CA­REN­CIAS DEL EM­PREN­DI­MIEN­TO

El País - Retina - - Negocio - Mi­guel Vi­cen­te, An­tai Ven­tu­re

«Ne­ce­si­ta­mos más spin off del en­torno uni­ver­si­ta­rio, que sal­gan de allí más pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les».

uris­tas y man­te­ros co­pan el es­pa­cio en los al­re­de­do­res del Puer­to de Bar­ce­lo­na, uno de esos me­dio­días la­bo­ra­bles ve­ra­nie­gos en los que la ciu­dad de ver­dad se re­fu­gia en ofi­ci­nas con ai­re acon­di­cio­na­do o, sim­ple­men­te, ha hui­do des­pa­vo­ri­da del as­fal­to. Mi­guel Vi­cen­te es una ex­cep­ción en el abi­ga­rra­do pai­sa­je urbano: tie­ne su des­pa­cho ahí mis­mo, en el Pier01, un an­ti­guo al­ma­cén de más de 10.000 me­tros cua­dra­dos ce­di­do por la au­to­ri­dad por­tua­ria en el que hoy con­vi­ven ca­si 200 star­tups.

Vi­cen­te (na­ci­do en Vi­na­roz, Cas­te­llón, en 1972) no es­tá re­la­cio­na­do con to­do lo que su­ce­de allí, pe­ro ca­si: pre­si­de Bar­ce­lo­na Tech City, la en­ti­dad pri­va­da que ges­tio­na las ins­ta­la­cio­nes y, so­bre to­do, pro­mue­ve el atrac­ti­vo de la ciu­dad co­mo fo­co de in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca glo­bal. Ade­más, en el Pier01 se alo­jan va­rias de las em­pre­sas en las que par­ti­ci­pa ac­cio­na­rial­men­te a tra­vés de An­tai Ven­tu­re, el vehícu­lo de in­ver­sión que creó jun­to a Ge­rard Oli­vé y Jordi San­llehi, tras ven­der, en 2011, la ma­yo­ría de Lets Bo­nus, una pla­ta­for­ma de ofer­tas y des­cuen­tos on­li­ne. Fue su pri­me­ra aven­tu­ra co­mo em­pre­sa­rio. Hoy se de­fi­ne co­mo un “em­pren­de­dor en se­rie” y se mues­tra muy es­cu­rri­di­zo pa­ra ha­blar, con una gra­ba­do­ra de­lan­te, de los de­ta­lles de sus in­ver­sio­nes em­pre­sa­ria­les.

Lle­va ya en es­to mu­chos años. ¿Qué ha cam­bia­do en es­te tiem­po en el mun­di­llo de los em­pren­de­do­res?

Ha­ce diez años se crea­ban star­tups pa­ra Es­pa­ña y el mer­ca­do latinoamericano, y co­mo mu­cho se pen­sa­ba en al­gún mer­ca­do eu­ro­peo, co­mo Ita­lia. Aho­ra se pien­sa en un mer­ca­do glo­bal, y en Es­pa­ña co­mo el mer­ca­do de prue- bas. Cual­quier star­tup que se fun­da en Bar­ce­lo­na es­tá com­pi­tien­do con otra de Ber­lín, por ejem­plo, por el di­ne­ro de un fon­do in­ter­na­cio­nal con el que se lan­za a con­quis­tar Es­ta­dos Uni­dos. Eso es lo más im­por­tan­te: que el em­pren­de­dor tie­ne una vi­sión glo­bal.

Y tam­bién ha ma­du­ra­do mu­cho el ta­len­to em­pren­de­dor. Ha­ce diez años la per­so­na que es­ta­ba muy pre­pa­ra­da que­ría ir­se a la ban­ca de in­ver­sión; aho­ra quie­re crear una star­tup.

So­lo en es­te edi­fi­cio hay 180 star­tups; se­gún da­tos de Bar­ce­lo­na Tech City, en la ciu­dad hay unas 1.500 star­tups, que em­plean a 30.000 per­so­nas. ¿Hay cier­to ries­go de bur­bu­ja?

Bar­ce­lo­na siem­pre ha si­do una ciu­dad de py­mes y de em­pre­sa­rios; lo que ocu­rre es que aho­ra con la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca a los em­pre­sa­rios los lla­ma­mos em­pren­de­do­res y a las py­mes star­tups, por­que las nue­vas fá­bri­cas son tec­no­ló­gi­cas. ¿Cuán­tos res­tau­ran­tes se abren y se cie­rran en un mes en Es­pa­ña? Pues es­ta­mos así en In­ter­net; eso es la nor­ma­li­dad. Así que no creo que ha­ya una bur­bu­ja, de he­cho nos fal­ta ca­mino por re­co­rrer.

¿Y exac­ta­men­te cuá­les son las ca­ren­cias del em­pren­di­mien­to en Es­pa­ña?

Es­to es una com­pe­ti­ción glo­bal en­tre sis­te­mas de em­pren­di­mien­to, así es co­mo te­ne­mos que plan­tear­lo. Y en es­te te­rreno, aun­que te­ne­mos gran­des es­cue­las de ne­go­cios, ne­ce­si­ta­mos más spin off del en­torno uni­ver­si­ta­rio, que sal­gan de allí más pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les. Ya hay al­gu­nos ca­sos, pe­ro ne­ce­si­ta­mos más. El mar­gen de me­jo­ra del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor es­pa­ñol es­tá en las uni­ver­si­da­des; esa es la pie­za que nos fal­ta.

