Mar Hers­hen­son

Co­fun­da­do­ra and Ma­na­ging Part­ner at Pej­man Mar Ven­tu­res

El País - Retina - - Negocio_En Portada -

Li­de­ra un fon­do es­pe­cia­li­za­do en ca­pi­tal se­mi­lla en Pa­lo Al­to. Su con­se­jo a los es­pa­ño­les que ate­rri­zan en Si­li­con Va­lley pa­ra em­pren­der o cap­tar fi­nan­cia­ción es que pre­sen­ten las ideas y los lo­gros cla­ros y los nú­me­ros con­cre­tos, con pla­zos.

«Den­tro de na­da to­do va a ser in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, no hay vuel­ta atrás».

Mar Hers­hen­son es una de las per­so­nas más aco­ge­do­ras de Si­li­con Va­lley. Es co­fun­da­do­ra de Pear VC, su bra­zo de in­ver­sión. Su so­cio es Pej­man No­zad, el ira­ní que lle­gó sin na­da en el bol­si­llo y ter­mi­nó crean­do una le­yen­da a su al­re­de­dor. Am­bos de­ci­die­ron dar el pa­so de mon­tar Pear ha­ce ape­nas tres años. Ges­tio­nan dos fon­dos, de 75 y 50 mi­llo­nes de dó­la­res res­pec­ti­va­men­te, can­ti­da­des cen­tra­das en ca­pi­tal se­mi­lla pa­ra star­tups.

La es­pa­ño­la lle­gó a Stan­ford pa­ra es­tu­diar in­ge­nie­ría elec­tró­ni­ca en 1999. “No co­no­cía na­da de lo que ha­bía aquí”, re­co­no­ce con sor­pre­sa. Tras ter­mi­nar el doc­to­ra­do creó su pri­me­ra em­pre­sa, Bar­ce­lo­na De­sign, un ho­me­na­je a su año­ra­do ho­gar. Des­pués fun­dó Sa­bio Labs. Du­ran­te diez años dio cla­se en Stan­ford, el gran cen­tro de in­no­va­ción que mar­ca el pul­so. Si­gue dan­do tu­to­rías y cla­ses es­po­rá­di­cas a alum­nos. Cree que es­ta es una de las cla­ves pa­ra que Si­li­con Va­lley si­ga in­no­van­do: “Ayu­da­mos a mu­chos de los que es­tán con una pa­ten­te, con una in­ves­ti­ga­ción, con una gran idea, pe­ro no sa­ben con­ver­tir­lo en un pro­duc­to o un ser­vi­cio. No­so­tros ya lo hi­ci­mos. Aho­ra fir­ma­mos los pri­me­ros che­ques”. →

A di­fe­ren­cia de mu­chos fon­dos, Pear es ge­ne­ra­lis­ta. “Me acuer­do cuan­do los fon­dos nue­vos de­cían que eran so­lo pa­ra In­ter­net. Aho­ra sue­na ri­dícu­lo. En 2008, to­dos de­cían que era so­lo pa­ra mo­vi­li­dad. Aho­ra la mo­da es la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pe­ro den­tro de na­da to­do va a ser IA No hay vuel­ta atrás”.

Su edi­fi­cio con for­ma de blo­que, al­ma de ga­ra­je y lleno de co­lo­ri­do se ha con­ver­ti­do en un pun­to de en­cuen­tro pa­ra los em­pren­de­do­res in­ci­pien­tes. “Aquí fun­cio­na ser abier­to, com­par­tir. Cuan­do al­guien es bueno se sa­be y fun­cio­na”, afir­ma pa­ra re­co­no­cer que, en par­te, se si­gue fun­cio­nan­do co­mo un pue­blo en el que el pres­ti­gio den­tro de la co­mu­ni­dad va­le tan­to o más que la che­que­ra.

Mar re­co­no­ce que ca­da vez sien­te más mo­vi­mien­to des­de Es­pa­ña, más em­pren­de­do­res que vi­si­tan la zo­na. “Son po­qui­tos y me en­can­ta ayu­dar. Aquí lo que gus­ta son los da­tos, la vi­sión. Les en­can­ta la gen­te que tie­ne las ideas cla­ras y los lo­gros que van a con­se­guir. Que se per­ci­ba que sa­ben de qué ha­blar. Al fi­nal, se da di­ne­ro pa­ra ha­cer al­go. Los nú­me­ros tie­nen que ser con­cre­tos, con pla­zos. Eso es lo que con­ven­ce”, sub­ra­ya.

Ra­ra es la se­ma­na que su se­de no se lle­na pa­ra me­ren­dar con in­ver­so­res, em­pren­de­do­res o per­so­na­jes de mo­da en la zo­na. La co­mu­ni­dad es cla­ve pa­ra ga­nar la con­fian­za en el sec­tor. Se qui­ta mé­ri­to: “Pej­man es el so­cial. Yo soy la de los nú­me­ros”.

Su port­fo­lio es­tá lleno de es­tre­llas de Si­li­con Va­lley: Door­dash, del com­pe­ti­ti­vo sec­tor de la co­mi­da a do­mi­ci­lio; One Con­cern, pen­sa­da pa­ra si­tua­cio­nes de emer­gen­cia; Blues­mart, la ma­le­ta in­te­li­gen­te, de ori­gen ar­gen­tino... Co­mo más del 30% de sus in­ver­sio­nes, na­cie­ron en Stan­ford. En su opi­nión, los ex­tran­je­ros caen bien en es­ta zo­na: “Si vie­nen has­ta aquí ya tie­nen lo más im­por­tan­te, am­bi­ción”. / R. J. C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.