… / En­torno /

— La trans­for­ma­ción es­tá a tu al­re­de­dor

El País - Retina - - Entorno -

Ca­da his­to­ria tie­ne un co­mien­zo, pe­ro po­cas ve­ces se le pue­de po­ner una fe­cha exac­ta. La de la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da, por in­creí­ble que pa­rez­ca, sí tie­ne un pun­to de par­ti­da exac­to. El 23 de di­ciem­bre de 1924 se reunie­ron en Gi­ne­bra los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes mun­dia­les de bom­bi­llas, en­tre ellos com­pa­ñías co­mo Os­ram, Phi­llips o Ge­ne­ral Elec­tric. Allí fir­ma­ron un do­cu­men­to por el que se com­pro­me­tían a li­mi­tar la vi­da útil de sus pro­duc­tos a 1.000 ho­ras, en lu­gar de las 2.500 que al­can­za­ban has­ta en­ton­ces. El mo­ti­vo, cla­ro es­tá, era lo­grar ma­yo­res be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. Ha­bía na­ci­do el pri­mer pac­to glo­bal pa­ra es­ta­ble­cer de ma­ne­ra in­ten­cio­na­da una fe­cha de ca­du­ci­dad a un bien de con­su­mo.

Es­te acuer­do ofi­cia­li­za­ba una nue­va era del con­su­mo. A par­tir de en­ton­ces, los fa­bri­can­tes in­cor­po­ra­ron un prin­ci­pio en su mo­de­lo de ne­go­cio que que­dó plas­ma­do en un tex­to de la re­vis­ta Prin­ter’s Ink en 1928: “Un ar­tícu­lo que no se des­gas­ta es una tra­ge­dia pa­ra los ne­go­cios”. En la dé­ca­da de los cin­cuen­ta se le pu­so un nom­bre: ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da. En unos EE UU en ple­na ex­pan­sión co­mer­cial, el di­se­ña­dor in­dus­trial Brooks Ste­vens po­pu­la­ri­zó el tér­mino, que de­fi­nió de ma­ne­ra elo­cuen­te: “Ins­ta­lar en el com­pra­dor el de­seo de po­seer al­go un po­co más nue­vo, un po­co me­jor, un po­co an­tes de lo ne­ce­sa­rio”.

“Aque­lla ob­so­les­cen­cia era un mo­de­lo de cla­ses me­dias, plan­tea­ba un bie­nes­tar ge­ne­ral, un con­su­mo más ge­ne­ra­li­za­do y no re­du­ci­do a círcu­los bur­gue­ses”, ex­pli­ca Luis En­ri­que Alon­so, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y au­tor de li­bros co­mo La era del con­su­mo. Sin em­bar­go, a me­di­da que la tec­no­lo­gía se desa­rro­lla­ba y al­can­za­ba ma­yo­res ni­ve­les de com­ple­ji­dad, la ob­so­les­cen­cia fue se­pa­rán­do­se de esa vi­sión naïf y po­si­ti­va del con­su­mo al al­can­ce de to­dos y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co al que no se le adi­vi­na­ba un fin. “Aho­ra es un fe­nó­meno mu­chí­si­mo más di­se­mi­na­do e in­te­gra­do, se ha con­ver­ti­do en al­go mu­cho más si­bi­lino y po­de­ro­so”, apun­ta Alon­so. El mo­ti­vo ya no es­tá en los bie­nes de con­su­mo, sino en nues­tra ca­be­za.

ES­TA­DO MEN­TAL: OB­SO­LES­CEN­CIA

La rea­li­za­do­ra ale­ma­na Co­si­ma Dan­no­rit­zer em­pe­zó a tra­ba­jar a fi­na­les de la dé­ca­da pa­sa­da en un do­cu­men­tal que abor­da­ba el fe­nó­meno de la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da. “Cuan­do co­men­cé a in­tere­sar­me por el te­ma pen­sa­ba en­con­trar al­gu­nas em­pre­sas que uti­li­za­ban esa prác­ti­ca pa­ra ga­nar más di­ne­ro, pe­ro me di cuen­ta de que se tra­ta de al­go sis­té­mi­co, que to­da nues­tra eco­no­mía de­pen­de de ella”, re­cuer­da. Su do­cu­men­tal, Com­prar, ti­rar, com­prar, es­tre­na­do en 2011, pro­por­cio­nó una vi­sión glo­bal so­bre los pe­li­gros de es­te ci­clo in­fi­ni­to del con­su­mo, y sus con­se­cuen­cias más allá de nues­tros bol­si­llos.

