CÓ­MO CON­SU­MEN MÚ­SI­CA LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES

Ha­cer una play­list de trap con Snap­tu­be. ¿Te sue­na a chino? Qui­zás sea por­que no eres de la ge­ne­ra­ción z y pre­fie­res a Nir­va­na en una pla­ta­for­ma de pa­go. Pe­ro al­go os une: el strea­ming, la re­vo­lu­ción del con­su­mo mu­si­cal de es­te si­glo.

El País - Retina - - Portada - Por Ivar Muñoz-ro­jas Fo­tos de Lino Es­cu­rís

Jus­to cuan­do la in­dus­tria aca­ba de re­gis­trar un in­cre­men­to de la ven­ta de mú­si­ca gra­cias al pa­go por strea­ming, en­tra en jue­go un nue­vo fac­tor: los jó­ve­nes pre­fie­ren ver­la en You­tu­be.

Álvaro Fu­nes, de 18 años, es­pe­ra

a una ami­ga en una bo­ca de me­tro. Del mi­núscu­lo al­ta­voz de su smartp­ho­ne sue­na trap, una mez­cla de hip hop y elec­tró­ni­ca, a un vo­lu­men sor­pren­den­te­men­te al­to. “Me pon­go te­mas y ví­deos mu­si­ca­les en el mó­vil”, cuen­ta so­bre sus há­bi­tos rít­mi­cos. Y re­cal­ca: “An­tes te­nía Spo­tify, pe­ro aho­ra pre­fie­ro ba­jar­me ví­deos de You­tu­be, con Tu­beMa­te, la de to­da la vi­da”, di­ce so­bre es­ta apli­ca­ción pa­ra des­car­gar con­te­ni­do del fa­mo­so por­tal. Al lle­gar su ami­ga, le pi­de un fa­vor: “Sá­ca­nos una fo­to, an­da. Que me es­tán en­tre­vis­tan­do”. Tie­ne mi­les de fo­llo­wers en Ins­ta­gram, ase­gu­ra.

A unos po­cos me­tros se en­cuen­tra Ire­ne Si­les, de 23 años, con los cas­cos pues­tos. Se los qui­ta pa­ra res­pon­der. Tra­ba­ja en pu­bli­ci­dad y cuen­ta que se po­ne mú­si­ca en Spo­tify pa­ra le­van­tar el áni­mo, en los pi­cos de es­trés. En cuanto a gus­tos, es va­rio­pin­ta: “Me gus­ta el in­die, el reg­gae, las lis­tas de éxi­tos… Es­cu­cho play­lists de Spo­tify y des­cu­bro gru­pos”, cuen­ta. Se po­ne tam­bién mú­si­ca en You­tu­be, pe­ro pre­fie­re pa­gar una sus­crip­ción fa­mi­liar en Spo­tify, que com­par­te con su her­mano.

Pa­ra Et­na Te­je­ro, 14 años, You­Tu­be es una gran he­rra­mien­ta pa­ra co­no­cer mú­si­ca. Lo ha­ce con su smartp­ho­ne (tu­vo el pri­me­ro ha­ce dos años). Su mú­si­ca fa­vo­ri­ta es el elec­tro­pop, aun­que sus ami­gos pre­fie­ren el reg­gae­tón. “No me gus­ta por­que el rit­mo no lle­va a nin­gún la­do”, di­ce. A pe­sar de las di­fe­ren­cias, in­ter­cam­bian can­cio­nes: “Si en­cuen­tro al­go que me gus­ta, lo com­par­to por What­sapp”, co­men­ta.

La mú­si­ca cam­bia, la ma­ne­ra de es­cu­char­la tam­bién. En los úl­ti­mos años, nues­tro con­su­mo mu­si­cal se ha trans­for­ma­do por com­ple­to con el strea­ming: la tec­no­lo­gía que per­mi­te ac­ce­der al con­te­ni­do a la vez que se des­car­ga; sin acu­mu­lar un mon­tón de ar­chi­vos en nues­tros dis­po­si­ti­vos (co­mo su­ce­día con las des­car­gas en la dé­ca­da pa­sa­da). Su au­ge va li­ga­do a la ex­pan­sión del smartp­ho­ne, que se ha con­ver­ti­do en al­go así co­mo un walk­man con mi­llo­nes de can­cio­nes dis­po­ni­bles, un in­ven­to que hu­bie­ra so­na­do a cien­cia-fic­ción cuan­do Et­na, Álvaro o Ire­ne na­cie­ron.

