CUEN­TA ATRÁS PA­RA LA DI­VER­SI­DAD EN LAS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES

En el pró­xi­mo even­to Re­ti­na LTD se ana­li­za­rá el fin de la era de las em­pre­sas mo­no­cro­má­ti­cas.

El País - Retina - - Forma & Función - Por Mon­tse Hi­dal­go Fo­tos de Lau­ra M. Lom­bar­día y San­ti Burgos

En 1997, un es­tu­dio rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos de Har­vard y Prin­ce­ton de­mos­tró que, en au­di­cio­nes he­chas a cie­gas, las mu­je­res ga­na­ban has­ta un 46% de pro­ba­bi­li­da­des de ac­ce­der a or­ques­tas sin­fó­ni­cas. Vein­te años des­pués, la re­la­ción en­tre el ta­len­to y la di­ver­si­dad en la em­pre­sa si­gue sien­do ob­je­to de de­ba­te y asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra la ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes. “Hoy prác­ti­ca­men­te to­das las gran­des em­pre­sas del mun­do —y muy es­pe­cial­men­te las vinculadas a la in­no­va­ción— tie­nen pro­gra­mas pa­ra fo­men­tar la di­ver­si­dad. En nues­tro país son mu­chas las em­pre­sas que lo es­tán po­nien­do en mar­cha, aun­que aún es­te­mos le­jos de las me­jo­res prác­ti­cas del nor­te de Eu­ro­pa”, ex­pli­ca Jai­me Gar­cía Can­te­ro, di­rec­tor de con­te­ni­dos de los even­tos EL PAÍS Re­ti­na y maes­tro de ce­re­mo­nias en el pró­xi­mo Re­ti­na LTD, que ten­drá lu­gar el pró­xi­mo 25 de oc­tu­bre en los au­di­to­rios Nou­vel del Mu­seo Rei­na So­fía (Ma­drid) y es­ta­rá es­pe­cial­men­te cen­tra­do en es­ta ma­te­ria.

No es que nos fal­ten ex­cu­sas pa­ra po­ner­nos las pi­las: de acuer­do con un in­for­me pu­bli­ca­do por Mckin­sey en 2016, las com­pa­ñías con me­jo­res ci­fras de di­ver­si­dad ra­cial y ét­ni­ca tie­nen un 35% más de po­si­bi­li­da­des de lo­grar re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros por en­ci­ma de la me­dia­na de sus com­pe­ti­do­res. Por otro la­do, la di­ver­si­dad de gé­ne­ro me­jo­ra­ba es­tas ex­pec­ta­ti­vas en un 15%. “Si­li­con Va­lley tie­ne en co­mún con la Flo­ren­cia de Leo­nar­do o el Pa­rís de los años 20 su ca­pa­ci­dad pa­ra atraer a gen­te de lu­ga­res, cul­tu­ras y per­fi­les di­fe­ren­tes. La di­ver­si­dad en la crea­ti­vi­dad. La ge­ne­ra­ción de ideas di­fe­ren­tes pre­ci­sa de gen­te con ideas di­fe­ren­tes”, aña­de Gar­cía Can­te­ro.

En Re­ti­na LTD par­ti­ci­pa­rá, en­tre otros, Sa­ra Bie­ger, con­se­je­ra de AXA y so­cia di­rec­to­ra de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en bús­que­da y se­lec­ción de di­rec­ti­vos, Al­to­part­ners. “Hay mu­chas em­pre­sas medianas y pe­que­ñas don­de a es­ta cul­tu­ra to­da­vía le que­da ca­mino por ha­cer. Pe­ro creo que es­ta­mos avan­zan­do”, ex­pli­ca.

