EL RE­TO QUE RE­DE­FI­NE LA LO­GÍS­TI­CA

Co­rreos im­pul­sa ini­cia­ti­vas dis­rup­ti­vas a tra­vés del es­pa­cio mul­ti­dis­ci­pli­nar Co­rreos­labs, en Ma­drid, en el que se desa­rro­llan diez pro­yec­tos.

El País - Retina - - Cargando… - Por Fer­nan­do Ber­nal Fo­to­gra­fía de Lino Es­cu­ris

To­dos los gran­des avan­ces de la hu­ma­ni­dad co­mien­zan con una leyenda, con un mi­to fun­da­cio­nal que sir­ve tan­to pa­ra ex­pli­car su ori­gen co­mo pa­ra con­ver­tir­lo en al­go que des­pier­te la ad­mi­ra­ción que me­re­ce. Por eso Leh­ni­ca me­re­cía su lu­gar en la his­to­ria. Leh­ni­ca es el nom­bre de una lo­ca­li­dad po­la­ca que en 1633 era pa­so obli­ga­to­rio pa­ra un car­te­ro en el ca­mino que unía Bres­la­via y Leiz­pig. Pa­ra fa­ci­li­tar su tra­ba­jo, es­te vi­sio­na­rio construyó una ca­ja de me­tal don­de los ha­bi­tan­tes de la po­bla­ción de­po­si­ta­ran sus car­tas y así no te­ner que ir ca­sa por ca­sa. Efec­ti­va­men­te, su idea se con­vir­tió en el pri­mer bu­zón de la his­to­ria.

Cua­tro si­glos des­pués, Co­rreos ha bau­ti­za­do su pro­yec­to pa­ra ace­le­rar star­tups con el nom­bre de es­ta lo­ca­li­dad. Así na­ció el Re­to Leh­ni­ca, que se ma­te­ria­li­za des­de ha­ce un año y me­dio en Co­rreos­labs, el es­pa­cio si­tua­do en Las Ta­blas (Ma­drid), que en su cor­ta vi­da ya ha aco­gi­do diez pro­yec­tos, per­te­ne­cien­tes a las dos con­vo­ca­to­rias rea­li­za­das has­ta el mo­men­to, y que tie­ne el mis­mo im­pul­so pa­ra em­pren­der que aquel car­te­ro po­la­co. Se tra­ta de un es­pa­cio de tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­nar en el que se res­pi­ra ins­pi­ra­ción, la que se ne­ce­si­ta pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos con ca­pa­ci­dad pa­ra sor­pren­der. En de­fi­ni­ti­va, un la­bo­ra­to­rio pa­ra ex­pe­ri­men­tar

di­vi­di­do en seis es­pa­cios en el que ac­tual­men­te tra­ba­jan al­re­de­dor de 40 per­so­nas, en­tre los ga­na­do­res del re­to, que ocu­pan el 80% del es­pa­cio, y otras em­pre­sas que han op­ta­do por uti­li­zar las ins­ta­la­cio­nes por el in­te­rés de su pro­pues­ta en ma­te­ria de lo­gís­ti­ca.

UN AÑO Y 30.000 EU­ROS

Pe­ro, ¿en qué con­sis­te el Re­to Leh­ni­ca? ¿Có­mo atrae Co­rreos a las star­tups has­ta es­te es­pa­cio? En pri­mer lu­gar, me­dian­te una lla­ma­da abier­ta a tra­vés de su pá­gi­na web co­rreos­labs.com, en la que se ofre­cen la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar el es­pa­cio du­ran­te un año; 30.000 eu­ros de ayu­da, co­mo apor­ta­ción al pro­yec­to no co­mo fi­nan­cia­ción, que se tie­nen que jus­ti­fi­car a tra­vés del cum­pli­mien­to de unos hi­tos a lo lar­go de to­do es­te pro­ce­so; y el acom­pa­ña­mien­to de los tu­to­res de Co­rreos que va a per­mi­tir que el pro­yec­to se eje­cu­te.