“La eco­no­mía del cre­ci­mien­to di­fun­de un mie­do a sa­lir de ese sis­te­ma”, afir­ma Dan­no­rit­zer. “Pa­re­ce que si no exis­tie­se ese cre­ci­mien­to nos vol­ve­ría­mos po­bres, que no ten­dría­mos tra­ba­jo, ca­si co­mo una vuel­ta a la Edad Me­dia… pe­ro no es ver­dad. Ha ha­bi­do otros sis­te­mas an­tes y ha­brá otros des­pués”. Luis En­ri­que Alon­so con­fir­ma es­te fe­nó­meno que va­rios au­to­res han de­no­mi­na­do ob­so­les­cen­cia psi­co­ló­gi­ca o cog­ni­ti­va. “Hay un dis­cur­so de la ame­na­za muy fuer­te: in­di­vi­duos que se van a que­dar fue­ra del sis­te­ma fun­cio­nal si no tie­nen de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos. La ob­so­les­cen­cia ya no tie­ne ese sen­ti­do po­si­ti­vo de lla­mar al cre­ci­mien­to y el bie­nes­tar, sino que in­clu­ye un ele­men­to de ex­clu­sión”.

La pu­bli­ci­dad ha ju­ga­do un pa­pel cla­ve en es­te cam­bio en nues­tra psi­que que nos em­pu­ja a que­rer, por ejem­plo, ese smartp­ho­ne nue­vo sin plan­tear­nos si­quie­ra si el que ya te­ne­mos to­da­vía fun­cio­na. “Si ves los anun­cios de ha­ce dos o tres generaciones, ven­dían que su pro­duc­to era me­jor, que su co­che era más rá­pi­do, pe­ro aho­ra a ve­ces ni te mues­tran ese pro­duc­to. Vin­cu­lan los ob­je­tos y la fun­ción que tie­nen a nues­tras in­se­gu­ri­da-

des”, ex­pli­ca Dan­no­rit­zer. “Den­tro de es­te con­tex­to, he­mos acep­ta­do co­mo al­go nor­mal el he­cho de ti­rar un ob­je­to cuan­do ya no fun­cio­na. Lo ve­mos co­mo un de­re­cho: yo lo pue­do ti­rar y al­guien se tie­ne que ocu­par de esos re­si­duos. Y no es tan fá­cil si pen­sa­mos en el fu­tu­ro y lo que pue­de pa­sar con nues­tro pla­ne­ta”. La di­rec­to­ra ale­ma­na apun­ta a otra de las con­se­cuen­cias de la ob­so­les­cen­cia, qui­zás la más apre­mian­te y ame­na­za­do­ra.

MON­TA­ÑAS DE BA­SU­RA

En 2025 se ge­ne­ra­rán 53,9 mi­llo­nes de to­ne­la­das de desechos pro­ce­den­tes de pro­duc­tos elec­tró­ni­cos, se­gún la Ofi­ci­na In­ter­na­cio­nal de Re­ci­cla­je (Bu­reau of In­ter­na­tio­nal Recy­cling). Pe­ro gran par­te de esa cha­ta­rra no es­tá a nues­tra vis­ta, sino en lu­ga­res co­mo Ag­bog­blos­hie, una zo­na cer­ca­na a Ac­cra (Gha­na) que se ha con­ver­ti­do en un in­men­so ver­te­de­ro al que van a pa­rar esos te­lé­fo­nos, or­de­na­do­res o elec­tro­do­més­ti­cos que de­ja­ron de fun­cio­nar y que era más sen­ci­llo re­em­pla­zar que arre­glar. Otros paí­ses co­mo Pa­kis­tán son el des­tino fi­nal de los 41 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ra elec­tró­ni­ca que ge­ne­ra­mos ca­da año, se­gún Na­cio­nes Uni­das.

“La eco­no­mía del cre­ci­mien­to y la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da no fun­cio­na a lar­go pla­zo por­que no po­de­mos ace­le­rar siem­pre, hay un to­pe de re­cur­sos, de ener­gía”, ad­vier­te Dan­no­rit­zer. “Es un sis­te­ma que fun­cio­na­ba bien en la dé­ca­da de 1920, en los años 30, 40… pe­ro no es al­go que se pue­da man­te­ner. O nos que­da­mos sin re­cur­sos y ener­gía o lle­na­mos el pla­ne­ta de ba­su­ra in­ne­ce­sa- ria”. En su do­cu­men­tal Com­prar, ti­rar, com­prar, el eco­no­mis­ta Serge La­tou­che, par­ti­da­rio de la ideo­lo­gía del de­cre­ci­mien­to, lo ex­pre­sa de ma­ne­ra más grá­fi­ca: “Con la so­cie­dad del cre­ci­mien­to va­mos to­dos en un bó­li­do que ya na­die pi­lo­ta, que va a to­da ve­lo­ci­dad y cu­yo des­tino es un muro”.