La ex­plo­sión del strea­ming es un bro­te ver­de pa­ra la in­dus­tria mu­si­cal, tan ba­que­tea­da por la pi­ra­te­ría. He­mos vuel­to a pa­gar por es­cu­char can­cio­nes. En 2016, la ven­ta de mú­si­ca gra­ba­da en to­do el mun­do subió un 5,9%, el ma­yor au­men­to des­de 1997, se­gún IFPI, ór­gano que aú­na dis­co­grá­fi­cas de to­do el mun­do. En Es­pa­ña, la me­jo­ría tam­bién se ha no­ta­do. “En lo eco­nó­mi­co, el cre­ci­mien­to de nues­tro sec­tor vie­ne de la mano del strea­ming”, apun­ta An­to­nio Gui­sa­so­la, pre­si­den­te de Pro­mu­si­cae; en­ti­dad que re­pre­sen­ta a la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca es­pa­ño­la. Son bue­nos tiem­pos –o al me­nos, me­jo­res– pa­ra la mú­si­ca.

Ac­ce­si­bi­li­dad e in­me­dia­tez. Son las coor­de­na­das so­bre las que se ha ex­pan­di­do el strea­ming: mi­llo­nes de per­so­nas pue­den es­cu­char mi­llo­nes de can­cio­nes en el mo­men­to, mo­vien­do sus pul­ga­res. Es­te uso se ha ra­mi­fi­ca­do con la crea­ción de dis­tin­tas pla­ta­for­mas, di­ri­gi­das a per­fi­les di­fe­ren­cia­dos; so­bre to­do, por edad. No es lo mis­mo el trein­ta­ñe­ro que es­cu­cha dis­cos de su ado­les­cen­cia en Spo­tify, que el ado­les­cen­te que si­gue a Au­ron­play (fa­mo­so you­tu­ber) y es­cu­cha trap. ||

Son las seis de la tar­de de un vier­nes a prin­ci­pios de no­viem­bre, en la Puer­ta del Sol de Ma­drid, po­bla­da por cien­tos de jó­ve­nes y ado­les­cen­tes que se pre­pa­ran pa­ra arran­car el fin de se­ma­na.

Un es­tu­dio re­ve­la que, de 12 a 15 años, You­tu­be es con di­fe­ren­cia la prin­ci­pal fuen­te de mú­si­ca en­tre ado­les­cen­tes bri­tá­ni­cos.

Un es­tu­dio de MIDIA, com

pa­ñía de­di­ca­da al aná­li­sis de me­dios y tec­no­lo­gía, re­ve­la que, de 12 a 15 años, You­tu­be es con di­fe­ren­cia la prin­ci­pal fuen­te de mú­si­ca en­tre ado­les­cen­tes bri­tá­ni­cos, grue­so de un mercado mu­si­cal de re­fe­ren­cia. Des­de que apa­re­ció en 2005, ha pa­sa­do de ser un por­tal so­bre to­do de ví­deos ca­se­ros a con­ver­tir­se en el ma­yor di­fu­sor ac­tual de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les. Su pa­pel en la mú­si­ca es po­de­ro­so: re­cien­te­men­te, el vi­deo­clip de

Des­pa­ci­to, de Luis Fon­si con Daddy Yan­kee, lle­gó a los 4.000 mi­llo­nes de vi­si­tas, con­vir­tién­do­se en el más vis­to en la his­to­ria de la com­pa­ñía. Pa­ra di­men­sio­nar­lo: es co­mo si to-

da la po­bla­ción de Chi­na, mul­ti­pli­ca­da por tres, hu­bie­ra he­cho clic en es­te pe­ga­di­zo reg­gae­tón.

Los vi­deo­clips tam­bién fue­ron fun­da­men­ta­les en los 80 y 90, pe­ro en es­ta ex­plo­sión di­gi­tal –en la que ve­mos ví­deos has­ta en el ba­ño– su uso se ha de­mo­cra­ti­za­do y su pa­pel es de­ter­mi­nan­te: “Ya no ne­ce­si­tas ser Mi­chael Jack­son pa­ra ha­cer un ví­deo. Se pue­de crear al­go bueno con me­dios re­la­ti­va­men­te po­co ca­ros”, re­cal­ca Ke­vin Alloc­ca, di­rec­tor de ten­den­cias y cul­tu­ra en You­tu­be. Lo ve­mos, por ejem­plo, en los vi­deo­clips de nue­vas es­tre­llas del trap aquí, co­mo Bad Gyal o Ms Ni­na: sa­len en­tre blo­ques de ex­tra­rra­dio, por la ca­lle o sim­ple­men­te co­mien­do piz­za. No hay pre­ten­sión de emu­lar su­per­pro­duc­cio­nes y es eso lo que co­nec­ta con sus se- gui­do­res. El men­sa­je es si­mi­lar al del punk en los 70: si ellas lo ha­cen, ¿por qué no voy a po­der yo?