Exis­ten tres ca­te­go­rías: ex­pe­rien­cia lo­gís­ti­ca, di­gi­ta­li­za­ción y em­pren­di­mien­to so­cial. La con­vo­ca­to­ria es­tá abier­ta du­ran­te dos me­ses (se han pre­sen­ta­do cien pro­yec­tos en­tre las dos edi­cio­nes), a par­tir de ahí se pro­du­ce un pri­mer fil­tro y que­dan unos quin­ce fi­na­lis­tas, de los que el co­mi­té de di­rec­ción de Co­rreos se­lec­cio­na cin­co pa­ra que sean ‘ace­le­ra­dos’.

“Lo que real­men­te pe­di­mos a las star­tups es que ten­gan un en­ca­je den­tro del ne­go­cio de la com­pa­ñía, por­que al fi­nal lo que bus­ca­mos es ha­cer co­sas de la mano con ellas. Ne­ce­si­ta­mos di­ver­si­fi­car y las star­tups ne­ce­si­tan cre­cer, con­se­guir gran­des clien­tes y re­fe­ren­cias. Así que, de es­ta ma­ne­ra, am­bos nos be­ne­fi­cia­mos. Bus­ca­mos que ha­ya una re­la­ción: pue- den ser nues­tros clien­tes, pue­den lle­gar a ser nues­tros pro­vee­do­res o po­de­mos ir de la mano co­mo so­cios. Es­ta­mos ha­cien­do in­no­va­ción. Por ejem­plo, te­ne­mos star­tups en Co­rreos­labs que es­tán re­vo­lu­cio­nan­do la en­tre­ga en el mis­mo día den­tro del sec­tor ali­men­ta­ción, y es­to es al­go que Co­rreos no es­tá ofre­cien­do a sus clien­tes en es­te mo­men­to y que­re­mos ha­cer­lo”, ase­gu­ra el sub­di­rec­tor de in­no­va­ción de Co­rreos, Jordi Es­crue­la.

En Co­rreos­labs se pue­den en­con­trar des­de pro­yec­tos pa­ra di­gi­ta­li­zar edi­fi­cios a em­pre­sas que con­vier­ten los ga­ra­jes en pun­tos de en­tre­ga. So­lo hay dos res­tric­cio­nes pa­ra par­ti­ci­par en el Re­to Leh­ni­ca: la star­tup tie­ne que es­tar cons­ti­tui­da co­mo so­cie­dad o co­mo au­tó­no­mo an­tes de la fe­cha de pu­bli­ca­ción de la lla­ma­da abier­ta y la otra es que la an­ti­güe­dad de la em­pre­sa no sea ma­yor de tres años. Por­que lo que bus­ca una star­tup cuan­do es­tá em­pe­zan­do son clien­tes, y es al­go que se con­si­gue a lo lar­go de es­te pro­ce­so de ace­le­ra­ción.

“Con las star­tups que seleccionamos es­ta­mos un año acom­pa­ñán­do­las con la idea de po­der eje­cu­tar al­gún pi­lo­to con ellas. Y si el pi­lo­to fun­cio­na, lue­go po­der ha­cer ne­go­cio de for­ma con­jun­ta: ir a vi­si­tar a clien­tes y ofre­cer nue­vos ser­vi­cios. La gra­cia de es­te pro­yec­to es que Co­rreos va­ya al rit­mo de star­tup, de­fi­nir una co­la­bo­ra­ción, eje­cu­tar un pro­yec­to, te­ner prue­bas de que fun­cio­na y ver có­mo co­mer­cia­li­zar­lo”, ex­pli­ca Es­crue­la. Y to­do ello des­de una ace­le­ra­do­ra de em­pre­sa que bus­ca re­de­fi­nir la lo­gís­ti­ca, co­mo hi­zo aquel car­te­ro en el si­glo XVII ins­ta­lan­do el pri­mer bu­zón en Leh­ni­ca.

TRA­DI­CIÓN CON VIS­TAS AL MA­ÑA­NA Las ins­ta­la­cio­nes de Co­rreos­labs in­te­gran ele­men­tos icó­ni­cos de la his­to­ria de Co­rreos (las sa­cas con­ver­ti­das en pufs, la bi­ci­cle­ta de car­te­ro) con un di­se­ño van­guar­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.