“La ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con el mo­de­lo de cre­ci­mien­to, que es de­pre­da­dor del me­dio am­bien­te”, ase­gu­ra Luis En­ri­que Alon­so. “Da la im­pre­sión de que si se ins­tau­ran me­di­das más res­tric­ti­vas se ra­len­ti­za el cre­ci­mien­to, al­go que pue­de te­ner un cos­te po­lí­ti­co”, pro­si­gue el ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía. “Ca­da vez te­ne­mos más re­fe­ren­cias y mo­de­los

“Ve­mos co­mo un de­re­cho ti­rar un ob­je­to que no fun­cio­na: yo lo ti­ro y otro se ocu­pa­rá de los re­si­duos”.

po­si­bles de con­vi­ven­cia, más ra­cio­na­les y sos­te­ni­bles y, sin em­bar­go, im­pe­ra el cor­to pla­zo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que so­lo to­ma el cre­ci­mien­to del PIB co­mo re­fe­ren­cia. La su­per­vi­ven­cia de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y de los pro­pios go­bier­nos se ri­gen por esos in­di­ca­do­res”.

“La lu­cha em­pie­za ya con el di­se­ño de los pro­duc­tos, con con­se­guir que se di­se­ñen co­sas que se pue­dan arre­glar”, de­fien­de Co­si­ma Dan­no­rit­zer. “Por ejem­plo, es muy di­fí­cil que pue­das cam­biar aho­ra tú mis­mo una ba­te­ría de or­de­na­dor. Tam­bién de­be­ría­mos te­ner más in­for­ma­ción. Dis­po­ner, en­tre otros, de una eti­que­ta que te di­ga cuán­to du­ra un pro­duc­to, o cuán­ta ener­gía

SA­LIR DE LA RUE­DA

Cuan­do los fa­bri­can­tes de bom­bi­llas se reunie­ron en Gi­ne­bra en 1924, una de esas sen­ci­llas fuen­tes de luz lle­va­ba ya 23 años alum­bran­do de for­ma inin­te­rrum­pi­da un par­que de bom­be­ros de Li­ver­mo­re, en Ca­li­for­nia. Hoy, esa bom­bi­lla si­gue en­cen­di­da 117 años des­pués, con­ver­ti­da en una atracción tu­rís­ti­ca lo­cal, pe­ro tam­bién en el sím­bo­lo de la po­si­bi­li­dad de crear pro­duc­tos mu­cho más per­du­ra­bles que lo que dic­ta el mer­ca­do ob­so­les­cen­te.

“Es ne­ce­sa­rio un nue­vo pac­to so­cial en el que se in­clu­yan unas re­glas de jue­go más ra­cio­na­les, y que no pa­rez­ca que el con­su­mi­dor fi­nal es el que tie­ne que arre­glar to­do el des­a­gui­sa­do”, ex­pli­ca Alon­so. Lo cier­to es que la con­cien­cia­ción so­bre los efec­tos de la ob­so­les­cen­cia va cre­cien­do, no so­lo en­tre los ciu­da­da­nos. Fran­cia es el país de la Unión Eu­ro­pea que se ha to­ma­do más en se­rio la lu­cha con­tra la ob­so­les­cen­cia, es­ta­ble­cien­do penas de has­ta dos años de pri­sión y mul­tas de 300.000 eu­ros a las em­pre­sas que vio­len las le­yes de de­fen­sa del con­su­mi­dor.

Lae­ti­tia Vas­seur es la co­fun­da­do­ra de HOP, si­glas de Hal­te à l’ob­so­les­cen­ce Pro­gram­mée (Al­to a la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da). Su or­ga­ni­za­ción ha tra­ba­ja­do co­mo gru­po de pre­sión pa­ra que le­gis­la­do­res y em­pre­sas re­cha­cen un mo­de­lo eco­nó­mi­co ba­sa­do en pro­du­cir ob­je­tos tre­men­da­men­te pe­re­ce­de­ros. “An­tes de las úl­ti­mas elec­cio­nes en Fran­cia, les pre­gun­ta­mos a to­dos los can­di­da­tos so­bre su pro­gra­ma en

“La lu­cha em­pie­za por el di­se­ño de co­sas que se pue­dan arre­glar y por sa­ber cuán­to du­ra un pro­duc­to”.