Ke­vin ex­pli­ca las cla­ves pa­ra rea­li­zar un ví­deo mu­si­cal que re­sal­te en You­tu­be, en­tre las cien­tos de ho­ras de ma­te­rial que se suben ca­da mi­nu­to: “De­be cap­tar tu iden­ti­dad de ma­ne­ra sen­ci­lla y no es­tar muy vin­cu­la­do a có­di­gos o for­mas lin­güís­ti­cas muy con­cre­tas, pa­ra que se en­tien­da bien en di­fe­ren­tes lu­ga­res”, de­ta­lla. Apun­ten, po­ten­cia­les es­tre­llas de la era di­gi­tal… ||

Pe­ro You­tu­be tam­bién se

uti­li­za co­mo fuen­te de mú­si­ca, sin im­por­tar la ima­gen: va­rias apli­ca­cio­nes per­mi­ten ha­cer play­lists con sus ví­deos, pa­ra es­cu­char con el mó­vil (“Snap­tu­be es fá­cil de usar”, re­sal­ta Et­na). “En Es­pa­ña, pla­ta­for­mas co­mo You­tu­be o Ve­vo son vi­si­ta­das por un 86% de los in­ter­nau­tas pa­ra es­cu­char mú­si­ca”, ex­pli­ca el pre­si­den­te de Pro­mu­si­cae, ha­cien­do re­fe­ren­cia a es­tu­dios re­cien­tes de IFPI.

¿Y qué mú­si­ca bus­can en You­tu­be esos ca­si nue­ve de ca­da diez in­ter­nau­tas? Pri­me­ro, elec­tro­la­tino; se­gui­do de hip hop; se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por es­ta com­pa­ñía a par­tir de los 200 ví­deo­clips de ar­tis­tas na­cio­na­les con más re­pro­duc­cio­nes, en­tre 2014 y 2016. Es­tos gus­tos son los de los re­yes de es­te te­rri­to­rio di­gi­tal y el ob­je­ti­vo más go­lo­so pa­ra las dis­co­grá­fi­cas: mi­llen­nials y la ge­ne­ra­ción z –los na­ci­dos en­tre los 80 y 90, y en es­te mi­le­nio; res­pec­ti­va­men­te.

El au­tor del es­tu­dio, Ig­na­cio Ga­lle­go –di­rec­tor del más­ter en in­dus­tria mu­si­cal y es­tu­dios so­no­ros, en la Uni­ver­si­dad Car­los III– des­ta­ca al­gu­nas ac­ti­tu­des de es­tos con­su­mi­do­res: “En You­tu­be hay una au­dien­cia que fun­cio­na con una ló­gi­ca dis­tin­ta al de otras pla­ta­for­mas. Son ado­les­cen­tes o jó­ve­nes que con­su­men co­sas que no es­tán en otros si­tios”. Ex­pli­ca por qué: “En los 70, los cha­va­les se subían a su cuar­to a es­cu­char la ra­dio, pa­ra no ver la te­le con la fa­mi­lia. Aquí la men­ta­li­dad es pa­re­ci­da: quie­ren un es­pa­cio pro­pio que los ma­yo­res no en­tien­dan”. ||

Un es­pa­cio pro­pio ne­ce­si­ta

sus pro­pias es­tre­llas. Y You­tu­be las crea a gran es­ca­la, so­lo que a ve­ces es­ca­pan al ra­dar de los adul­tos o de los me­dios tra­di­cio­na­les.

