dien­do la mano a su al­re­de­dor.

En efec­to, Spa­ces Ma­drid, si­tua­do en­fren­te de Goo­gle Cam­pus, más pa­re­ce un ho­tel de di­se­ño que un si­tio en el que fi­char. “Que­re­mos que ir a la ofi­ci­na sea una ex­pe­rien­cia agra­da­ble”, ase­gu­ra. “Hoy, en­ce­rrar­se en­tre cua­tro pa­re­des y man­te­ner el se­cre­tis­mo no fun­cio­na”, ex­pli­ca Ji­mé­nez, que tam­bién lan­za una ad­ver­ten­cia: “El cam­bio es­tá aquí, y las em­pre­sas que no lo en­tien­dan des­apa­re­ce­rán. No van a re­te­ner a sus me­jo­res em­plea­dos y no van a atraer a los ta­len­tos jó­ve­nes. Nues­tros hi­jos van a que­rer le­van­tar­se y de­cir: ‘Ten­go ga­nas de ir a tra­ba­jar”.

Spa­ces ha lle­ga­do a Ma­drid pa­ra “rein­ven­tar el es­pa­cio de tra­ba­jo”. Ge­ne­rar una co­mu­ni­dad crea­ti­va y abier­ta es la cla­ve pa­ra ha­cer­lo.

PA­SA­DO IN­DUS­TRIAL “In­ten­ta­mos huir de los es­pa­cios tí­pi­cos”, ase­gu­ra Ji­mé­nez. Por eso, su pri­me­ra se­de en Es­pa­ña –pla­nean dos cen­tros más en Ma­drid y otro en Bar­ce­lo­na– es una an­ti­gua fá­bri­ca tex­til si­tua­da en Ma­drid Río, una zo­na que, con­fía, se con­ver­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.