NA­RRAR PA­RA LOS OÍ­DOS

El País - Retina - - Sumario - Por M. Vic­to­ria S. Na­dal Fo­to­gra­fía de Åsa Liff­ner

Los au­dio­li­bros re­pre­sen­tan la gran dis­rup­ción de la in­dus­tria edi­to­rial.

Jo­nas Te­llan­der, CEO y fun­da­dor de Story­tel, ha abier­to una nue­va eta­pa pa­ra los au­dio­li­bros: crear con­te­ni­do ex­clu­si­vo pa­ra su apli­ca­ción. La tec­no­lo­gía que ace­le­ró nues­tras vi­das y nos qui­tó tiem­po pa­ra la lec­tu­ra aho­ra per­mi­te el rá­pi­do cre­ci­mien­to de es­ta nue­va for­ma de con­su­mir li­te­ra­tu­ra.

Los li­bros si­guen con­ser­van­do ese en­can­to ro­mán­ti­co de pa­sar la pá­gi­na, anotar en los már­ge­nes y res­pi­rar el aro­ma a re­cién im­pre­so. La lle­ga­da del li­bro elec­tró­ni­co no pu­do con el he­chi­zo del pa­pel: la tec­no­lo­gía que pro­me­tía cam­biar nues­tra for­ma de leer se es­tan­có al po­co de lle­gar. Te­nien­do en cuen­ta que es­te pri­mer in­ten­to de di­gi­ta­li­za­ción del sec­tor li­te­ra­rio no tu­vo éxi­to, pa­re­ce im­pru­den­te pen­sar que hay otras op­cio­nes, in­clu­so más arries­ga­das, que pue­dan triun­far. Sin em­bar­go, Jo­nas Te­llan­der (Es­to­col­mo, 1970), CEO y fun­da­dor de Story­tel, lo vio cla­ro: el fu­tu­ro no son los li­bros elec­tró­ni­cos, sino los au­dio­li­bros. Y eso que él ve­nía de es­tu­diar in­ge­nie­ría quí­mi­ca y ha­bía de­di­ca­do los pri­me­ros años de su vi­da pro­fe­sio­nal a tra­ba­jar en em­pre­sas co­mo Ar­la y Ro­che. Pe­ro se can­só. En­con­tró su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, se unió a Jon Hauks­son y jun­tos fun­da­ron Story­tel, la que aho­ra es la prin­ci­pal em­pre­sa de au­dio­li­bros en Eu­ro­pa. Y cre­cien­do: es­ta es una his­to­ria de suer­te, tra­ba­jo y per­se­ve­ran­cia.

La em­pre­sa na­ció en 2005. Te­llan­der era el chi­co de los ne­go­cios y Hauks­son, el de la tec­no­lo­gía. Di­se­ña­ron una pla­ta­for­ma pa­re­ci­da a lo que aho­ra es Net­flix: los usua­rios pue­den ac­ce­der, a tra­vés de sus mó­vi­les, a to­dos los au­dio­li­bros que deseen por una cuo­ta fi­ja al mes (12,99 €) y disfrutan de un pe­rio­do de prue­ba de 14 días. “El pro­ble­ma fue que en ese mo­men­to la gen­te no usa­ba los smartp­ho­nes pa­ra al­go que no fue­ra lla­mar o es­cri­bir men­sa­jes”, ex­pli­ca Te­llan­der. “Así que tu­vi­mos que es­pe­rar has­ta que lle­gó el des­pe­gue tec­no­ló­gi­co con el ipho­ne y a que se es­ta­ble­cie­ran los mo­de­los de con­su­mo de las pla­ta­for­mas en strea­ming, co­mo Spo­tify, pa­ra que la gen­te in­terio­ri­za­ra la idea de pa­gar una ta­ri­fa pla­na por un con­te­ni­do di­gi­tal”.

So­lo tres años des­pués de fun­dar su star­tup ya se ha­bían arrui­na­do. La idea era bue­na, pe­ro se ha­bían an­ti­ci­pa­do y la so­cie­dad aún no es­ta­ba pre­pa­ra­da. Se ha­bían gas­ta­do to­do su di­ne­ro en pro­yec­tar el ne­go­cio y la mar­ca y es­ta­ban a pun­to de ren­dir­se. En 2008, que­man­do su úl­ti­mo car­tu­cho, Te­llan­der par­ti­ci­pó en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión en el que pre­sen­tó el pro­yec­to an­te un pa­nel de cin­co in­ver­so­res pa­ra que pu­sie­ran su di­ne­ro en Story­tel. Y uno de ellos lo hi­zo. Ese mo­men­to fue cla­ve pa­ra po­der man­te­ner a flo­te la com­pa­ñía, pe­ro to­da­vía le que­da­ba mu­cho que avan­zar has­ta em­pe­zar a ver los re­sul­ta­dos de su tra­ba­jo. A pe­sar de to­do, nun­ca de­ja­ron de con­fiar en que aque­llo de es­cu­char li­bros aca­ba­ría en­con­tran­do su hue­co. Te­llan­der creía en su con­cep­to de ne­go­cio in­clu­so cuan­do el fu­tu­ro de los au­dio­li­bros no bri­lla­ba tan­to co­mo aho­ra.

