Mi­guel Vi­cen­te

De la ca­be­za de Mi­guel Vi­cen­te han sa­li­do Wa­lla­pop, Lets­bo­nus o Glo­vo. Las re­cien­tes Car­no­vo, Cor­ner­job o De­li­berry au­men­tan la cuen­ta de star­tups has­ta las 14. Dis­fru­ta arran­can­do los pro­yec­tos y va­lo­ra el ta­len­to y el tra­ba­jo du­ro. No se con­si­de­ra un gu

El País - Retina - - Negocio_En Portada - Co­fun­da­dor de An­tai Ven­tu­re Buil­der

Em­pren­der es un tio­vi­vo en el que hay que man­te­ner la cal­ma en los mo­men­tos de lo­cu­ra po­si­ti­va y tam­bién en los mo­men­tos en los que pa­re­ce que to­do se hun­de”. Mi­guel Vi­cen­te sa­be de lo que ha­bla: lle­va ocho años en ese tio­vi­vo y es uno de los em­pren­de­do­res con más éxi­to de nues­tro país.

Con al­go más de trein­ta años y un hi­jo en ca­mino de­jó su tra­ba­jo en una mul­ti­na­cio­nal pa­ra mon­tar su pri­me­ra star­tup: Lets­bo­nus, una em­pre­sa de com­pras en gru­po. Su ma­dre le pre­gun­tó si es­ta­ba se­gu­ro. “Le di­je que no, pe­ro que te­nía que in­ten­tar­lo. Pa­ra em­pren­der hay que es­tar un po­co lo­co”. A Vi­cen­te le gus­ta pen­sar que, co­mo Neo en Ma­trix, él tam­bién de­ci­dió to­mar la pas­ti­lla ro­ja pa­ra em­pe­zar otra vi­da.

Lets­bo­nus na­ció en 2009. A los tres años ya te­nía com­pra­dor. Vi­cen­te tra­ba­jó en el pro­yec­to has­ta 2013, mo­men­to en el que de­ci­dió dar otro gi­ro y con­ver­tir­se en un em­pren­de­dor en se­rie. “Pen­sé que des­pués de cua­tro años tan in­ten­sos me to­ma­ría tres me­ses de des­can­so... No du­ré ni tres se­ma­nas”.

Co­no­ció a Ge­rard Oli­vé, un pu­bli­cis­ta me­ti­do a em­pren­de­dor y mon­ta­ron An­tai Ven­tu­re Buil­der, una fá­bri­ca de star­tups de la que sa­lió Wa­lla­pop. Hay bas­tan­te se­cre­tis­mo en torno a la app que ha re­vo­lu­cio­na­do el mer­ca­di­llo de pro­duc­tos de se­gun­da mano. No hay ci­fras de ne­go­cio ni de fi­nan­cia­ción. Vi­cen­te, uno de sus tres fun­da­do­res, se re­sis­te a ha­blar de ella. “Ya no es­toy en el con­se­jo”, zan­ja.

Des­pués de cap­tar mi­llo­nes de usua­rios Wa­lla­pop en­ca­ra aho­ra el com­pli­ca­do re­to del mun­do pun­to­com: bus­car in­gre­sos. La úni­ca re­fe­ren­cia que hay so­bre su evo­lu­ción la pro­por­cio­na tri­mes­tral­men­te uno de sus ac­cio­nis­tas: el fon­do sue­co Vos­tok New Ven­tu­res. En su úl­ti­mo in­for­me va­lo­ra­ba en al­go más de 500 mi­llo­nes de eu­ros a la que fue ele­gi­da me­jor star­tup eu­ro­pea de 2015.

A Vi­cen­te lo que le gus­ta es po­ner en mar­cha los pro­yec­tos. “Una vez has pro­ba­do la adre­na­li­na de em­pren­der, no pue­des vi­vir sin ella. Es adic­ti­va”. De la in­cu­ba­do­ra An­tai si­guen sa­lien­do apps a un rit­mo de una nue­va ca­da tres me­ses. La úl­ti­ma, Car­no­vo, un com­pa­ra­dor de ofer­tas de co­ches nue­vos. Se su­ma a la lis­ta de Glo­vo (apli­ca­ción de men­sa­je­ría crea­da co­mo Just­bell, lue­go fu­sio­na­da con Glo­vo), Cor­ner­job (cla­si­fi­ca­dos de em­pleo), De­li­berry (com­pra on­li­ne de ali­men­ta­ción)... Ya van 14.

Vi­cen­te cree en el tra­ba­jo du­ro (al que se re­fie­re co­mo “su­do­ra­ción, su­do­ra­ción y su­do­ra­ción”), el ta­len­to y las je­rar­quías pla­nas pa­ra es­ti­mu­lar la in­no­va­ción. “En to­dos mis pro­yec­tos la má­xi­ma ha si­do: si tie­nes una idea, prué­ba­la, no in­vier­tas cin­co ho­ras en ex­pli­car­la en un po­we­rpoint”.

Su cu­rrícu­lo le po­dría otor­gar el tí­tu­lo de gu­rú, pe­ro él lo nie­ga. “No, por­que he co­me­ti­do mu­chos erro­res. Me he equi­vo­ca­do en los pro­ce­sos de in­ter­na­cio­na­li­za­ción, por ejem­plo. Ade­más, el sec­tor evo­lu­cio­na tan rá­pi­do que tu co­no­ci­mien­to ca­du­ca ca­da día. No creo que ha­ya gu­rús”. / R. G.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.