UN FE­TI­CHE ÚTIL

La can­tan­te ma­llor­qui­na Maika Ma­kovs­ki em­pe­zó a sen­tir­se ar­tis­ta gra­cias al año­ra­do mi­ni­disc. Aun­que Sony lo de­ja­ra de fa­bri­car en 2013, ella cree que su uti­li­dad si­gue vi­gen­te.

El País - Retina - - Sumario - Por Ru­bén Ro­me­ro Fo­to­gra­fía de Gian­fran­co Tri­po­do

La mú­si­ca Maika Ma­kovs­ki gra­bó sus pri­me­ras ma­que­tas con un mi­ni­disc.

Pue­de que, en las mil vi­das de Maika Ma­kovs­ki (Pal­ma, 1983), ha­ya si­do pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión, lo­cu­to­ra, ac­triz o pin­to­ra pe­ro ella se con­si­de­ra, por en­ci­ma de to­do, mú­si­ca. Es mú­si­ca por vo­ca­ción, por pro­fe­sión y por con­ver­sa­ción: so­lo quie­re ha­blar de can­cio­nes y de las emo­cio­nes que le pro­vo­can. Nor­mal que, cuan­do pien­se en tec­no­lo­gía, se acuer­de de aquel ob­je­to que la ayu­dó en sus pri­me­ros mo­men­tos, allá por 2000: “Guar­do una re­la­ción es­pe­cial con el mi­ni­disc Sony que uti­li­za­ba pa­ra gra­bar mis pri­me­ras ma­que­tas. Era la pri­me­ra vez que po­día ha­cer­lo bien. Fue un cam­bio sus­tan­cial res­pec­to a eso de dar­le al play y al rec en un ca­se­te”.

Tan­to le gus­tó que, du­ran­te una épo­ca, su mi­ni­disc y ella fue­ron in­se­pa­ra­bles: “Cuan­do em­pe­cé a gi­rar me lo lle­va­ba a los con­cier­tos y gra­ba­ba el so­ni­do am­bien­te, siem­pre me ha gus­ta­do. Por­que las gra­ba­cio­nes por me­sa son frías, son du­ras de es­cu­char”… Pe­que­ño y prác­ti­co, el mi­ni­disc era ca­paz de cap­tar so­ni­dos que hoy en día han des­apa­re­ci­do de nues­tra vi­da: “El rock de aho­ra es­tá de­ma­sia­do pu­li­do. A mí me gus­ta im­per­fec­to, su­cio… Me en­can­ta es­cu­char el so­ni­do gua­rro de to­da la ban­da: la ba­que­ta que chi­rría, la res­pi­ra­ción del can­tan­te o del ba­jis­ta an­tes de can­tar… eso ya no lo oyes. Y a mí me gus­ta. Por­que le da vi­da y al­ma a la gra­ba­ción”. Lue­go, ca­yó en la dic­ta­du­ra del mó­vil: “Es muy có­mo­do. Te pue­des pro­du­cir las co­sas de una ma­ne­ra rá­pi­da y sen­ci­lla en tu ca­sa. Pue­des tra­ba­jar con loops y con ins­tru­men­tos vir­tua­les. Igual quie­res un ór­gano de igle­sia… ¡y lo tie­nes!”.

Es­te oc­tu­bre, Maika es­tre­na­rá La ho­ra mu­sa, un pro­gra­ma de mú­si­ca en di­rec­to en La 2. En su ex­pan­sión mul­ti­me­diá­ti­ca, la can­tan­te ma­llor­qui­na de pa­dre ma­ce­do­nio ya ha­bía pa­sa­do de las sa­las de con­cier­tos a los tea­tros y la ra­dio. Pa­re­cía na­tu­ral que aca­ba­ra en la te­le­vi­sión: “Se me tien­ta fá­cil­men­te con to­do lo que no he he­cho nun­ca. Y es­ta era una bue­na cau­sa por­que la mú­si­ca en di­rec­to ha­ce tiem­po que no es­tá bien re­pre­sen­ta­da en te­le­vi­sión… No me po­día ne­gar”. Y aun así, le ha cos­ta­do por, ejem, me­dia­cio­nes tec­no­ló­gi­cas: “No es lo mis­mo ha­blar con un com­pa­ñe­ro de pro­fe­sión que mi­rar y ha­blar a un ojo me­cá­ni­co. He he­cho to­do lo que he po­di­do pa­ra que no se me co­mie­ra el di­cho­so ojo me­cá­ni­co”. Es un pro­gra­ma en el que el gre­mio tie­ne pues­tas mu­chas es­pe­ran­zas. Y Maika co­rres­pon­de: “He pues­to to­do mi res­pe­to a las ban­das que han ve­ni­do a to­car, son las pro­ta­go­nis­tas”. No lo ve co­mo una pre­sión, por­que pa­ra ella eso ya es pa­sa­do, “ya es­tá gra­ba­do”. No tie­ne tiem­po de pen­sar­lo.

Maika es­tá cen­tra­da en lo que de­fi­ne co­mo “los tres me­ses más lo­cos de mi vi­da”. Por re­su­mir: bo­los con The Ma­ni-las, el trío de po­wer pop que for­ma jun­to a Olaia Bloom y Ma­ria­na Pé­rez; un fin de gi­ra con Brossa Quar­tet; la ban­da so­no­ra de la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de Pa­co Pla­za y, so­bre to­do, la gra­ba­ción en di­ciem­bre de su nue­vo dis­co: “Va a ser un dis­co de ban­da de rock, y ten­go ga­nas de lle­var las can­cio­nes a las sa­las”. Ca­si sin tiem­po de pa­sar por ca­sa y es­cu­char aque­llas ma­que­tas que gra­bó con su mi­ni­disc y que fue­ron el ini­cio de una de las ca­rre­ras más re­le­van­tes y ac­ti­vas de la mú­si­ca es­pa­ño­la ac­tual.

“El rock que me gus­ta es im­per­fec­to, su­cio... Me en­can­ta es­cu­char el so­ni­do gua­rro de to­da la ban­da: la ba­que­ta del ba­te­ría que chi­rría, la res­pi­ra­ción del can­tan­te o del ba­jis­ta an­tes de can­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.