SO­MOS OB­JE­TI­VO

El grue­so de los ci­be­ra­ta­ques va di­ri­gi­do a los ciu­da­da­nos, se­gún el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Pe­ro po­de­mos ha­cer al­go pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas de los cri­mi­na­les en la red. Es­tos son los prin­ci­pa­les consejos apor­ta­dos por ex­per­tos y em­pre­sas del sec­tor.

El País - Retina - - Negocio - Jo­sé Ro­sell, S2 Gru­po

«Te­ne­mos que aban­do­nar la idea de que nues­tra in­for­ma­ción per­so­nal y dis­po­si­ti­vos no los quie­re na­die, por­que sí son va­lio­sos».

US­TED TIE­NE UN VA­LOR

Sí, un de­lin­cuen­te pre­fie­re an­tes rom­per los sis­te­mas de se­gu­ri­dad de una gran en­ti­dad fi­nan­cie­ra que ac­ce­der a sus cuen­tas. Pe­ro re­sul­ta que lo pri­me­ro es com­pli­ca­do y cos­to­so, mien­tras que lo se­gun­do no lo es tan­to. Y, en­ci­ma, se pue­de re­pli­car mi­les, mi­llo­nes de ve­ces. “De­be­mos aban­do­nar la idea de que nues­tra in­for­ma­ción per­so­nal y dis­po­si­ti­vos no los quie­re na­die, por­que sí son va­lio­sos”, sub­ra­ya Jo­sé Ro­sell, so­cio di­rec­tor de S2 Gru­po. Es fun­da­men­tal en­ten­der es­to.

CONTRASEÑAS RO­BUS­TAS

Es­te es el pri­mer pa­so: sin ellas se es mu­cho más ac­ce­si­ble. “Se de­ben cam­biar las contraseñas que vie­nen por de­fec­to, cui­dar que no sean las mis­mas en to­dos los ser­vi­cios y no com­par­tir­las”, apun­tan des­de Incibe. Una po­si­ble téc­ni­ca pa­ra re­cor­dar­las se­ría to­mar las ini­cia­les de una fra­se que nun­ca se ol­vi­de, aña­dién­do­le una fe­cha y al­gún sím­bo­lo.

GES­TO­RES DE CONTRASEÑAS

No siem­pre nos da la ca­be­za pa­ra re­cor­dar las contraseñas, es­pe­cial­men­te si son muy com­pli­ca­das (que es co­mo de­be­rían ser). Uti­li­zar ges­to­res pue­de ayu­dar­nos en es­ta te­dio­sa ta­rea, ha­cien­do que las contraseñas sean más com­ple­jas e im­pre­de­ci­bles.

AN­TI­VI­RUS, TAM­BIÉN EN LOS MÓ­VI­LES

Es im­pres­cin­di­ble con­tar con un pa­que­te de soft­wa­re an­ti­malwa­re en el or­de­na­dor y man­te­ner­lo ac­tua­li­za­do. Aten­ción: no to­dos sir­ven. Des­de el Incibe avi­san de que, en al­gu­nos ca­sos, los usua­rios des­car­gan an­ti­vi­rus gra­tui­tos de mar­cas des­co­no­ci­das que aca­ban ins­ta­lan­do malwa­re. Con­vie­ne es­tar se­gu­ro, co­mo siem­pre, de que lo que se es­tá des­car­gan­do es de fiar.

Los smartp­ho­nes que se ven­den son or­de­na­do­res de bol­si­llo que usa­mos a dia­rio. Exis­ten an­ti­vi­rus pa­ra An­droid e IOS que, en­tre otras co­sas, te avi­san de qué apli­ca­cio­nes ac­ce­den a ar­chi­vos de fo­tos, con­tac­tos o co­rreos sin que seas cons­cien­te. Un mó­vil no es tan de­pen­dien­te del an­ti­vi­rus co­mo los or­de­na­do­res, pe­ro la pro­tec­ción nun­ca es­tá de más. “De­bi­do al di­se­ño de su ar­qui­tec­tu­ra soft­wa­re, los mó­vi­les im­ple­men­tan protecciones que son más com­pli­ca­das de eva­dir por el malwa­re co­mún. Su ca­pa­ci­dad de ac­ción es me­nor que en un PC, pe­ro es re­co­men­da­ble con­tar con an­ti­vi­rus”, ex­pli­ca Ro­sell, de S2 Gru­po.

AC­TUA­LI­ZA­CIO­NES

Te­ner ac­tua­li­za­do el sis­te­ma so­lu­cio­na pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y aña­de de­fen­sas an­te las úl­ti­mas téc­ni­cas de ata­que co­no­ci­das. Las ac­tua­li­za­cio­nes son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes pa­ra dis­po­si­ti­vos co­mo las te­le­vi­sio­nes in­te­li­gen­tes, una puer­ta de en­tra­da a nues­tros da­tos per­so­na­les que, por su no­ve­dad, no te­ne­mos de­ma­sia­do con­tro­la­das.