Nyno Var­gas (25 años) des­cu­brió el rap con 13 años, cuan­do un ami­go le de­jó un re­pro­duc­tor de mp3. En­tre can­tao­res de fla­men­co, se que­dó pren­da­do con un dis­co de los ra­pe­ros Vio­la­do­res del Ver­so. “No te­nía mó­vil ni or­de­na­dor en ca­sa, así que me iba al lo­cu­to­rio a ver ví­deos de rap, a es­pal­das de mi fa­mi­lia. Me da­ba ver­güen­za que se en­te­ra­ran de que me gus­ta­ba esa mú­si­ca”, cuen­ta es­te mú­si­co gi­tano, cre­ci­do en el ba­rrio va­len­ciano de las 613 Vi­vien­das. Em­pe­zó a ra­pear, gra­bó sus pri- me­ras ma­que­tas con un mi­cró­fono en­chu­fa­do al or­de­na­dor de un ami­go y, con el di­ne­ro aho­rra­do ven­dien­do za­pa­tos en mer­ca­di­llos, gra­bó su pri­mer ví­deo y lo subió a You­tu­be: “Lo hi­ci­mos con una cá­ma­ra de fo­tos que ha­cía clips de 15 se­gun­dos”, cuen­ta. El re­sul­ta­do, Ma­sa­cre li­ri­cal, su­peró sus ex­pec­ta­ti­vas: “A mis ami­gos les di­je: ‘Si lle­ga a 2.000 vi­si­tas en un mes, lo ce­le­bra­mos en el ke­bab’. Tu­vo 5.000”, cuen­ta. En el mo­men­to de es­cri­bir es­te re­por­ta­je, lle­va más de 1.300.000 vi­sua­li­za­cio­nes.

Nyno era un estrella en You­tu­be, pe­ro se­guía ven­dien­do za­pa­tos; has­ta que una mul­ti­na­cio­nal, Warner Mu­sic, lo fi­chó: “Con­ti­núo gra­ban­do mis can­cio­nes, mo­vien­do re­des… Pe­ro con ellos lle­go a si­tios que un par­ti­cu­lar no ac­ce­de, co­mo la ra­dio”, cuen­ta. Aho­ra, tie­ne a la vis­ta pro­yec­tos en Mia­mi y se ha mu­da­do a un ba­rrio aco­mo­da­do: “Mi fa­mi­lia fli­pa”, cuen­ta. Es la his­to­ria del nue­vo triun­fa­dor de la era di­gi­tal. ||

Jo­sé Ma­ría Bar­bat, pre­si-

den­te de Sony Mu­sic en Es­pa­ña y Por­tu­gal, da la vi­sión des­de el otro la­do: de la gran dis­co­grá­fi­ca que busca ta­len­tos. “An­tes se­guía­mos una es­tra­te­gia push, de em­pu­jar [en in­glés]. Lan­zá­ba­mos un ar­tis­ta a tra­vés de los ca­na­les a nues­tro al­can­ce pa­ra lle­gar a la gen­te. Aho­ra, es más Nyno Var­gas re­pre­sen­ta un nue­vo ti­po de ar­tis­ta na­ci­do en You­Tu­be. Gra­bó su pri­mer ví­deo con una cá­ma­ra de fo­tos; des­pués, lo fi­chó Warner Mu­sic.

‘Va­lue gap’: ¿De quién es la ga­lli­na de los hue­vos de oro?

Jo­sé Ma­ría Bar­bat, pre­si­den­te de Sony, no da ci­fras so­bre cuán­to co­bra un ar­tis­ta por es­cu­chas en strea­ming: “De­pen­de de ca­da con­tra­to, com­pa­ñía… Sí pue­do de­cir que pa­ra ge­ne­rar un eu­ro son mu­chos plays”. Pa­ra las dis­co­grá­fi­cas, el grue­so de los in­gre­sos del strea­ming vie­ne de los sus­crip­to­res de pla­ta­for­mas co­mo Spo­tify o Ap­ple Mu­sic. “He­mos pa­ga­do más de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros a los pro­pie­ta­rios de los de­re­chos des­de 2008”, re­cal­ca Ja­vier Ga­yo­so, de Spo­tify. Con You­tu­be es di­fe­ren­te: es­te por­tal de ví­deos se sos­tie­ne prin­ci­pal­men­te con pu­bli­ci­dad. Aquí sur­gen las dis­cre­pan­cias por el va­lue

gap (bre­cha de va­lor, en cas­te­llano). Se­gún la IFPI –que re­pre­sen­ta a dis­co­grá­fi­cas de to­do el mun­do– es el “cre­cien­te des­ajus­te en­tre el va­lor que ser­vi­cios pa­ra su­bir con­te­ni­do de usua­rios, co­mo You­tu­be, ex­traen de la mú­si­ca y los in­gre­sos que a su vez re­por­tan a la co­mu­ni­dad mu­si­cal”. Ex­pli­can que en 2015 Spo­tify pa­gó en EE UU 17 € a las dis­co­grá­fi­cas por usua­rio, mien­tras que con You­tu­be la can­ti­dad que­dó en 0,90 € por con­su­mi­dor. La po­lé­mi­ca es­tá ser­vi­da.

