‘MATCH’ EN TIN­DER O ‘LI­KES’ EN INS­TA­GRAM

El País - Retina - - Entorno -

El cor­te­jo es es­ti­mu­lan­te y se ha vuel­to, ade­más, ve­loz y com­pe­ti­ti­vo. Mu­chos han cam­bia­do las dis­co­te­cas por los me­dios di­gi­ta­les a la ho­ra de flir­tear. En Es­pa­ña, en 2017 se hi­ce­ron 10.000 mi­llo­nes de ‘swi­pes’ en Tin­der. Sol­te­ros de to­das las eda­des usan las apps y webs de re­la­cio­nes, aun­que los más jó­ve­nes pre­fie­ren li­gar por Ins­ta­gram.

n gru­po de ado­les­cen­tes ha­ce acro­ba­cias con sus bi­ci­cle­tas BMX en la pla­za fren­te al Pa­la­cio Real en Ma­drid, mien­tras cae la tar­de. El que no es­tá por los ai­res, to­que­tea su mó­vil. “Subo mis ví­deos en bi­ci a Ins­ta­gram”, cuen­ta Ós­car Fer­nán­dez, de 19 años y es­tu­dian­te de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual. Ex­pli­ca que me­dian­te es­ta po­pu­lar red so­cial es­tá en con­tac­to con otros bi­kers y, co­mo quien se cu­bre las es­pal­das, acla­ra: “No es pa­ra li­gar. Pa­ra eso, pre­fie­ro el ca­ra a ca­ra”. Sus ami­gos le va­ci­lan: “Anda, que to­dos de­ci­mos lo mis­mo y to­dos la usa­mos pa­ra eso”. To­dos ríen.

En una bo­ca de me­tro cer­ca­na, Ana Martínez es­pe­ra con su smartp­ho­ne en la mano. Tie­ne 23 años, tra­ba­ja en una ONG y no mues­tra re­pa­ros en con­tar que usa Fa­ce­book e Ins­ta­gram pa­ra cor­te­jar. In­clu­so, com­par­te al­gún tru­co: “Si das un li­ke a un fo­to an­ti­gua de al­guien, es una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: le lle­ga­rá una no­ti­fi­ca­ción y sa­brá que has mi­ra­do a fon­do su per­fil, sin que na­die más se en­te­re”.

Ni Ós­car ni Ana han uti­li­za­do nun­ca una app de ci­tas y los dos coin­ci­den en que son “de­ma­sia­do di­rec­tas”. Pa­ra Rosana Ca­sa­les, en cam­bio, ha­cer­se un per­fil en Tin­der —pla­ta­for­ma pa­ra li­gar de re­fe­ren­cia— cam­bió su vi­da por com­ple­to: “Es­ta­ba har­ta de sa­lir y me la des­car­gué. La se­gun­da per­so­na con la que me es­cri­bí re­sul­tó ser el amor de mi vi­da”, cuen­ta es­ta je­fa en una em­pre­sa de lo­gís­ti­ca, de 43 años. De eso, ha pa­sa­do ca­si un lus­tro y aho­ra tie­ne dos hi­jos con aquel chi­co que de pri­me­ras le se­du­jo por su fo­to: “Era en blan­co y ne­gro, y pa­re­cía que te­nía más pe­lo del que real­men­te tie­ne”, co­men­ta rien­do so­bre es­te ro­man­ce tan ca­rac­te­rís­ti­co del si­glo XXI.

Nues­tra for­ma de li­gar ha cam­bia­do por com­ple­to en la úl­ti­ma

dé­ca­da: apli­ca­cio­nes y re­des so­cia­les han co­mi­do te­rreno a dis­co­te­cas, el tra­ba­jo u otros lu­ga­res ha­bi­tua­les pa­ra co­no­cer gen­te, y lo que an­tes era pa­cien­cia y en­con­trar el mo­men­to se ha con­ver­ti­do en in­me­dia­tez y des­car­tes. La cla­ve es­tá en la ex­pan­sión del smartp­ho­ne, mo­tor de un ne­go­cio nue­vo al al­za: el de las re­la­cio­nes.

