Las apps de ci­tas son la nue­va píl­do­ra Te­re­sa Be­llón

Las re­des pa­ra li­gar traen otra re­vo­lu­ción se­xual... y un fa­bu­lo­so ne­go­cio.

El País - Retina - - Singular - Ilus­tra­ción de

No siem­pre fue li­bre la elec­ción de pa­re­ja. So­bre to­do pa­ra la mu­jer, tan­tas ve­ces tra­ta­da co­mo mer­can­cía. En el si­glo V an­tes de Cris­to, el grie­go He­ró­do­to —qui­zás el pri­mer re­por­te­ro— co­no­ció en Ba­bi­lo­nia una cos­tum­bre ho­rri­ble a ojos de hoy que él aplau­día: las subas­tas de don­ce­llas. Una vez al año, las mu­je­res ca­sa­de­ras se ofre­cían en la pla­za “no por es­cla­vas, sino pa­ra que sean es­po­sas de los com­pra­do­res”. Pri­me­ro iban las más atrac­ti­vas, que se ven­dían ca­ro; des­pués, las me­nos agra­cia­das con su do­te. La ca­ja, di­gá­mos­lo así, era so­li­da­ria. “Con eso las be­llas do­ta­ban a las feas y a las con­tra­he­chas”, ce­le­bra­ba el cro­nis­ta, que creía esa ley “muy sa­bia” —en re­la­ción con otros usos de la épo­ca— y la­men­ta­ba su fin con la caí­da del im­pe­rio ba­bi­ló­ni­co, es­cri­bió en el li­bro Clío.

Por des­gra­cia, las bodas for­za­das per­vi­ven en me­dio mun­do, pe­ro he­mos ido a me­jor. La ilus­tra­ción im­pul­só la libertad in­di­vi­dual, el ro­man­ti­cis­mo su­bli­mó el amor, las re­vo­lu­cio­nes de los se­sen­ta eman­ci­pa­ron a la ju­ven­tud, la píl­do­ra dio un em­pu­jón... Y aho­ra li­ga­mos en las apps: Tin­der, Mee­tic, Happn, Grindr. Has­ta ha­ce po­co ele­gía­mos pa­re­ja sin coac­ción, pe­ro ca­si siem­pre en un círcu­lo li­mi­ta­do: co­le­gas de es­tu­dios o la­bo­ra­les, ami­gos, ami­gos de ami­gos o, si aca­so, con­cu­rren­tes en ba­res y dis­co­te­cas una no­che lo­ca. Un ter­cio de quie­nes se ca­san hoy en EE UU se co­no­cie­ron on­li­ne. Y has­ta un 70% de las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les.

El fe­nó­meno ha si­do por­ta­da en The Eco­no­mist (con el tí­tu­lo “Mo­dern lo­ve”), vis­to co­mo cam­bio so­cial y co­mo fa­bu­lo­so ne­go­cio: 4.600 mi­llo­nes de dó­la­res y su­bien­do. Las apps no so­lo ayu­dan a ven­cer la ti­mi­dez: ade­más de­mues­tran más tino. Sur­gen pa­re­jas con­sis­ten­tes, con más afinidades, me­nos frá­gi­les. Más fe­li­ces, con­clu­ye el se­ma­na­rio. Cla­ro que al­gu­nos tam­po­co lo­gra­rán com­pa­ñía así. La app te ayu­da con la pri­me­ra ci­ta, pe­ro la se­duc­ción en vi­vo aún es co­sa tu­ya.

¿Es una nue­va re­vo­lu­ción se­xual? Que se lo di­gan a los chi­nos: la red Tan­tan ha dis­pa­ra­do las re­la­cio­nes in­for­ma­les en un país tan con­ser­va­dor que la ma­yo­ría de bodas aún las pac­tan las fa­mi­lias.

Va­le, ca­be el re­ce­lo. Sa­be­mos muy po­co de las tri­pas de es­tos al­go­rit­mos, lo que per­mi­te te­mer la dis­cri­mi­na­ción. E in­quie­ta la con­cen­tra­ción de tan­to da­to no ya pri­va­do, sino ín­ti­mo. Tin­der, Mee­tic y Match son de la mis­ma com­pa­ñía. Tan­tan fue com­pra­da por su ri­val Mo­mo. Fa­ce­book, con to­do lo que sa­be ya de no­so­tros, pre­pa­ra su ser­vi­cio Da­ting.

El pas­tel es ju­go­so: en 2017 ca­si se du­pli­có. Tin­der so­lo es­tá de­trás de Net­flix co­mo app de más in­gre­sos. Hay mu­cho di­ne­ro en jue­go en tus amo­ríos, es­ta­bles o efí­me­ros. Li­bres en to­do ca­so. La mer­can­cía no eres tú, ¿ver­dad que no?

RI­CAR­DO DE QUE­ROL Di­rec­tor de Cin­co Días y EL PAÍS Re­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.