No ten­gas mie­do: fas­cí­na­te

El País - Retina - - … / Singular / -

Qui­ta, qui­ta. Qué rue­da ni qué rue­da. Siem­pre he­mos car­ga­do con las pie­dras en la es­pal­da y así de­be ser.

¿De ver­dad vas a cul­ti­var ali­men­tos? Re­cuer­da que so­mos ca­za­do­res y re­co­lec­to­res, no nos com­pli­ques la vi­da.

No es bue­na idea que te me­tas con el bar­co en el mar, vas a caer en el abis­mo.

¿Fun­dir me­ta­les? ¿Es que ya no te sir­ven las he­rra­mien­tas de pie­dra?

Es­te in­ven­to de la es­cri­tu­ra va a aca­bar con la tra­di­ción oral. Qué em­po­bre­ci­mien­to pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

¿De ver­dad ha­cía fal­ta ese acue­duc­to? ¡Si bas­ta con por­tar los cu­bos de agua!

La im­pren­ta no va a fun­cio­nar. Las le­tras que­dan cua­dra­das y feas. Don­de es­té la be­lle­za del ma­nus­cri­to...

Ese ae­ro­plano nun­ca va a con­se­guir lle­var­te a nin­gún si­tio. Te vas a es­tre­llar.

La bom­bi­lla tie­ne cier­ta uti­li­dad, pe­ro yo si­go pre­fi­rien­do la cá­li­da luz de la ve­la.

El gra­mó­fono es una abe­rra­ción. Rom­pe la ma­gia de la mú­si­ca en di­rec­to.

Han pues­to or­de­na­do­res en la em­pre­sa pe­ro yo voy a se­guir es­cri­bien­do a má­qui­na co­mo siem­pre he he­cho.

Es­to de la fo­to­gra­fía di­gi­tal nun­ca da­rá la mis­ma ca­li­dad que el ca­rre­te.

In­ter­net es una pér­di­da de tiem­po. De­te­rio­ra nues­tra me­mo­ria.

Se­gui­re­mos lan­zan­do dis­cos. Nues­tros fans son muy fie­les.

¿Pa­ra qué te­ne­mos que ven­der on­li­ne? Nues­tras tien­das son ex­ce­len­tes.

Hay que le­van­tar una fron­te­ra. Hay que cons­truir un mu­ro. Que­dé­mo­nos a sal­vo de to­do lo que nos des­con­cier­ta.

El te­mor a los cam­bios es muy hu­mano. Te­ne­mos un ses­go con­ser­va­dor. Nos acos­tum­bra­mos a vi­vir de una ma­ne­ra y de re­pen­te nos cam­bian las re­glas. Nos ima­gi­na­mos sus­ti­tui­dos por los ro­bots. Acon­go­ja una fa­se más des­pia­da­da del ca­pi­ta­lis­mo, que arro­je a la cu­ne­ta a los analó­gi­cos. Mie­do. Com­pren­si­ble.

Na­da nue­vo, en reali­dad. El ser hu­mano se ha adap­ta­do una y otra vez a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que lo re­vo­lu­cio­nan to­do. Trans­for­ma­mos nues­tro mun­do co­mo ve­ni­mos ha­cien­do des­de que unos ho­mí­ni­dos em­pe­za­ron a gru­ñir con cier­to sen­ti­do.

No to­do es de co­lor de ro­sa en el fu­tu­ro que ya es­tá aquí. Tam­po­co es­tá es­cri­to que va­ya a ser ne­gro. Lo que ya no es una op­ción es ig­no­rar el cam­bio. La tec­no­lo­gía ya ha­ce co­sas que ni so­ñá­ba­mos ayer. Te­ne­mos mo­ti­vos pa­ra sen­tir­nos tan an­sio­sos co­mo ilu­sio­na­dos al tra­tar de en­ten­der a dón­de nos lle­va­rá la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, el In­ter­net de las co­sas, la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, la na­no­tec­no­lo­gía, la me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va. Y mu­cho más que vie­ne pe­ro aún no adi­vi­na­mos. Vi­vi­mos un tiem­po fas­ci­nan­te.

Nues­tra es­pe­cie se ha adap­ta­do una y otra vez a avan­ces re­vo­lu­cio­na­rios. Te­ne­mos mo­ti­vos pa­ra sen­tir­nos tan an­sio­sos co­mo ilu­sio­na­dos.

RI­CAR­DO DE QUE­ROL Di­rec­tor de Cin­co Días y EL PAÍS RE­TI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.