GÉ­NE­SIS 3.0

Gui­ller­mo Vega

El País - Retina - - … / Entorno / Música -

/ An­tes, el so­ni­do se per­día. Y pa­ra es­cu­char mú­si­ca ha­bía que ir a una ta­ber­na o al tea­tro. Y el ser hu­mano se har­tó de be­ber cer­ve­za agua­da pa­ra es­cu­char zar­zue­la. Y Tho­mas Edi­son creó el so­ni­do en­la­ta­do. Y des­pués vino el vi­ni­lo. Y el em­pre­sa­rio vio ne­go­cio. Y se pu­so a ven­der co­plas y se­sio­nes de dark­si­de jun­gle; y na­cie­ron Prin­ce y Ber­tín Os­bor­ne.

En aque­llos pri­me­ros dis­cos de 78 rpm ca­bían dos te­mas de tres mi­nu­tos. Y na­cía el es­tán­dar. Sin­gles a de­güe­llo. Ha­bía po­co di­ne­ro y te­nían que con­ven­cer­nos rá­pi­do.

Lue­go vi­nie­ron las 45 re­vo­lu­cio­nes. Y con ellas El­vis. Y los Beatles. Y Los Brin­cos.

La gen­te com­pra­ba más dis­cos. Y Bob Dy­lan sa­có can­cio­nes de sie­te mi­nu­tos. Y los ar­tis­tas gra­ba­ron ele­pés de 45 mi­nu­tos a 33 rpm. Y los em­pre­sa­rios se fro­ta­ban las ma­nos. Y vi­nie­ron Led Zep­pe­lin y Ge­ne­sis. Y Bo­wie. Y te­nía­mos más di­ne­ro pa­ra com­prar ál­bu­mes. Pe­ro no tan­to: los es­cu­chá­ba­mos una y otra vez. Y nos los apren­día­mos.

Lle­ga­ron los CD y los or­de­na­do­res. Y vino el strea­ming y You­tu­be. Y los ar­tis­tas tu­vie­ron que en­gan­char en cin­co se­gun­dos. Y las can­cio­nes du­ra­ron tres mi­nu­tos otra vez. Y los em­pre­sa­rios se echa­ron las ma­nos a la ca­be­za.

Y es­cu­char mú­si­ca fue co­mo abrir el gri­fo. Y de­ja­mos de oír lo mis­mo on re­peat. Y la crea­ción nun­ca fue tan bo­ni­ta pa­ra los que ado­ra­mos dar­le al play…

Es­cu­char mú­si­ca es co­mo abrir el gri­fo. Y la crea­ción nun­ca fue tan bo­ni­ta pa­ra los que ado­ra­mos dar­le al play.

Edi­tor de la web RE­TI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.