SE­GU­RI­DAD POR DI­SE­ÑO

El País - Retina - - Negocio - Xabier Mit­xe­le­na, Ac­cen­tu­re Se­cu­rity

«Igual que he­mos con­se­gui­do de­fi­nir los es­tán­da­res de ca­li­dad en nues­tros pro­duc­tos y ser­vi­cios, de­be­mos in­cluir la se­gu­ri­dad co­mo es­tán­dar».

En ma­yo de es­te año el Ban­co de Mé­xi­co re­co­no­cía cin­co ci­be­ra­ta­ques con­se­cu­ti­vos a ban­cos del país. El cuar­to, el úni­co exi­to­so, con­si­guió ro­bar más de 300 mi­llo­nes de pe­sos (unos 13,5 mi­llo­nes de eu­ros). En 2016, 21 ata­ques se­gui­dos ro­ba­ron 20 mi­llo­nes de eu­ros al Ban­co de Ru­sia y un so­lo ata­que es­tu­vo a pun­to de cos­tar­le 950 mi­llo­nes al Ban­co de Ban­gla­desh: fue de­tec­ta­do cuan­do los ci­be­ra­ta­can­tes se ha­bían lle­va­do ya más de 90 mi­llo­nes de dó­la­res (cer­ca de 78 mi­llo­nes de eu­ros).

El sec­tor fi­nan­cie­ro, y es­pe­cí­fi­ca­men­te la ban­ca, ha es­ta­do siem­pre en­tre los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de los ci­be­ra­ta­ques. El FMI aler­ta de que es­tas pér­di­das po­drían lle­gar has­ta los 300.000 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos años, afec­tan­do no so­lo a los ban­cos sino a star­tups del eco­sis­te­ma fin­tech. De he­cho, a prin­ci­pios de 2018 ci­ber­de­lin­cuen­tes sus­tra­je­ron más de 500 mi­llo­nes dó­la­res (432 mi­llo­nes de eu­ros) a la pla­ta­for­ma ni­po­na de crip­to­mo­ne­das Coin­check; el ro­bo se con­si­de­ra el ma­yor de la his­to­ria.

Los ban­cos son cons­cien­tes de es­te ries­go. “La ac­ti­vi­dad con­ti­nua­da del ci­ber­cri­men ha­ce que de­ba­mos es­tar con­ti­nua­men­te re­vi­san­do nues­tras ca­pa­ci­da­des de pro­tec­ción, de­tec­ción y res­pues­ta, me­jo­ran­do los pro­ce­sos 24x7 y con­si­de­ran­do la se­gu­ri­dad des­de el di­se­ño en to­das las nue­vas ini­cia­ti­vas”, afir­ma Joan Puig, di­rec­tor de Se­gu­ri­dad de la In­for­ma­ción de Ban­co Sa­ba­dell. Pe­se a la cri­sis, que con­ge­ló la in­ver­sión en prác­ti­ca­men­te to­das las áreas, el pre­su­pues­to de­di­ca­do a se­gu­ri­dad ha au­men­ta­do de for­ma cons­tan­te, en el ca­so del Sa­ba­dell un 25% anual des­de 2015 y con pre­vi­sión de se­guir cre­cien­do por en­ci­ma del 11% anual has­ta 2020.

LOS CLIEN­TES CO­MO OB­JE­TI­VO

Con los ban­cos for­ta­le­cien­do sus me­ca­nis­mos de de­fen­sa, son los clien­tes la bre­cha fun­da­men­tal de se­gu­ri­dad y don­de los ci­ber­cri­mi­na­les cen­tran sus ata­ques. La ma­yo­ría de las pér­di­das por ci­ber­cri­men es­tán re­la­cio­na­das con ro­bos de iden­ti­dad, en­ga­ños a clien­tes o in­fec­cio­nes con vi­rus de sus or­de­na­do­res per­so­na­les y, ca­da vez más, mó­vi­les. En la lu­cha con­tra es­tos ata­ques los ban­cos en­cuen­tran alia­dos en el big da­ta y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Puig ex­pli­ca có­mo el Ban­co Sa­ba­dell apli­ca téc­ni­cas de apren­di­za­je au­to­má­ti­co que per­mi­ten de­tec­tar frau­des en por­cen­ta­jes cer­ca­nos al 95% de los ca­sos. Ban­co San­tan­der tam­bién uti­li­za In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra de­tec­tar malwa­re aún no iden­ti­fi­ca­do en los dis­po­si­ti­vos de ac­ce­so de sus clien­tes.

Una de las apli­ca­cio­nes es­tre­lla del big da­ta a la se­gu­ri­dad es­tá en el cam­po de la bio­me­tría y el aná­li­sis del com­por­ta­mien­to. “El aná­li­sis avan­za­do de las in­ter­ac­cio­nes de nues­tros clien­tes con los ca­na­les web y mó­vil pa­ra de­tec­tar des­víos en el com­por­ta­mien­to ha­bi­tual per­mi­te evi­tar frau­des”, ex­pli­ca Puig. Es­te aná­li­sis pue­de me­dir des­de el tiem­po que tar­da­mos en te­clear nues­tra cla­ve, la fuer­za con la que pre­sio­na­mos las te­clas o la ma­ne­ra en la que so­le­mos na­ve­gar por la web del ban­co. Ban­co San­tan­der es­tá lle­van­do es­te aná­li­sis bio­mé­tri­co a otros ca­na­les. En al­gu­nos paí­ses ha em­pe­za­do a uti­li­zar la bio­me­tría de la voz en call cen­ters.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.