“Sus ga­nan­cias por pu­bli­ci­dad son ma­si­vas y se de­be­rían re­par­tir me­jor”, re­cal­ca Bar­bat. “Es­ta in­gen­te can­ti­dad de con­su­mo de mú­si­ca se tra­du­ce pa­ra la in­dus­tria en so­lo un 18% de los in­gre­sos”, ex­pli­ca An­to­nio Gui­sa­so­la, de Pro­mu­si­cae. You­tu­be, ob­via­men­te, di­fie­re: “No so­mos una pla­ta­for­ma de strea­ming. La ex­pe­rien­cia de mú­si­ca es di­fe­ren­te, tan­to pa­ra el usua­rio co­mo pa­ra el ar­tis­ta o los in­ter­me­dia­rios”, re­sal­ta una por­ta­voz. Y el je­fe de su área mu­si­cal, Lyor Cohen, ex­pli­ca en un co­mu­ni­ca­do que “ca­da ar­tis­ta de­be sa­ber en qué pla­ta­for­ma se mue­ve”. Con nue­vos ne­go­cios, sur­gen nue­vas dis­cre­pan­cias. ▪

En 2015, Spo­tify pa­gó en EE UU 17 € por ca­da usua­rio en con­cep­to de de­re­chos de au­tor; You­tu­be pa­gó 0,90 € por usua­rio.

de pull [ti­rar de]. Bus­ca­mos fe­nó­me­nos vi­ra­les con una ba­se ar­tís­ti­ca, pa­ra desa­rro­llar una ca­rre­ra”, ex­pli­ca. La ima­gen romántica del ca­za­ta­len­tos pa­sean­do por los ba­res pa­ra des­cu­brir a la pró­xi­ma estrella ha pa­sa­do a la de un ex­per­to en da­tos sen­ta­do fren­te al or­de­na­dor.

El gran re­to pa­ra la in­dus­tria mu­si­cal es có­mo sa­car par­ti­do eco­nó­mi­co a es­tos nue­vos há­bi­tos. Aquí, en­tran en jue­go las pla­ta­for­mas de strea­ming. Han re­suel­to –o es­tán en ello– el enig­ma que du­ran­te años rodeó a la pi­ra­te­ría: ¿có­mo ha­cer que el con­su­mi­dor pa­gue por al­go que pue­de ser gra­tis? La res­pues­ta ha si­do un mo­de­lo que fun­cio­na con sus­crip­to­res y una tec­no­lo­gía efi­caz: por unos 10 € al mes, es­tas mar­cas –Spo­tify, Ap­ple Mu­sic, Dee­zer…– dan ac­ce­so a ca­tá­lo­gos en­te­ros (ofre­cen tam­bién ver­sio­nes gra­tui­tas, con pu­bli­ci­dad y es­cu­chas li­mi­ta­das).

“No tie­ne sen­ti­do ha­cer al­go de ma­ne­ra ile­gal si es­tá a mano ha­cer­lo de for­ma le­gal, fá­cil­men­te”, re­cal­ca Bar­bat so­bre la bue­na acep­ta­ción de es­tos ser­vi­cios. Es­to, cla­ro, tra­tán­do­se del con­su­mi­dor con cier­to po­der ad­qui­si­ti­vo y que re­cuer­da los tiem­pos en que 10 € da­ban pa­ra un CD en la sec­ción de ofer­tas. Es de­cir: los de vein­ti­mu­chos pa­ra arri­ba. ||