EM­PRE­SAS HE­TE­RO­GÉ­NEAS

De to­dos mo­dos, hay avan­ces pen­dien­tes has­ta en las al­tas es­fe­ras. La ma­yo­ría de las em­pre­sas del For­tu­ne 500 no com­par­ten da­tos so­bre el gé­ne­ro o et­ni­ci­dad de sus em­plea­dos, pe­se a que la ca­si to­das pro­cla­man de una u otra ma­ne­ra la im­por­tan­cia de la di­ver­si­dad. ¿Pa­pel mo­ja­do? La ta­rea de ha­cer que la di­ver­si­dad ca­le pa­sa, se­gún Asun­ción So­riano, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Atre­via pa­ra Es­pa­ña, por que el cam­bio sea real y se pa­se del dis­cur­so a la eje­cu­ción. “Son ne­ce­sa­rios dos re­qui­si­tos cla­ve: un pro­pó­si­to cla­ro, de­ci­di­do y com­par­ti­do, y ge­ne­rar com­pli­ci­da­des in­ter­nas. Ahí la co­mu­ni­ca­ción y la con­cien­cia­ción y ejem­pla­ri­dad de los lí­de­res re­sul­ta fun­da­men­tal”, se­ña­la.

To­dos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de po­ner so­bre la me­sa la di­ver­si­dad en su sen­ti­do más am­plio, en ir más allá del gé­ne­ro. “En Es­pa­ña, co­mo te­ne­mos tan­to que avan­zar aún en di­ver­si­dad de gé­ne­ro ca­si to­dos los es­fuer­zos se cen­tran ahí, pe­ro en paí­ses más avan­za­dos tie­nen una vi­sión más am­plia, que in­clu­ye la di­ver­si­dad cul­tu­ral, ra­cial, ge­ne­ra­cio­nal o de per­fi­les pro­fe­sio­na­les”, ra­zo­na Gar­cía. Es­tas bue­nas prác­ti­cas fue­ra de nues­tras fron­te­ras las si­túa Bie­ger en em­pre­sas con pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal. “No­so­tros co­mo Al­to­part­ners tra­ba­ja­mos en va­rios sec­to­res. Las mul­ti­na­cio­na­les son em­pre­sas que, co­mo es­tán en mu­chos paí­ses di­fe­ren­tes, han adap­ta­do las me­jo­res po­lí­ti­cas de to­dos ellos. Ahí es don­de te­ne­mos que mi­rar. Y es­pe­cial­men­te las tec­no­ló­gi­cas y las far­ma­céu­ti­cas”.

Ade­más, las con­se­cuen­cias de una ma­la ges­tión de la di­ver­si­dad no só­lo se re­fle­jan en la cuen­ta de re­sul­ta­dos. Se­gún la en­cues­ta lle­va­da a ca­bo por la fir­ma bri­tá­ni­ca Ba­deno- ch&clark en 2017, uno de ca­da cin­co tra­ba­ja­do­res ad­mi­te ha­ber to­ma­do al­gu­na me­di­da pa­ra ocul­tar su edad, dis­ca­pa­ci­dad o se­xua­li­dad bien en el lu­gar de tra­ba­jo o bien du­ran­te la bús­que­da de em­pleo. “Te­ne­mos una cul­tu­ra de país que vie­ne de una so­cie­dad de pa­triar­ca­do. Es más fá­cil ges­tio­nar la ho­mo­ge­nei­dad que la di­ver­si­dad. Pe­ro un equi­po es mu­cho más ri­co si es di­ver­so y no hay na­da más dé­bil que un equi­po cló­ni­co”, sub­ra­ya Bie­ger.

Los tiem­pos que co­rren tam­po­co de­jan de­ma­sia­das al­ter­na­ti­vas. Man­te­ner las vie­jas prác­ti­cas en un mun­do con nue­vas re­glas pue­de ser tan efec­ti­vo co­mo co­mer so­pa con te­ne­dor. “En la trans­for­ma­ción di­gi­tal, la crea­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad de cues­tio­nar­se las for­mas y pro­ce­sos de­fi­ni­dos ne­ce­si­tan de mi­ra­das di­fe­ren­tes. Pa­ra evi­tar la ex­cu­sa del ‘por­que siem­pre se ha he­cho así’ tal vez sea ne­ce­sa­rio bus­car per­so­nas que nun­ca lo ha­yan he­cho así”, sen­ten­cia Gar­cía Can­te­ro. •

En 2017, Re­ti­na LTD con­vo­có en el Au­di­to­rio Nou­vel del Mu­seo Rei­na So­fía (Ma­drid) a cer­ca de 1.000 asis­ten­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.