EN LA NU­BE

El País - Retina - - Portada - Hard­wa­re

Com­pro­ba­mos que el si­tio don­de guar­dan to­dos nues­tros da­tos es só­li­do co­mo una ro­ca.

Al­ma­ce­na to­da nues­tra ac­ti­vi­dad di­gi­tal, des­de el his­to­rial ban­ca­rio a la piz­za que pe­di­mos a do­mi­ci­lio, y es cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial glo­bal. Vi­si­ta­mos un cen­tro de da­tos en el ba­rrio ma­dri­le­ño bau­ti­za­do co­mo Si­li­con Alley pa­ra com­pro­bar có­mo fun­cio­na la nu­be por den­tro.

La enor­me ha­bi­ta­ción diá­fa­na en la que nos en­con­tra­mos po­dría pa­re­cer un han­gar, pe­ro un zum­bi­do in­ce­san­te nos re­cuer­da que, a unos me­tros, te­ne­mos pa­si­llos de ser­vi­do­res re­ci­bien­do y en­vian­do in­for­ma­ción a una ve­lo­ci­dad que nues­tro ce­re­bro no al­can­za a com­pren­der. Es­ta­mos en el co­ra­zón de un cen­tro de da­tos, el lu­gar don­de se al­ma­ce­na ca­si to­da nues­tra ac­ti­vi­dad di­gi­tal, des­de lo más tri­vial a lo más pre­cia­do. En esos co­rre­do­res se en­cie­rra to­do lo que en­via­mos, com­par­ti­mos o guar­da­mos a tra­vés de un or­de­na­dor, un te­lé­fono o una ta­ble­ta. Y to­do quie­re de­cir to­do: en al­gún lu­gar de esa sa­la es pro­ba­ble que es­tén nues­tros da­tos ban­ca­rios, nues­tro his­to­rial mé­di­co o el pe­di­do de co­mi­da a do­mi­ci­lio que hi­ci­mos ano­che. “Eso que ves ahí es el ma­yor ser­vi­cio de ca­mas hoteleras del mun­do”, nos in­for­ma uno de nues­tros acom­pa­ñan­tes se­ña­lan­do a una hi­le­ra de má­qui­nas. “En es­te ins­tan­te, ahí es­tán lle­gan­do mi­llo­nes de pe­ti­cio­nes de pre­cios de ho­tel”. Es­ta­mos, en otras pa­la­bras, en lo que co­no­ce­mos co­mo “la nu­be”.

Esa sa­la es la úl­ti­ma pa­ra­da de nues­tra vi­si­ta a un edi­fi­cio de Si­li­con Alley, una zo­na en Ca­ni­lle­jas (Ma­drid) de­no­mi­na­da así por su con­cen­tra­ción de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas. Glo­bal Switch nos abre ex­cep­cio­nal­men­te las puer­tas de su se­de en Es­pa­ña, uno de los ma­yo­res cen­tros de da­tos del país, y lo que pa­re­cía un edi­fi­cio de ofi­ci­nas nor­mal se des­cu­bre co­mo al­go dis­tin­to al en­trar. To­do en sus 20.000 m2 es­tá pen­sa­do con una fi­na­li­dad: que la in­for­ma­ción no pa­re de fluir, 24 ho­ras al día. Por eso la vi­si­ta co­mien­za en las en­tra­ñas del edi­fi­cio, don­de se re­ci­be la ener­gía y don­de las me­di­das pa­ra que na­da fa­lle

son ex­tre­mas. Si la pri­me­ra lí­nea eléc­tri­ca ca­ye­ra, ha­bría una se­gun­da pa­ra re­em­pla­zar­la. Y si es­ta tam­bién se vie­ra afec­ta­da, dos tan­ques de 50.000 li­tros de dié­sel ca­da uno so­por­ta­rían la car­ga de 2,4 me­ga­va­tios del edi­fi­cio du­ran­te 60 ho­ras. Na­da que­da al azar: si el cen­tro se que­da­se sin su­mi­nis­tro tan so­lo unos mi­nu­tos, las pér­di­das eco­nó­mi­cas se­rían in­cal­cu­la­bles.

