SO­BRE EL EM­PREN­DI­MIEN­TO, LA ECO­NO­MÍA ES­PA­ÑO­LA Y EL FU­TU­RO.

El País - Retina - - Negocio - Tex­to Esther Pa­nia­gua

S obre los cri­te­rios se­gui­dos en las in­ver­sio­nes de su fon­do, Uri­zen.

“El pri­me­ro es geo­grá­fi­co: más del 80% de nues­tras in­ver­sio­nes se­rán en Si­li­con Va­lley, en­tre otras co­sas pa­ra ayu­dar a em­pre­sas que se quie­ran ex­pan­dir en Eu­ro­pa. En ge­ne­ral, nos in­tere­san star­tups cen­tra­das en apli­ca­cio­nes reales de da­tos, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y au­to­ma­ti­za­ción. Nos cen­tra­mos en tres eta­pas de de­sa­rro­llo: fa­se se­mi­lla, fa­se temprana y fa­se de cre­ci­mien­to. En el pri­mer ca­so, nos fi­ja­mos más en equi­po, pro­duc­to y mercado. En el se­gun­do ca­so, bus­ca­mos em­pre­sas que ten­gan in­gre­sos y clien­tes. En el ter­ce­ro, va­lo­ra­mos com­pa­ñías cu­yos in­gre­sos se mi­den ya en mi­llo­nes y que se es­tán ex­pan­dien­do in­ter­na­cio­nal­men­te”, se­ña­la Ade­ye­mi Ajao.

La pro­li­fe­ra­ción de ‘star­tups’.

“Se ha­bla mu­cho de una bur­bu­ja en las va­lo­ra­cio­nes de las star

tups y de la tec­no­lo­gía, pe­ro creo que no es así. La ma­yor par­te de la gen­te que in­vier­ta en star­tups per­de­rá di­ne­ro por­que los re­tor­nos es­tán muy con­cen­tra­dos pe­ro, en ge­ne­ral, el im­pac­to de la tec­no­lo­gía se­gui­rá cre­cien­do y su re­pre­sen­ta­ción en el PIB se ha­brá du­pli­ca­do de aquí a diez años. Sal­vo gue­rra nu­clear, es­to es inevi­ta­ble. Y, si no su­ce­de, ma­la se­ñal. Co­ja­mos co­mi­da en­la­ta­da y pre­pa­ré­mo­nos”.

Los cam­bios que se ave­ci­nan.

“Las cin­co em­pre­sas top del mun­do a prin­ci­pios de los años 2000 eran Ep­son, Wall­mart, Ci­ti­bank, Ge­ne­ral Elec­tric (GE) y Mi­cro­soft. Hoy so­lo re­sis­te Mi­cro­soft, acom­pa­ña­da por Ap­ple, Goo­gle, Fa­ce­book (la ma­yor com­pa­ñía de me­dios) y Ama­zon (la ma­yor com­pa­ñía de ven­ta mi­no­ris­ta). Es­te cam­bio se va a dar en otras in­dus­trias co­mo la cons­truc­ción o el mercado in­mo­bi­lia­rio. Mu­cha gen­te no lo ve, pe­ro si ha­ce cin­co años le hu­bie­ses di­cho a GE que iba a te­ner que preo­cu­par­se por Goo­gle, se ha­bría reí­do en tu ca­ra, y aho­ra es un he­cho. Mien­tras tan­to ha­brá em­pre­sas que es­tén so­bre­va­lo­ra­das, pe­ro el por­cen­ta­je de des­truc­ción de va­lor com­pa­ra­do con la crea­ción de va­lor de una em­pre­sa que, por ejem­plo, au­to­ma­ti­ce la cons­truc­ción, no tie­ne com­pa­ra­ción”.

El pa­no­ra­ma em­pren­de­dor en Es­pa­ña.

“Es­tá muy cambiado. Cuan­do es­tá­ba­mos le­van­tan­do di­ne­ro pa­ra Tuen­ti en la pri­me­ra ron­da en 2005, ape­nas ha­bía ca­pi­tal ries­go, la gen­te no en­ten­día lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do. Aho­ra hay mu­chos ca­sos de éxi­to. Ya no hay es­tig­ma en em­pren­der, es al­go guay. Tam­bién es­tán emer­gien­do fon­dos de ca­pi­tal ries­go muy bue­nos, co­mo Sea­ya Ven­tu­res. Pe­ro ha­cen fal­ta aún más star­tups y más fon­dos. Di­ría que la prin­ci­pal de­bi­li­dad de Es­pa­ña en es­te sen­ti­do es que el por­cen­ta­je de la eco­no­mía que in­vier­te en tec­no­lo­gía es ni­mio”.

La ne­ce­si­dad de adap­ta­ción de las em­pre­sas del Ibex.

“Du­do mu­cho que al­guien que aca­ba de na­cer en­tre ja­más en una su­cur­sal ban­ca­ria. Ni si­quie­ra que se­pa qué es. To­das esas ofi­ci­nas tie­nen fe­cha de ca­du­ci­dad. Igual su­ce­de en au­to­mo­ción. A lo me­jor den­tro de 17 años ya no es le­gal con­du­cir y to­do es au­to­má­ti­co. Y los par­kings y las ga­so­li­ne­ras, que aho­ra tie­nen gran pre­sen­cia en el es­pa­cio ur­bano, de­ja­rán de exis­tir. Co­mo es­tas, hay va­rias es­truc­tu­ras que den­tro de una ge­ne­ra­ción no ten­drán sen­ti­do. En es­ta trans­for­ma­ción hay ga­na­do­res y per­de­do­res. Quien no se adap­te, es­ta­rá fue­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.