“Años atrás exis­tían las pá­gi­nas de con­tac­tos en los pe­rió­di­cos, pe­ro no ha­bía un mer­ca­do for­ma­li­za­do con un es­pa­cio y unas he­rra­mien­tas pro­pias. Apli­ca­cio­nes co­mo Uber o Airbnb com­pi­ten con mo­de­los pre­vios, co­mo los ta­xis o los ho­te­les, pe­ro las de con­tac­tos co­mo Tin­der o si­mi­la­res no”, ex­pli­ca Fe­li­pe Ro­me­ro, psi­có­lo­go y CEO de The Cock­tail Analy­sis, con­sul­to­ra de in­ves­ti­ga­ción so­cial y mer­ca­dos en In­ter­net, que ha he­cho es­tu­dios pa­ra pla­ta­for­mas de da­ting (ci­tas, en cas­te­llano). Con la irrup­ción de In­ter­net en los años no­ven­ta sur­gie­ron las webs de con­tac­tos, que abo­na­ron el te­rreno pa­ra las apps de li­gue. Su ba­za pa­ra lle­gar al gran pú­bli­co ha si­do ex­plo­tar la in­ti­mi­dad y ver­sa­ti­li­dad del smar

tp­ho­ne: el amor, o sim­ple­men­te se­xo, pue­de sur­gir en cual­quier mo­men­to; bas­ta con mo­ver el pul­gar.

Li­gar on­li­ne mue­ve di­ne­ro: la pu­bli­ca­ción The Eco­no­mist es­ti­ma que Match Group, gru­po es­ta­dou­ni­den­se al que per­te­ne­cen las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas de ci­tas (Tin­der, Ok­cu­pid, Match.com…), tu­vo en 2017 in­gre­sos de 1.100 mi­llo­nes de eu­ros. En un mun­do con ca­da vez me­nos tiem­po —o más ga­nas de op­ti­mi­zar­lo— es­tos ser­vi­cios en­ca­jan co­mo

“Apps co­mo Uber o Airbnb com­pi­ten con mo­de­los pre­vios, pe­ro las de con­tac­tos no”.

► ani­llo al de­do en un seg­men­to pu­dien­te: los sol­te­ros. Se­gún un es­tu­dio de la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca CEBR, en Es­pa­ña es­tos lle­gan a gas­tar 3.400 mi­llo­nes de eu­ros al año en ser­vi­cios o pro­duc­tos re­la­cio­na­dos con ci­tas (res­tau­ran­tes, an­ti­con­cep­ti­vos…). “Los mer­ca­dos ba­sa­dos en re­la­cio­nes y se­xo en In­ter­net tie­nen una dis­po­si­ción de pa­go al­ta. Son ren­ta­bles”, sub­ra­ya Ro­me­ro. Tan­to, que has­ta Fa­ce­book, el gran co­lo­so de las re­des so­cia­les, ha de­ci­di­do for­mar par­te de es­ta li­ga con el lan­za­mien­to in­mi­nen­te de un ser­vi­cio de ci­tas pro­pio: Fa­ce­book Da­ting [ver re­cua­dro en pág. 77].

Pe­ro no to­dos los jó­ve­nes op­tan por Tin­der o apps si­mi­la­res pa­ra li­gar on­li­ne. En Es­pa­ña, mu­chos —co­mo Ós­car con sus ví­deos en bi­ci­cle­ta o Ana con sus tru­cos pa­ra se­du­cir con

li­kes— pre­fie­ren las re­des so­cia­les pa­ra ello. Un es­tu­dio de Up­to­down, por­tal in­ter­na­cio­nal de des­car­gas pa­ra An­droid, se­ña­la que las pla­ta­for­mas pre­fe­ri­das pa­ra flir­tear aquí son Ins­ta­gram y Fa­ce­book: la pri­me­ra en­tre los 18 y 34 años, y la se­gun­da de 35 a 44.

