Éti­ca ‘hac­ker’

El País - Retina - - Negocio -

Aos hac­kers for­man par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar. Sin em­bar­go, si­gue sien­do ha­bi­tual con­fun­dir a los hac­kers con ci­ber­de­lin­cuen­tes. Por su­pues­to que hay hac­kers de­lin­cuen­tes, co­mo hay fon­ta­ne­ros, mé­di­cos o po­lí­ti­cos que lo son, pe­ro la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal no es con­sus­tan­cial al hac­ker.

El fi­ló­so­fo fin­lan­dés Pek­ka Hi­ma­nen des­cri­bía en La éti­ca del hac­ker los va­lo­res de es­tos en con­tra­po­si­ción a los que Max We­ber pro­po­nía pa­ra la éti­ca pro­tes­tan­te. Si pa­ra We­ber el di­ne­ro era el fin su­pre­mo en la era ca­pi­ta­lis­ta, Hi­ma­nen po­ne la pa­sión por co­no­cer en el cen­tro de la era de la in­for­ma­ción.

De­fi­nía Hi­ma­nen tres va­lo­res fun­da­men­ta­les pa­ra el hac­ker: el de la co­mu­ni­dad, que en mu­chos en­tor­nos lle­ga al ano­ni­ma­to in­di­vi­dual y el so­lo re­co­no­ci­mien­to co­mo gru­po —co­mo Anony­mous— ; el de la pa­sión por lo que ha­ces, que sus­ti­tu­ye al di­ne­ro co­mo fuer­za mo­triz, y el del no res­pe­to a las nor­mas y ma­ne­ras es­ta­ble­ci­das. Es­tos va­lo­res es­tán en las co­mu­ni­da­des hac­kers del MIT cu­ya con­tri­bu­ción fue cla­ve en la crea­ción de In­ter­net, o en la co­mu­ni­dad del Soft­wa­re Li­bre, pe­ro tam­bién en ám­bi­tos aje­nos a la tec­no­lo­gía coin­ci­den hoy con ellos. El grafitero Banksy, colectivos co­mo Ba­su­ra­ma o Zu­loark y mo­vi­mien­tos so­cia­les co­mo Oc­cupy Wall Street o el 15-M son par­tí­ci­pes de esa apuesta des­cen­tra­li­za­do­ra, abier­ta y con­tra­ria a lo es­ta­ble­ci­do que es el ger­men de la éti­ca hac­ker. In­clu­so en la fic­ción, mu­cho an­tes de que lle­ga­ran Mr. Ro­bot y Lisbeth Sa­lan­der, un per­so­na­je en­car­nó co­mo po­cos esos va­lo­res hac­ker: Jimmy Mc­nulty, pro­ta­go­nis­ta de la se­rie The Wi­re. Él y su gru­po de po­li­cías anó­ni­mos se sal­ta­ban cual­quier nor­ma pa­ra des­cu­brir la ver­dad. Mc­nulty no sa­bría pro­gra­mar pe­ro por su­pues­to que era un hac­ker.

Na­da más ale­ja­do de es­tos va­lo­res que los ci­ber­de­li­cuen­tes, por mu­cho que al­gu­nos me­dios si­gan re­fi­rién­do­se a ellos co­mo hac­kers. La ci­ber­de­lin­cuen­cia mue­ve al año más de 600.000 mi­llo­nes de dó­la­res, ca­si el do­ble que el trá­fi­co de dro­gas, y es­tá en ma­nos de ma­fias or­ga­ni­za­das. Su mo­ti­va­ción se pa­re­ce más al ca­pi­ta­lis­mo de We­ber que a la éti­ca hac­ker de Hi­ma­nen. Pe­ro cla­ro, no to­dos los ca­pi­ta­lis­tas son de­lin­cuen­tes. To­dos los hac­kers tam­po­co. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.