Spo­tify es­tá en 61 paí­ses

y tie­ne 140 mi­llo­nes usua­rios ac­ti­vos al mes, tras tan só­lo nue­ve años en el mercado. “He­mos si­do mo­tor de cre­ci­mien­to de la in­dus­tria tras 12 años se­gui­dos de caí­das”, re­cal­ca Ja­vier Ga­yo­so (46, Ma­drid), di­rec­tor de la com­pa­ñía en Es­pa­ña. La cla­ve ha si­do acer­car­se al oyen­te. Es­ta y pla­ta­for­mas si­mi­la­res son mu­cho más que me­ras he­rra­mien­tas pa­ra re­pro­du­cir mú­si­ca. Tie­nen –y so­bre to­do, bus­can– un rol ac­ti­vo en la ma­ne­ra de con­su­mir­la. “Tra­ba­ja­mos en la di­ver­si­fi­ca­ción de nues­tras play­lists, tan­to en las crea­das por nues­tro equi­po edi­to­rial co­mo las que ha­ce­mos so­bre los gus­tos de ca­da usua­rio”, ex­pli­ca Ja­vier.

La play­list –una se­lec­ción de te­mas, se­gún es­ta­dos de áni­mo, edad o gé­ne­ros– es el pi­lar de es­ta ofer­ta ca­da vez más per­so­na­li­za­da, y que fun­cio­na con nue­vas for­mas de aná­li­sis del mercado mu­si­cal. Da­tos y es­ta­dís­ti­cas han sus­ti­tui­do al ol­fa­to y los pa­los de cie­go de la era analó­gi­ca. “Las pla­ta­for­mas es­tu­dian el per­fil de sus usua­rios y sus pre­fe­ren­cias. Es­tos da­tos sir­ven pa­ra se­guir ten­den­cias, ob­ser­var el com­por­ta­mien­to y ofre­cer me­jor con­te­ni­do”, sub­ra­ya Pa­blo Skaf, ca­be­za en nues­tro país de Dee­zer, otra de las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas de strea­ming de mú­si­ca.

Lei­va, otro­ra en Pe­re­za y aho­ra en so­li­ta­rio, es­cu­cha vi­ni­los en ca­sa y Spo­tify en el co­che. Ve al­gún pe­ro en es­ta pla­ta­for­ma: “La com­pre­sión mu­si­cal que usan no me gus­ta. Aprie­tan mu­cho el so­ni­do de los dis­cos”. Pe­ro va­lo­ra su rol: “To­do lo que su­pon­ga ac­ce­so a mi mú­si­ca me pa­re­ce po­si­ti­vo”. Y Juan Aguirre, de Ama­ral, ha­ce una con­fe­sión re­ve­la­do­ra: “En mi úl­ti­mo cum­plea­ños me re­ga­la­ron el úl­ti­mo dis­co de Ar­ca­de Fi­re, que me en­can­ta. Aún no lo he abier­to”. Lo es­cu­cha en Spo­tify, cuen­ta. Am­bos, vi­vie­ron las va­cas gor­das de la in­dus­tria, su des­plo­me y, aho­ra, su re­na­cer.

En la Puer­ta del Sol, Álvaro mues­tra con su mó­vil un ví­deo de ami­gos su­yos ha­cien­do trap. “Es­to es el si­glo XXI. Avan­za la gen­te y no te pue­des que­dar atrás”, di­ce en­tre la bro­ma y lo ca­te­gó­ri­co. Bar­bat, de Sony Mu­sic, es op­ti­mis­ta pe­ro cau­to con lo que vie­ne: “La im­plan­ta­ción del smartp­ho­ne en nue­vos mer­ca­dos, co­mo Amé­ri­ca La­ti­na o Chi­na, es po­si­ti­va. Pe­ro se tie­nen que ajus­tar mu­chas va­ria­bles”. “Se­gui­re­mos in­no­van­do tec­no­ló­gi­ca­men­te pa­ra evo­lu­cio­nar nues­tro eco­sis­te­ma”, di­cen en Spo­tify so­bre sus pró­xi­mos re­tos.

Pa­ra Et­na, a pun­to de cum­plir los 15, es to­do más sen­ci­llo: “Yo es­toy bas­tan­te con­ten­ta con los cam­bios en la mú­si­ca. Se pue­de es­cu­char de to­do y en cual­quier mo­men­to”.

El smartp­ho­ne, con au­ri­cu­la­res o al­ta­vo­ces (arri­ba a la iz­quier­da) es el me­dio fa­vo­ri­to pa­ra es­cu­char mú­si­ca en­tre los más jó­ve­nes.

Mú­si­ca

Jo­sé Ma­ría Bar­bat Sony Mu­sic

An­to­nio Gui­sa­so­la Pro­mu­si­cae

Ja­vier Ga­yo­so Spo­tify

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.