BOOM DE SUS­CRIP­CIO­NES

Las sus­crip­cio­nes a Story­tel se han dis­pa­ra­do en los úl­ti­mos años. “Aho­ra mis­mo te­ne­mos unos 620.000 usua­rios, un in­cre­men­to ca­si del 40% res­pec­to al año pa­sa­do”, de­ta­lla Te­llan­der. Y se le no­ta la son­ri­sa a tra­vés del te­lé­fono. De he­cho, en el in­for­me Las 1.000 com­pa­ñías eu­ro­peas que más rá­pi­do han cre­ci­do en 2018, el pe­rió­di­co eco­nó­mi­co Fi­nan­cial Ti­mes si­túa a Story­tel en el pues­to 110, con un cre­ci­mien­to del 1.007% en­tre 2013 y 2016. Ya ope­ra en una vein­te­na de paí­ses y en oc­tu­bre del año pa­sa­do se ins­ta­ló en Es­pa­ña. Aquí ha for­ja­do alian­zas con gru­pos tan po­ten­tes co­mo Pla­ne­ta y Pen­guin Ran­dom Hou­se, apar­te de va­rias edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes. “Tra­ba­ja­mos con mu­chí­si­mas edi­to­ria­les es­pa­ño­las, con to­das las gran­des y medianas”, ase­gu­ra. Es­ta es la mis­ma es­tra­te­gia que si­guie­ron en su mo­men­to en Sue­cia, el país don­de na­ció la com­pa­ñía. Allí, sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años ha ad­qui­ri­do edi­to­ria­les co­mo Nors­tedts För­lags­grupp, la más an­ti­gua de Sue­cia; y Peo­ple’s Press, una de las más im­por­tan­tes de Di­na­mar­ca. Así, la fir­ma pue­de ac­ce­der a las no­ve­da­des sin te­ner que ne­go­ciar los de­re­chos por ca­da tí­tu­lo.

La em­pre­sa dio un pa­so más en 2016, cuan­do em­pe­zó a crear con­te­ni­do ori­gi­nal y ex­clu­si­vo —al es­ti­lo de Net­flix con las se­ries—, li­bros desa­rro­lla­dos pa­ra ser so­lo es­cu­cha­dos. De es­ta for­ma, la star­tup se con­vir­tió en un gru­po em­pre­sa­rial di­vi­do en dos áreas de ne­go­cio: una que ofre­ce tí­tu­los en strea­ming y otra que se en­car­ga de pu­bli­car his­to­rias ori­gi­na­les. Es­ta evo­lu­ción fue con­se­cuen­cia de la fu­sión con el gru­po edi­to­rial Mas­so­lit För­lag en 2015. Jus­to des­pués, la com­pa­ñía em­pe­zó a co­ti­zar en la bol­sa sue­ca.

Des­pués de con­quis­tar los paí­ses nór­di­cos, el mer­ca­do his­pano ha si­do su úl­ti­mo ob­je­ti­vo den­tro de un pa­no­ra­ma glo­bal en el que EE UU si­gue a la ca­be­za. En Story­tel lo sa­ben y, por eso, han apos­ta­do por am­pliar su mer­ca­do a La­ti­noa­mé­ri­ca y Asia y re­for­zar­lo en Eu­ro­pa. Su prin­ci­pal com­pe­ti­dor en EE UU, Au­di­ble, es pro­pie­dad de Ama­zon y ac­tual lí­der al otro la­do del char­co. Pe­ro hay un ele­men­to cla­ve que los di­fe­ren­cia: Story­tel da ac­ce­so ili­mi­ta­do a to­do el ca­tá­lo­go a cam­bio de una cuo­ta fi­ja. Sin em­bar­go, el pa­go men­sual de Au­di­ble so­lo in­clu­ye un li­bro, si quie­res es­cu­char más, tie­nes que com­prar­los.

¿POR QUÉ ES­CU­CHA­RE­MOS LI­BROS?

¿Qué ha­ce que los au­dio­li­bros es­tén triun­fan­do? La tec­no­lo­gía que pa­re­ce ha­ber ace­le­ra­do el rit­mo de vi­da sin de­jar­nos tiem­po pa­ra sen­tar­nos tran­qui­la­men­te a leer es la mis­ma que ha en­con­tra­do una so­lu­ción pa­ra po­der es­cu­char his­to­rias es­cri­tas pa­ra ser leí­das. Una de las ven­ta­jas que re­sal­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.