SEELAMPUR

se ha em­plea­do pa­ra con­fec­cio­nar­lo. De­be­ría­mos te­ner ese de­re­cho”.

ma­te­ria de ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da”, cuen­ta Vas­seur. “Aho­ra tra­ba­ja­mos jun­to al Go­bierno pa­ra fo­men­tar ini­cia­ti­vas de eco­no­mía cir­cu­lar”.

Una de las reivin­di­ca­cio­nes de HOP pa­sa por que los fa­bri­can­tes ofrez­can ma­yor in­for­ma­ción so­bre sus pro­duc­tos al con­su­mi­dor. “So­bre to­do, que se pon­ga de ma­ni­fies­to la du­ra­bi­li­dad de esos bie­nes de con­su­mo, de ma­ne­ra que el con­su­mi­dor pue­da com­pa­rar y ele­gir aque­llos pro­duc­tos que du­ran más”, pro­si­gue Vas­seur. “Es­ta pro­pues­ta fue apro­ba­da por el Go­bierno y aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do en su im­ple­men­ta­ción”.

En otros ca­sos, su ac­ción es in­clu­so más di­rec­ta. A co­mien­zos de es­te año, HOP de­man­dó a dis­tin­tos fa­bri­can­tes tec­no­ló­gi­cos, en­tre ellos Ap­ple y Ep­son. A la em­pre­sa de im­pre­so­ras la acu­san de pro­vo­car que sus má­qui­nas de­jen de fun­cio­nar de ma­ne­ra in­ten­cio­na­da por la in­tro­duc­ción de un chip que li­mi­ta su vi­da útil, al­go que tam­bién se ex­pre­sa­ba en el do­cu­men­tal

Com­prar, ti­rar, com­prar. “Que­re­mos que es­te ti­po de em­pre­sas reac­cio­nen y cam­bien su po­lí­ti­ca”, afir­ma Vas­seur. “Y es­ta­mos em­pe­zan­do a ver un cam­bio de men­ta­li­dad en mu­chas de ellas”.

“En Es­pa­ña no se han to­ma­do ape­nas me­di­das pa­ra com­ba­tir es­ta prác­ti­ca”, ex­pli­ca En­ri­que Gar­cía Ló­pez, del de­par­ta­men­to de co­mu­ni­ca­ción de la OCU. La Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña in­for­ma­ti­va con­tra lo que lla­man ob­so­les­cen­cia pre­ma­tu­ra, con consejos pa­ra que el usuario la evi­te. “Por ejem­plo, que eli­jan pro­duc­tos di­se­ña­dos de for­ma que no ha­ya pie­zas de ca­li­dad de­fi­cien­te, o que el pre­cio de los con­su­mi­bles no sea su­pe­rior al del pro­duc­to nue­vo”. Otras aso­cia­cio­nes, co­mo la ca­ta­la­na Mi­llor que Nou [Me­jor que nue­vo], pro­mue­ven la re­pa­ra­ción de apa­ra­tos y el in­ter­cam­bio co­mo al­ter­na­ti­va a ge­ne­rar ma­yor nú­me­ro de desechos tec­no­ló­gi­cos.

Esa eco­no­mía cir­cu­lar es una de las ini­cia­ti­vas que tam­bién es­tán sien­do apo­ya­das por la Unión Eu­ro­pea. Se­gún la Eu­ro­cá­ma­ra, las mar­cas de tec­no­lo­gía de­ben per­mi­tir que se ex­trai­gan las pie­zas de sus pro­duc­tos pa­ra ser re­em­pla­za­das; por ejem­plo, las ba­te­rías de los mó­vi­les. Tam­bién se plan­tea la crea­ción de una eti­que­ta pa­ra pro­duc­tos fá­ci­les de re­pa­rar. Sin em­bar­go, en una épo­ca en la que la vi­da útil de los apa­ra­tos se re­du­ce ca­da año, no pa­re­ce una ta­rea fá­cil.

Mien­tras la le­gis­la­ción avan­za en pa­ra­le­lo a la con­cien­cia­ción pú­bli­ca, ca­da de­ci­sión im­por­ta. “Siem­pre di­go que ca­da uno pue­de cam­biar pe­que­ñas co­sas”, cuen­ta Co­si­ma Dan­no­rit­zer. “Si me que­do mi mó­vil un año más no me va a arrui­nar la vi­da, y si to­dos ha­ce­mos lo mis­mo se ti­ra­rían me­nos mó­vi­les”. Ya no so­lo se tra­ta de al­go que afec­te a nues­tra eco­no­mía do­més­ti­ca, sino qui­zás a nues­tra su­per­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.