DESCONFÍAR DEL DES­CO­NO­CI­DO

El phis­hing, o co­rreos no desea­dos, es la vía de ac­ce­so de la gran ma­yo­ría de malwa­re que re­ci­bi­mos (del 80%, se­gún Watch Guard). Por eso con­vie­ne ser pre­ca­vi­do con lo que nos lle­ga. “Es re­co­men­da­ble des­con­fiar por de­fec­to de cual­quier co­rreo que exi­ja ha­cer clic en un en­la­ce web, es­pe­cial­men­te aque­llos que piden ha­cer­lo con ur­gen­cia. Tam­bién de­be­mos sos­pe­char de to­dos los re­mi­ten­tes des­co­no­ci­dos o ines­pe­ra­dos y no fiar­nos de los fi­che­ros ad­jun­tos des­co­no­ci­dos”, re­su­me Da­vid San­cho, in­ves­ti­ga­dor de ame­na­zas de Trend Micro. Esos emails tra­ta­rán de que abra­mos un ar­chi­vo o pin­che­mos en un en­la­ce. Me­jor no ha­cer­lo.

DES­CON­FÍA DE LAS RE­DES WI­FI

Hay hac­kers ca­pa­ces de rom­per los sis­te­mas de una em­pre­sa en­tran­do al ves­tí­bu­lo de la mis­ma con su por­tá­til y co­nec­tán­do­se a la red wi­fi. De la mis­ma for­ma, al­gu­nas de las re­des gra­tui­tas pue­den apro­ve­char pa­ra ins­ta­lar malwa­re en los te­lé­fo­nos o de­más dis­po­si­ti­vos de los in­cau­tos que se co­nec­ten a ella.

CI­FRA­DO DE DA­TOS

Al­gu­nas re­des so­cia­les, co­mo What­sapp, ya ci­fran las con­ver­sa­cio­nes. Se pue­de ha­cer lo mis­mo con ar­chi­vos, fo­tos y de­más do­cu­men­tos. Eso com­pli­ca mu­cho la vi­da a los ci­ber­de­lin­cuen­tes que quie­ran apro­piar­se de da­tos sen­si­bles aje­nos. Pa­ra ci­frar ar­chi­vos ha­ce fal­ta des­car­gar­se un pro­gra­ma de en­crip­ta­ción. Los hay de có­di­go abier­to, co­mo Axcrypt o Diskcry­ptor

CO­PIAS DE SE­GU­RI­DAD

Uno de los malwa­res más co­mu­nes es el ran­som­wa­re [págs. 47 y 55]. Con­sis­te en lo­grar que la víc­ti­ma se des­car­gue un ar­chi­vo que eje­cu­ta un pro­gra­ma que en­crip­ta los da­tos del or­de­na­dor o dis­po­si­ti­vo. El ci­ber­cri­mi­nal se po­ne en con­tac­to con el mis­mo y le pi­de un res­ca­te a cam­bio de esos da­tos. Una bue­na me­di­da pre­ven­ti­va es ha­cer co­pias de se­gu­ri­dad. Y no te­ner­las co­nec­ta­das a la red.

SEN­TI­DO CO­MÚN

Sa­be­mos ope­rar las tec­no­lo­gías, pe­ro no co­no­ce­mos los ries­gos que en­tra­ñan. El des­co­no­ci­mien­to y el ex­ce­so de con­fian­za es, se­gún los ex­per­tos, lo pri­me­ro que de­be­ría­mos com­ba­tir. To­do lo que su­ce­de en el es­pa­cio fí­si­co tie­ne ca­bi­da en el ci­ber­né­ti­co. Tam­bién lo ma­lo. Igual que nun­ca le da­ría las lla­ves de tu ca­sa a un des­co­no­ci­do, por mu­cho que las pi­da, no ha­ga lo pro­pio en la Red con contraseñas, da­tos o nú­me­ros de cuen­ta.

DE­NUN­CIAR

Cuan­do to­do lo an­te­rior fa­lla y se su­fre un frau­de, ex­tor­sión o cual­quier otro ti­po de ci­be­ra­ta­que, con­vie­ne no de­jar­lo ahí. “En la Po­li­cía es­ta­mos pa­ra ayu­dar, pa­ra prevenir el de­li­to y de­te­ner a sus au­to­res. Ani­mo a de­nun­ciar”, apun­ta Ra­fael Pé­rez, Co­mi­sa­rio Prin­ci­pal de la Uni­dad Cen­tral de Ci­ber­de­lin­cuen­cia de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.