Vol­vien­do a Bar­ce­lo­na, ¿có­mo les ha afec­ta­do la cri­sis po­lí­ti­ca? Da la im­pre­sión de que la ciu­dad no ha per­di­do atrac­ti­vo pa­ra el sec­tor tec­no­ló­gi­co, fren­te a lo que ha su­ce­di­do en ne­go­cios más tra­di­cio­na­les. ¿Tie­ne más fuer­za la mar­ca Bar­ce­lo­na que la mar­ca Ca­ta­lu­ña?

No voy a res­pon­der a pre­gun­tas po­lí­ti­cas, en­tre otras co­sas por­que en Bar­ce­lo­na Tech City con­vi­ven to­do ti­po de sen­si­bi­li­da­des. So­lo me gus­ta­ría re­sal­tar que en los úl­ti­mos me­ses com­pa­ñías glo­ba­les co­mo Nestlé o Ama­zon han apos­ta­do por Bar­ce­lo­na de­bi­do a la ca­pa­ci­dad de la ciu­dad pa­ra atraer ta­len­to. Es­te edi­fi­cio en el que es­ta­mos es una prue­ba de esa ca­pa­ci­dad.

De­fi­ne An­tai Ven­tu­re co­mo una “fá­bri­ca de star­tups”, y por aquí han pa­sa­do, o es­tán, to­do ti­po de em­pre­sas: Wa­lla­pop, Cor­ner­job, Just­bell, Pron­to­pi­so, Car­no­vo, De­li­berry, Mar­mo­ta… ¿Cuál es el fac­tor fun­da­men­tal al de­ci­dir si se in­vier­te o no en un pro­yec­to?

El equi­po, lo im­por­tan­te es te­ner el me­jor equi­po. Mu­chas ve­ces una star­tup no tie­ne na­da que ver con lo que se­rá den­tro de cin­co años; son los bue­nos equi­pos los que son ca­pa­ces de dar la vuel­ta a un pro­yec­to. Y tam­bién es fun­da­men­tal la de­di­ca­ción, la am­bi­ción de los pro­mo­to­res. A ve­ces al­guien me ha­bla in­for­mal­men­te de al­gu­na star­tup en la que se ha im­pli­ca­do, pa­ra ver si in­ver­ti­mos. Y lue­go me di­ce que le de­di­ca so­lo al­gu­nas ho­ras “por­que de­jar su tra­ba­jo se­ría muy arries­ga­do”. ¿Así que le pi­des al in­ver­sor que arries­gue di­ne­ro pe­ro tú no es­tás dis­pues­to a arries­gar?

An­tai par­ti­ci­pó en la gé­ne­sis de Glo­vo, cuan­do en 2015 se fu­sio­nó con una de las em­pre­sas que us­te­des crea­ron, Just­bell. Glo­vo es un sím­bo­lo de éxi­to — en ju­lio ce­rró una ron­da de fi­nan­cia­ción de 115 mi­llo­nes—, pe­ro tam­bién se la per­ci­be co­mo ejem­plo de los des­ajus­tes en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les que pro­vo­ca la tec­no­lo­gía. ¿Qué opi­na?

Yo no soy por­ta­voz de la com­pa­ñía, así que le da­ría la pa­la­bra a Os­car Pie­rre, el CEO y un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co de em­pren­de­dor que reúne ju­ven­tud, bri­llan­tez, ma­du­rez y ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. Me que­do con la enor­me par­te po­si­ti­va de em­pre­sas co­mo Glo­vo, si bien hay que ir pu­lien­do aque­llos as­pec­tos en los que la tec­no­lo­gía pue­da ge­ne­rar in­co­mo­di­dad en los colectivos más dé­bi­les.

¿Pue­de lle­gar la tec­no­lo­gía a des­hu­ma­ni­zar las re­la­cio­nes la­bo­ra­les?

La tec­no­lo­gía nos lle­va a una so­cie­dad más meritocrática, con más igual­dad de opor­tu­ni­da­des. En es­tos ne­go­cios a na­die le va a in­tere­sar quién es tu pa­dre y nin­gún fon­do de ca­pi­tal ries­go se va a fi­jar en tu ape­lli­do. Lo que te pre­gun­tan es qué has he­cho y por qué vas a triun­far. Se­rá tu ta­len­to, tu lu­cha, tu es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio… lo que te lle­va­rá a los si­tios.

Así que su­pon­go que us­ted se­rá de los que da el úl­ti­mo em­pu­jón a los que es­tán pen­san­do en em­pren­der.

Es una ex­pe­rien­cia vi­tal úni­ca, equi­va­len­te a 18 más­te­res y tres ca­rre­ras con­den­sa­dos en una es­pe­cie de pas­ti­lla ro­ja, co­mo en la fa­mo­sa es­ce­na de

Ma­trix. Pe­ro hay que te­ner siem­pre pre­sen­te que em­pren­der lle­va im­plí­ci­ta una al­ta po­si­bi­li­dad de fra­ca­so. Te­ne­mos que acep­tar la cul­tu­ra del error, des­mi­ti­fi­car el fra­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.