AC­CE­SO AL TA­LEN­TO

Pa­ra re­te­ner a los me­jo­res, las em­pre­sas de­ben apren­der a pres­cin­dir de las je­rar­quías tra­di­cio­na­les y fo­men­tar los va­lo­res.

El País - Retina - - Negocio - Ar­se­nio Ote­ro

«No hay ta­len­to sin per­so­nas de­trás. La trans­for­ma­ción di­gi­tal es po­ner a las per­so­nas en el cen­tro».

La cap­ta­ción y re­ten­ción del ta­len­to se ha con­ver­ti­do en una ob­se­sión pa­ra la ma­yo­ría de em­pre­sas in­mer­sas en un pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción. Bien por des­co­no­ci­mien­to, por fal­ta de múscu­lo o, sim­ple­men­te, por un cam­bio de pa­ra­dig­ma, las or­ga­ni­za­cio­nes lu­chan por con­tra­tar a los me­jo­res en cam­pos que an­tes ni exis­tían. Ar­se­nio Ote­ro, vi­ce­pre­si­den­te de ope­ra­cio­nes de Sa­les­for­ce, mul­ti­na­cio­nal de ser­vi­cios en la nu­be, sim­pli­fi­ca es­te cam­bio de ten­den­cia en una so­la pa­la­bra: per­so­nas.

“No hay ta­len­to sin per­so­nas de­trás. La trans­for­ma­ción di­gi­tal es po­ner a las per­so­nas en el cen­tro.

No po­de­mos en­ten­der un pro­ce­so es­tra­té­gi­co sin ellas”, afir­ma. tie­ne muy cla­ro que el ma­yor re­to que afron­tan las com­pa­ñías es el de man­te­ner la mo­ti­va­ción de los tra­ba­ja­do­res.

To­do se ha con­ver­ti­do en un en­torno tan lí­qui­do que las je­rar­quías, el pues­to fi­jo y el in­mo­vi­lis­mo ca­re­cen de sen­ti­do.

Tal y co­mo ex­pli­ca Ote­ro, el ta­len­to tie­ne que adap­tar­se a un mo­de­lo de ne­go­cio di­gi­tal, so­cial y mó­vil. “Mi ge­ne­ra­ción ha­bla­ba de un equi­li­bro en la vi­da la­bo­ral que con­sis­tía en tra­ba­jar de lu­nes a vier­nes du­ran­te ocho ho­ras. Aho­ra, en cam­bio, se bus­ca in­te­grar el tra­ba­jo en la vi­da de ca­da uno. El ta­len­to se ha des­lo­ca­li­za­do y es más ac­ce­si­ble cuan­do se dis­po­ne de las ca­pa­ci­da­des pa­ra bus­car­lo”. Una de las pre­gun­tas que se ha­ce Ote­ro en voz al­ta es si Es­pa­ña va­lo­ra la bri­llan­tez de sus pro­pios em­plea­dos. La res­pues­ta es con­tun­den­te: “El ta­len­to que hay en nues­tro país es muy bueno y de gen­te muy ca­pa­ci­ta­da, pe­ro no lo va­lo­ra­mos”.

“No hay na­da peor en es­te en­torno que la de­ci­sión no to­ma­da”, ex­pli­ca. “En otras par­tes del mun­do, se fo­men­ta la equi­vo­ca­ción, el in­ten­tar las co­sas o apre­ciar lo que se tie­ne al­re­de­dor”.

Su di­la­ta­da tra­yec­to­ria, que le ha lle­va­do por gran­des em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les co­mo Ora­cle y Mckin­sey, le per­mi­te ase­gu­rar­lo. Uno de los prin­ci­pa­les cam­bios que la po­lí­ti­ca ha de em­pren­der pa­ra me­jo­rar el desa­rro­llo del ta­len­to es el de la edu­ca­ción. En de­ter­mi­na­das for­ma­cio­nes se han crea­do unas bre­chas en com­pa­ra­ción con el res­to del mun­do que con­ven­dría co­rre­gir. “Los co­no­ci­mien­tos pre­vios en ven­tas, por ejem­plo, son inexis­ten­tes. Los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios no en­tien­den que se tra­ta de una cien­cia desa­rro­lla­da du­ran­te dé­ca­das”, ex­pli­ca. Es cons­cien­te de que ahon­dar en nue­vas áreas co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o el aná­li­sis de da­tos re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra ope­rar en es­ta so­cie­dad di­gi­tal.

Pa­ra re­te­ner el ta­len­to, las em­pre­sas tie­nen que es­for­zar­se en fo­men­tar pro­yec­tos atrac­ti­vos y lle­nos de va­lo­res, co­mo la igual­dad de gé­ne­ro.

Los em­plea­dos tra­ba­jan me­jor si se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va. Pro­gra­mas de coa

ching, for­ma­ción con­ti­nua y desa­rro­llo per­so­nal den­tro de la or­ga­ni­za­ción son ca­pi­ta­les pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. “La gen­te ter­mi­na yén­do­se por­que es­tá har­ta de la com­pa­ñía o del je­fe”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.