CA­ZA­DO­RES DE FALSIFICACIONES

Red Points, li­de­ra­da por la na­va­rra Lau­ra Ur­qui­zu, tra­ba­ja en la eli­mi­na­ción ma­si­va de en­la­ces en los que se ofer­tan pro­duc­tos fal­sos, des­de ca­mi­se­tas de fút­bol a per­fu­mes o mue­bles.

El País - Retina - - Cargando… - Por Eva Blan­co Fo­to­gra­fía de Car­los Lu­ján

La ca­rre­ra de Lau­ra Ur­qui­zu (Pam­plo­na, 1968) ha se­gui­do una tra­yec­to­ria in­ver­sa a la de mu­chos otros di­rec­ti­vos. “Hay em­pren­de­do­res que, una vez han triun­fa­do, mon­tan fon­dos de in­ver­sión o se de­di­can a tra­ba­jar en los consejos de ad­mi­nis­tra­ción de una ter­ce­ra com­pa­ñía. Pa­ra mí fue al re­vés. Pa­sé mu­chos años en la eje­cu­ti­va de gran­des em­pre­sas co­mo Art­hur An­der­sen, Cor­po­ra­ción CAN o Ca­ja Na­va­rra, siem­pre di­ri­gien­do áreas li­ga­das al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, y des­pués de dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia, en el otoño de 2014 me lan­cé a li­de­rar una star­tup”.

La star­tup de la que ha­bla se lla­ma Red Points, se de­di­ca a com­ba­tir la pi­ra­te­ría on­li­ne a tra­vés de pro­ce­sos au­to­ma­ti­za­dos y en enero de 2018 ce­rró una ron­da de in­ver­sión de 20 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra po­ten­ciar su ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal. Ya han da­do el sal­to a Nue­va York con una ofi­ci­na co­mer­cial . Y es­to es so­lo el prin­ci­pio.

¿Qué tie­ne Red Points pa­ra que de­ja­se su tra­ba­jo co­mo con­se­je­ra de va­rias em­pre­sas y em­pe­za­se de ce­ro en Bar­ce­lo­na?

Co­no­cí a los dos fun­da­do­res de la com­pa­ñía, Jo­sep Coll y Da­vid Ca­se­llas, cuan­do yo for­ma­ba par­te del ju­ra­do de Bs­tar­tup, un pro­gra­ma de in­ver­sión pues­to en mar­cha por el Ban­co Sa­ba­dell des­ti­na­do a em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas en su fa­se ini­cial. Me en­can­tó la idea des­de el pri­mer mo­men­to, por­que da­ba una res­pues­ta efi­caz a la ne­ce­si­dad de pro­te­ger la pro­pie­dad in­te­lec­tual en en­tor­nos di­gi­ta­les. No se tra­ta de lu­char so­lo con­tra la pi­ra­te­ría, sino tam­bién con­tra las falsificaciones y la ven­ta de pro­duc­tos a tra­vés de ca­na­les no au­to­ri­za­dos.

Tu­vo buen ol­fa­to: en 2014 eran 12 per­so­nas en plan­ti­lla, aho­ra son 150 y ya han cru­za­do el Atlán­ti­co. ¿Cuál es el se­cre­to?

La cla­ve es­tá en la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos pa­ra de­tec­tar, do­cu­men­tar, va­li­dar (si es ne­ce­sa­rio) y, fi­nal­men­te, pro­ce­der a la eli­mi­na­ción ma­si­va de en­la­ces en los que se ven­den falsificaciones o pro­duc­tos no au­to­ri­za­dos. Se en­tien­de muy bien si pen­sa­mos, por ejem­plo, en un club de fút­bol que re­cu­rre a no­so­tros pa­ra que lo­ca­li­ce­mos el má­xi­mo nú­me­ro de por­ta­les en los que se ofer­tan ca­mi­se­tas fal­sas de ju­ga­do­res y pro­ce­da­mos a su clau­su­ra le­gal. Igual le ocu­rre a un pro­duc­tor de per­fu­mes o a un di­se­ña­dor de mue­bles. Ade­más, se tra­ta de un pro­ce­so muy rá­pi­do que du­ra me­nos de dos días.

El año pa­sa­do lle­ga­ron a clau­su­rar 200.000 en­la­ces pa­ra un so­lo clien­te. ¿Qué tec­no­lo­gías usan?

Uti­li­za­mos téc­ni­cas de ma­chi­ne lear­ning y re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes pa­ra to­da la par­te de de­tec­ción y va­li­da­ción. El sis­te­ma apren­de de in­ci­den­cias pa­sa­das y, si es ne­ce­sa­rio, mo­di­fi­ca los pa­rá­me­tros de bús­que­da pa­ra ser más efi­cien­te. So­lo pro­ce­de­mos a la eli­mi­na­ción di­rec­ta de en­la­ces en aque­llos ca­sos en los que es­ta­mos 100 % se­gu­ros de que se es­tá ofre­cien­do pro­duc­to fal­so. Si hay una pro­ba­bi­li­dad al­ta, pe­ro no te­ne­mos la cer­te­za, es el clien­te el que tie­ne que va­li­dar­lo an­tes.

Es ha­bi­tual es­cu­char­la de­cir que “la pi­ra­te­ría y las falsificaciones se so­fis­ti­can”. ¿A qué se re­fie­re?

Lo que se so­fis­ti­ca es la for­ma en la que se po­nen a dis­po­si­ción del clien­te. Se es­tán uti­li­zan­do in­clu­so apli­ca­cio­nes pa­ra el mó­vil de ven­ta de pro­duc­tos de se­gun­da mano que lue­go te re­di­ri­gen a pá­gi­nas web que na­cen con el úni­co ob­je­ti­vo de ven­der bie­nes fal­sos.

¿No se­rá tam­bién que al con­su­mi­dor le gus­ta un po­co la tram­pa?

“Los en­ga­ños se en­cuen­tran en to­das par­tes: des­de en por­ta­les crea­dos ‘ad hoc’ pa­ra ello has­ta en ‘mar­ket­pla­ces’ co­mo Ama­zon, Ebay o Ali­ba­ba”.

Es evi­den­te que hay com­pra­do­res que bus­can ha­cer­se de­li­be­ra­da­men­te con falsificaciones. Sin em­bar­go, se­gún nues­tros es­tu­dios, más de un 50 % de las per­so­nas que se han en­con­tra­do en ca­sa con es­te ti­po de pro­duc­tos no te­nían nin­gu­na in­ten­ción de com­prar­los. Los en­ga­ños se en­cuen­tran en to­das par­tes: des­de por­ta­les crea­dos ad hoc pa­ra ello has­ta en los gran­des

mar­ket­pla­ces co­mo Ama­zon, Ebay o Ali­ba­ba. ¿Tie­nen los usua­rios al­gu­na for­ma de pro­te­ger­se? Fi­jar­se mu­cho en quién es el dis­tri­bui­dor, en qué país se en­cuen­tra y cuán­tas uni­da­des ven­de (si es pe­que­ño, se­ría ex­tra­ño que co­mer­cia­li­za­se mi­les y mi­les de uni­da­des). So­lo con eso pue­de ser evi­den­te que se tra­ta de un ope­ra­dor no au­to­ri­za­do. Y, por su­pues­to, siem­pre in­ten­tar leer re­se­ñas pre­vias de otros com­pra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.