LA ES­TRA­TE­GA DE FA­CE­BOOK

Ire­ne Cano con­tro­la los de­sig­nios de la red so­cial en Es­pa­ña y Por­tu­gal, y es una con­ven­ci­da del pa­pel pro­ta­go­nis­ta del mó­vil en la di­gi­ta­li­za­ción de las py­mes.

El País - Retina - - Cargando… - Por Hu­go Gu­tié­rrez Fo­to­gra­fía de Ja­co­bo Me­drano

La com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Fa­ce­book co­nec­ta a más de 2.200 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do (24 mi­llo­nes en Es­pa­ña, se­gún la em­pre­sa). Pe­ro la red so­cial es al­go más que eso y su vo­lu­men de ne­go­cio su­peró los 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2017. Un mo­de­lo de fac­tu­ra­ción que en Es­pa­ña y Por­tu­gal tie­ne nom­bre de mu­jer: la es­pa­ño­la Ire­ne Cano (Ovie­do, 1974) es la má­xi­ma res­pon­sa­ble de la es­tra­te­gia de ne­go­cio de la com­pa­ñía pa­ra la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

“Cuan­do las per­so­nas se unen ocu­rren co­sas increíbles y tie­ne un im­pac­to so­cial po­si­ti­vo”, des­ta­ca Cano por co­rreo elec­tró­ni­co. Una ca­pa­ci­dad que tam­bién con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad en cuan­to a se­gu­ri­dad y pri­va­ci­dad de los da­tos per­so­na­les. Un área en el que se ha vol­ca­do la com­pa­ñía, pe­ro que le ha su­pues­to su ma­yor va­ra­pa­lo.

“Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es la con­fian­za de las per­so­nas que

uti­li­zan la pla­ta­for­ma y nues­tros es­fuer­zos se cen­tran en ofre­cer­les el con­trol so­bre su pri­va­ci­dad”, ex­pli­ca la ove­ten­se unos me­ses des­pués de que la con­sul­to­ra Cam­brid­ge Analy­ti­ca uti­li­za­se da­tos per­so­na­les de sus usua­rios pa­ra co­lar no­ti­cias fal­sas. Una fil­tra­ción ma­si­va que tam­bién ha te­ni­do un efec­to po­si­ti­vo: la con­cien­cia­ción del pú­bli­co de las re­des so­cia­les de la im­por­tan­cia (y el va­lor) que tie­nen sus da­tos pri­va­dos. “Ca­da vez piden más in­for­ma­ción, más con­trol y más trans­pa­ren­cia”, rei­te­ra.

En cuan­to a su mo­de­lo de ne­go­cio, una de las cla­ves es la in­te­gra­ción en la red de em­pre­sas de to­do ti­po y ta­ma­ño. “La co­ne­xión en­tre per­so­nas y ne­go­cios pue­de ser muy va­lio­sa y ge­ne­rar gran­des be­ne­fi­cios a ni­vel eco­nó­mi­co y so­cial”, ex­pli­ca Cano. Li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas, pa­só por Yahoo y Google an­tes de lle­gar a la fir­ma de Mark Zuc­ker­berg. La res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de ne­go­cio de la fir­ma en la Pe­nín­su­la con­si­de­ra que el mó­vil ha si­do la dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca más rá­pi­da de la his­to­ria, un ele­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra la fir­ma ca­li­for­nia­na. “Uno de los ma­yo­res acier­tos de Fa­ce­book fue, ha­ce seis años, cam­biar la es­tra­te­gia pa­ra cen­trar­la en el mó­vil”.

Es­te dis­po­si­ti­vo ha si­do ade­más fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir uno de los gran­des ob­je­ti­vos de la com­pa­ñía: ayu­dar a las pe­que­ñas em­pre­sas en su di­gi­ta­li­za­ción. “Pa­ra las py­mes, Fa­ce­book es un ver­da­de­ro puen­te ha­cia la nue­va eco­no­mía mó­vil”, afir­ma Cano. Pe­se a es­ta lí­nea de ne­go­cio, la red so­cial es mu­cho más. “Son una pro­lon­ga­ción de nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les”, de­fien­de. Un en­torno di­gi­tal que trae la ne­ce­si­dad de es­tar al día en lo que ocu­rre en nues­tro en­torno, se­gún Cano.

En es­te nue­vo mun­do, con la di­fí­cil mez­cla en­tre que­rer sa­ber to­do de nues­tros con­tac­tos y de te­ner más con­trol so­bre los da­tos pri­va­dos, Cano in­sis­te en to­do lo po­si­ti­vo de la di­gi­ta­li­za­ción. Por eso, ase­gu­ra, el mó­vil se ha con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta esen­cial. “No me atre­ve­ría a pres­cin­dir de él”, re­co­no­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.