Bri­tish Te­le­com (BT) es una de esas em­pre­sas que uti­li­zan es­tas ins­ta­la­cio­nes, des­de las que ofre­cen ser­vi­cios de hou­sing y hos­ting a otras com­pa­ñías. Los nom­bres de sus clien­tes son con­fi­den­cia­les, pe­ro sí nos re­ve­lan sus áreas de ac­ti­vi­dad. Pa­sear por sus ser­vi­do­res equi­va­le a ver el ar­ma­zón de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial ac­tual. “Aquí hay clien­tes de abo­ga­cía, con­sul­to­ras, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, del sec­tor sa­ni­ta­rio…”, enu­me­ra Sergio Ri­ve- ro, res­pon­sa­ble de pro­duc­to de BT. Una de las sa­las, con má­qui­nas cus­to­dia­das tras unas re­jas, lla­ma la aten­ción. “Esos son de ban­ca. Sus au­di­to­rías exi­gen que sus equi­pos es­tén en jau­las”, nos ex­pli­ca. “Tam­bién hay apues­tas de­por­ti­vas y, so­la­men­te pa­ra ven­der piz­zas, te­ne­mos aquí más de 500 má­qui­nas”, apun­ta.

Un su­per­vi­sor nos abre uno de los pa­si­llos en los que se en­cuen­tran los ser­vi­do­res y pa­sea­mos en­tre sus lu­ces y un zum­bi­do cons­tan­te. En ellos, la tem­pe­ra­tu­ra no su­pera los 21 °C y, en ca­so de que se dis­pa­ra­se has­ta los 50 °C, los fu­si­bles tér­mi­cos que su­je­tan unas plan­chas de me­ta­cri­la­to se des­pren­de­rían del te­cho pa­ra ha­cer­los caer. En ese mo­men­to, se ac­ti­va­ría el sis­te­ma an­ti­in­cen­dios, que ro­cia­ría el pa­si­llo de agua ne­bu­li­za­da (al­go así co­mo pol­vo de agua) pa­ra no da­ñar sus equi­pos. Las sa­las, com­ple­ta­men­te se­lla­das, es­tán idea­das pa­ra re­sis­tir al fue­go du­ran­te dos ho­ras. En ca­so de que las me­di­das de se­gu­ri­dad fa­lla­sen, nos cuen­tan, co­nec­ta­rían con un cen­tro de res­pal­do pa­ra “le­van­tar” to­dos los da­tos an­tes de que se per­die­sen. La se­gu­ri­dad en el mun­do del da­to pa­re­ce una ob­se­sión, pe­ro es una ne­ce­si­dad. Por eso, en sus sa­las tam­bién hay más de 200 fi­re­walls fí­si­cos. “Los que tra­ba­ja­mos en ser­vi­cios de nu­be te­me­mos un ata­que: des­apa­re­ce­ría­mos del mercado”, ex­pli­can.

Si ha­ce ape­nas diez años la nu­be era un con­cep­to de­ma­sia­do abs­trac­to pa­ra mu­chos, en la ac­tua­li­dad se ha con­ver­ti­do en la nor­ma. “La trans­for­ma­ción di­gi­tal no se po­dría pro­du­cir sin ella, se­ría im­po­si­ble”, nos co­men­ta Ri­ve­ro, que ejem­pli­fi­ca el au­ge con un da­to: “Ha­ce

cin­co años aquí te­nía­mos 400 ser­vi­do­res. Aho­ra hay 6.000”. Ese pa­so, el de con­fiar en In­ter­net co­mo lu­gar en el que alo­jar la in­for­ma­ción que ha­ce que una com­pa­ñía se man­ten­ga en pie, era vis­to con re­ce­lo. “Aún hay clien­tes que se acer­can a la nu­be con te­mor, que se pre­gun­tan dón­de van a es­tar sus da­tos”. Pe­ro ya se es­tá cam­bian­do esa per­cep­ción de que la nu­be es una co­sa eté­rea”. Por­que, nos acla­ran, el cloud com­pu­ting ha per­mi­ti­do que mu­chas em­pre­sas pue­dan co­men­zar su ac­ti­vi­dad des­de ce­ro. “Una star­tup que em­pie­za, por ejem­plo, no pue­de in­ver­tir en com­prar un mon­tón de ser­vi­do­res”, apun­ta Ri­ve­ro.

