Re­be­ca Min­gue­la

Su star­tup tra­ba­ja en un al­go­rit­mo pa­ra que las car­te­ras de in­ver­sión va­lo­ren el im­pac­to so­cial y la éti­ca de las or­ga­ni­za­cio­nes, no so­lo la ren­ta­bi­li­dad. Ade­más, es­tá en­tre los 100 lí­de­res jó­ve­nes del Fo­ro de Da­vos.

El País - Retina - - Negocio_En Portada - Foun­der & CEO Cla­rity

«En la uni­ver­si­dad, que es lo que más me preo­cu­pa, nos es­ta­mos que­dan­do fue­ra de la trans­for­ma­ción di­gi­tal, y a las py­mes les cues­ta adop­tar nue­vas tec­no­lo­gías».

Acep­ta a re­ga­ña­dien­tes la vi­si­bi­li­dad que da la lu­pa de Da­vos, pe­ro ad­mi­te, “me sir­ve pa­ra que gen­te de dis­tin­tos paí­ses y sec­to­res va­li­de nues­tra me­to­do­lo­gía y pa­ra cap­tar po­ten­cia­les clien­tes”. An­tes de sal­tar de­fi­ni­ti­va­men­te al em­pren­di­mien­to, to­mó ca­rre­ri­lla en la gran em­pre­sa. Vis­tas las en­tre­te­las de IBM, Sie­mens y el Ban­co San­tan­der, se in­cli­nó por la agi­li­dad de las star­tups y la po­si­bi­li­dad de sen­tir el im­pac­to real de su tra­ba­jo.

Las ho­ras de la se­go­via­na se las lle­van los úl­ti­mos re­to­ques de Cla­rity: “Es mi vi­da y mi to­do”. Su pro­pues­ta es una mi­ra­da nue­va a las car­te­ras de in­ver­sión. Un al­go­rit­mo que, ade­más de la ren­ta­bi­li­dad, va­lo­re la efi­cien­cia en el ma­ne­jo de re­cur­sos, la éti­ca y el im­pac­to so­cial de las or­ga­ni­za­cio­nes. “Si en lu­gar de in­ver­tir di­ne­ro en ip­ho­nes, lo des­ti­na­mos a que ten­gan agua corriente en Ban­gla­desh,

→ po­co a po­co ire­mos lle­van­do la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial a otros paí­ses”, ex­pli­ca. El sec­tor es nue­vo, pe­ro ya con­cen­tra un ter­cio del di­ne­ro que se mue­ve glo­bal­men­te: 23 bi­llo­nes de dó­la­res in­ver­ti­dos de for­ma sos­te­ni­ble. “Uno ya no sa­be qué es so­cial y qué no. No hay un es­tán­dar. No sa­bes en quién con­fiar. No­so­tros que­re­mos cam­biar es­to. Da­re­mos una pun­tua­ción y ex­pli­ca­re­mos cuál es el cri­te­rio”, ex­pli­ca. ¿Fun­cio­na­rá en Es­pa­ña? “Es­ta­mos a la co­la de Eu­ro­pa en in­te­rés en pro­duc­tos de in­ver­sión so­cia­les. Pe­ro ya se nos han acer­ca­do car­te­ras de fon­dos es­pa­ño­las”.

La em­pren­de­do­ra que sa­có ade­lan­te Blink, una app pa­ra bus­car ho­te­les com­pra­da por los ti­ta­nes de Grou­pon al año y me­dio de an­da­du­ra, tie­ne un pie aquí y otro en Es­ta­dos Uni­dos. “Ca­da vez hay más in­te­rés en nues­tras star­tups. Pe­ro no nos ven­de­mos co­mo de­be­ría­mos. Ade­más, hay un te­ma de am­bi­ción: no sé si los em­pren­de­do­res es­pa­ño­les pen­sa­mos su­fi­cien­te­men­te gran­de. Nos fal­ta ver­nos ca­pa­ces de que una em­pre­sa de Es­pa­ña sea lí­der”, aña­de.

La men­ta­li­dad del em­pren­de­dor no es el úni­co pro­ble­ma: “Es­ta­mos en me­dio de una trans­for­ma­ción di­gi­tal que es­tá lle­gan­do a muy po­cos. En­tre las em­pre­sas gran­des hay al­gu­nas que se es­tán po­nien­do bas­tan­te las pi­las y lo es­tán ha­cien­do muy bien. El sec­tor pú­bli­co, sal­vo ex­cep­cio­nes re­gio­na­les o lo­ca­les, es­tá muy le­jos de es­ta re­vo­lu­ción. En la Uni­ver­si­dad, que es lo que más me preo­cu­pa, nos es­ta­mos que­dan­do fue­ra. Y en las py­mes cues­ta bas­tan­te la adop­ción de nue­vas tec­no­lo­gías”. / M. H.

«Es­ta­mos a la co­la de Eu­ro­pa en in­te­rés por los pro­duc­tos de in­ver­sión so­cial».

Cué­llar (Se­go­via), 1981 / In­ge­nie­ra de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes / De­fen­so­ra de la in­ver­sión so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.