Car­lo­ta Pi

El País - Retina - - Negocio_En Portada -

Ade­más de su­mi­nis­trar ener­gía ver­de, Ho­la­luz pro­me­te aba­ra­tar el re­ci­bo de la luz. Una de las ra­zo­nes que ex­pli­can “un aho­rro me­dio anual de 100 eu­ros” es la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca. “El usua­rio pa­ga por lo que ne­ce­si­ta. Si tie­ne una po­ten­cia su­pe­rior se la bajamos”, cuen­ta Pi (Bar­ce­lo­na, 1976). El 25% de la plan­ti­lla se ocu­pa del aná­li­sis de da­tos. A las nue­vas al­tas les asig­nan un pa­trón de con­su­mo ba­sa­do en mo­de­los ma­te­má­ti­cos que pon­de­ran el his­tó­ri­co de los clien­tes, su fu­tu­ro com­por­ta­mien­to y las pre­vi­sio­nes de tem­pe­ra­tu­ra. A es­to le su­man cos­tes es­truc­tu­ra­les me­no­res por ser una em­pre­sa na­ci­da en In­ter­net. “No sé si so­mos una com­pa­ñía de elec­tri­ci­dad o tec­no­ló­gi­ca”, se jac­ta. Ho­la­luz com­pra ener­gía a 400 pro­vee­do­res in­de­pen­dien­tes y la ven­de al con­su­mi­dor. De mo­men­to a 110.000 clien­tes en un mercado de 27 mi­llo­nes. “He­mos su­pe­ra­do el mie­do al cam­bio, aho­ra lu­cha­mos con­tra la pe­re­za al cam­bio”, sos­tie­ne Pi.

A ve­ces el pro­vee­dor es uno mis­mo. “Ha­ce un si­glo na­die te­nía ba­ño en ca­sa. En diez años in­cor­po­ra­re­mos es­tas equi­pa­cio­nes a nues­tra vi­da”. Pi se re­fie­re a pla­cas so­la­res que ge­ne­ran elec­tri­ci­dad y ba­te­rías pa­ra al­ma­ce­nar­la.

Vi­ve en Bar­ce­lo­na, ciu­dad de mo­tos. Al­gu­nas son de eco­ol­tra, eléc­tri­cas y de al­qui­ler, que se re­car­gan con pla­cas fo­to­vol­tai­cas de Ho­la­luz. “Un me­dio de trans­por­te ver­de que pue­de ser rá­pi­do y có­mo­do”, di­ce. Y más ba­ra­to que me­ter­se en un atas­co con un co­che de ga­so­li­na. “Lo no re­no­va­ble es un pre­cio que no va­mos a po­der pa­gar”, sen­ten­cia. / M. A.

Hay aso­cia­cio­nes que cues­ta evi­tar, co­mo pen­sar que la ener­gía re­no­va­ble es más ca­ra. Car­lo­ta Pi lle­va des­min­tién­do­lo des­de que en 2010 fun­da­ra Ho­la­luz.

→ En esa ofi­ci­na ma­dri­le­ña pre­do­mi­nan los pro­gra­ma­do­res y los ana­lis­tas de da­tos: los con­duc­to­res de los co­ches son au­tó­no­mos que po­nen el vehícu­lo. Ca­bify fac­tu­ra al pa­sa­je­ro la to­ta­li­dad del tra­yec­to y los au­tó­no­mos fac­tu­ran a Ca­bify, cu­ya co­mi­sión es­tá en­tre el 20% y el 25%. “Ha­ce­mos al­go re­vo­lu­cio­na­rio en el sec­tor de la mo­vi­li­dad: to­da nues­tra ac­ti­vi­dad en Es­pa­ña pa­ga im­pues­tos en Es­pa­ña. Te­ne­mos ce­ro in­ge­nie­ría fis­cal. Y es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de crear em­pleo de Es­pa­ña”.

No obs­tan­te, y aun­que acla­ra que las so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas cuel­gan de un hol­ding en Es­pa­ña y to­do pa­sa por aquí, le­gal­men­te la em­pre­sa tie­ne su se­de en De­la­wa­re (EE UU), un te­rri­to­rio con una fis­ca­li­dad muy ba­ja. Los mo­ti­vos, ase­gu­ra De An­to­nio, son ope­ra­ti­vos. “Nues­tros pri­me­ros in­ver­so­res eran es­ta­dou­ni­den­ses y en­ten­di­mos que bas­tan­te ries­go co­rrían in­vir­tien­do en una em­pre­sa que no iba a ope­rar en EE UU co­mo pa­ra pe­dir­les que en­ten­die­sen otros sis­te­mas le­ga­les. Ade­más, es más ope­ra­ti­vo: yo no ten­go que ir a fir­mar an­te no­ta­rio pa­ra cual­quier ope­ra­ción, co­mo su­ce­de en Es­pa­ña. Bas­ta con un do­cu­men­to di­gi­tal”.

Pro­ba­ble­men­te a De An­to­nio le que­den unos cuan­tos por fir­mar. “Nos que­da mu­chí­si­mo por ha­cer. Es­ta­mos so­lo al prin­ci­pio de un pro­ce­so de trans­for­ma­ción de nues­tras ciu­da­des y, con ellas, de la mo­vi­li­dad. Si ha­blá­se­mos de re­des so­cia­les, en es­te ne­go­cio to­da­vía es­ta­mos en la era de Mys­pa­ce”. / T. L. M.

«Si ha­blá­se­mos de re­des so­cia­les, en el ne­go­cio de la mo­vi­li­dad aún es­ta­ría­mos en la era de Mys­pa­ce».

Co­fun­da­do­ra y CEO de Ho­la­luz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.