Se­gún un es­tu­dio en­car­ga­do por la em­pre­sa Dell, en la nu­be se al­ma­ce­na­rán 44 zet­taby­tes de da­tos en 2020. Si te­ne­mos en cuen­ta que ca­da zet­taby­te equi­va­le a un tri­llón de gi­gas, pa­re­ce cla­ro que el fu­tu­ro de to­da ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial pa­sa por el al­ma­ce­na­mien­to en cen­tros co­mo en el que nos en­con­tra­mos. Se­gún Ri­ve­ro, el mo­de­lo que ya se es­tá ins­tau­ran­do es el de nu­be hí­bri­da, “em­pre­sas que ten­gan par­te de in­for­ma­ción en sus pro­pias in­fraes­truc­tu­ras y par­te en la nu­be pú­bli­ca”. El gran re­to del cloud com­pu­ting en los pró­xi­mos años, por lo tan­to, re­si­di­rá en ser ener­gé­ti­ca­men­te sos­te­ni­ble an­te la cre­cien­te de­man­da. Por eso, nos ex­pli­can, la ten­den­cia es que sus má­qui­nas ocu­pen ca­da vez me­nos es­pa­cio y con­su­man me­nos ener­gía. Pe­se a que va­rios es­tu­dios apun­tan a que la nu­be con­tri­bu­ye a re­du­cir las emi­sio­nes de CO2, or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Green­pea­ce cuan­ti­fi­can el im­pac­to de car­bono del sec­tor tec­no­ló­gi­co en un 2%, si­mi­lar al pro­du­ci­do por la avia­ción.

Otro de los desafíos de la nu­be, nos cuen­tan, se­rá evi­tar la du­pli­ci­dad de da­tos, de ma­ne­ra que el al­ma­ce­na­mien­to y el con­su­mo sean más efi­cien­tes. Pien­se en ese me­me que le lle­ga por What­sapp y mul­ti­plí­que­lo por cien­tos de mi­les de ter­mi­na­les que lo al­ma­ce­na­rán en la nu­be. De có­mo se re­suel­van va a de­pen­der no so­lo el fu­tu­ro de la trans­for­ma­ción di­gi­tal, sino tam­bién el del me­dio am­bien­te. Por­que la nu­be si­gue cre­cien­do y no pue­de pa­rar.

Pa­sa­mos de nue­vo por los ser­vi­do­res de esa firma de re­ser­vas de ho­tel. “Si tar­dan en res­pon­der a las pe­ti­cio­nes, sus clien­tes se van a la com­pe­ten­cia. En mi­nu­tos pue­den per­der de­ce­nas de mi­les de eu­ros”, nos ase­gu­ran. “Na­die se pue­de per­mi­tir no te­ner su ser­vi­cio dis­po­ni­ble”.

por Gui­ller­mo Are­nas fo­to­gra­fías de Lino Es­cu­rís

PA­SI­LLOS FRÍOS Las sa­las de ser­vi­do­res se di­vi­den en­tre pa­si­llos fríos y ca­lien­tes. Las má­qui­nas se en­cuen­tran en co­rre­do­res ce­rra­dos que se man­tie­nen a tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te. Su­pe­rar los 50 °C se­ría el ini­cio de los pro­ble­mas.

ENER­GÍA CONS­TAN­TE

Arri­ba, tan­ques de com­bus­ti­ble por si hay un fa­llo eléc­tri­co. A la de­re­cha, una de las au­to­pis­tas de ca­bles que re­co­rren to­do el te­cho.

DEN­TRO DE LA NU­BE A la de­re­cha, un pa­si­llo frío con racks (ar­ma­rios) que al­ma­ce­nan ser­vi­do­res. Arri­ba, ba­te­rías de emer­gen­cia.

TEM­PE­RA­TU­RA CON­TRO­LA­DA Gran par­te de la ca­pa­ci­dad ener­gé­ti­ca de un da­ta cen­ter se em­plea en re­fri­ge­ra­ción. Des­de las sa­las de má­qui­nas se con­tro­la la tem­pe­ra­tu­ra de las sa­las de ser­vi­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.