Nel­son de Be­ni­to, edi­tor de con­te­ni­dos de Up­to­down, co­men­ta es­tos da­tos: “Es­tas re­des so­cia­les cuen­tan con un trá­fi­co muy po­ten­te en Es­pa­ña, pe­ro tam­bién es ver­dad que apps co­mo Tin­der tie­nen mu­chas des­car­gas. Es po­si­ble que a los es­pa­ño­les les dé re­pa­ro con­tar en en­cues­tas que las uti­li­zan, si com­pa­ra­mos con otros lu­ga­res, co­mo EE UU, don­de son más abier­tos con su uso”, se­ña­la so­bre es­te es­tu­dio pa­ra el que han par­ti­ci­pa­do mi­les de en­cues­ta­dos de va­rios paí­ses. ¿Preo­cu­pan las apa­rien­cias a la ju­ven­tud es­pa­ño­la al li­gar? Mu­cho, ase­gu­ra Am­pa­ro La­sén, pro­fe­so­ra de so­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y ex­per­ta en re­des so­cia­les. “En in­ves­ti­ga­cio­nes veo que los jó­ve­nes con­si­de­ran Tin­der de per­de­dor, que si vas ahí es por­que li­gar no te sa­le na­tu­ral”, ex­pli­ca. Y com­pa­ra con re­des so­cia­les: “Fa­ce­book ha cre­ci­do con sus usua­rios; es un lu­gar adul­to, co­mo la pla­za del pue­blo: con pa­dres, gen­te del tra­ba­jo… Y si al­go quie­ren los jó­ve­nes es un es­pa­cio su­yo, co­mo Ins­ta­gram. Es pa­ra el postureo y ex­plo­rar en­tre co­no­ci­dos; más co­mo la dis­co­te­ca”.

Fa­ce­book e Ins­ta­gram —am­bos ba­jo el pa­ra­guas de Mark Zuc­ker­berg— de­cli­nan par­ti­ci­par en es­te reportaje, a pe­sar de su po­de­ro­so rol en la co­mu­ni­ca­ción on­li­ne: so­lo en Es­pa­ña la pri­me­ra cuen­ta con 24 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos men­sual­men­te, y la se­gun­da con otros 12. Los dos gi­gan­tes han es­ta­ble­ci­do nue­vas for­mas de co­mu­ni­car, que tam­bién en­tran en jue­go a la ho­ra de li­gar: “En es­tas re­des hay una re­me­dia­ción de al­go tan tí­pi­co co­mo mos­trar­le in­te­rés a al­guien. Se ha­ce con li­kes, si­guien­do… Per­mi­te ser más su­til que una app de ci­tas”, apun­ta La­sén. Es el vie­jo jue­go de la se­duc­ción, so­lo que de­trás de nues­tras pantallas.

Pe­ro en al­go coin­ci­den re­des so­cia­les y apli­ca­cio­nes de da­ting: la im­por­tan­cia de la ima­gen. La fo­to de per­fil se ha ►

A la ca­be­za de es­tos cam­bios es­tá Tin­der: “He­mos si­do la pri­me­ra apli­ca­ción en rom­per ba­rre­ras pa­ra co­no­cer a gen­te nue­va”, se­ña­la la com­pa­ñía. Des­de que apa­re­ció en 2012, es­tá en 40 idio­mas en 190 paí­ses, pe­ro so­bre to­do ha es­ta­ble­ci­do una for­ma de po­ner en con­tac­to a des­co­no­ci­dos: si dos usua­rios se dan el vis­to bueno, se­gún sus fo­tos de per­fil, hay match y pue­den en­ta­blar con­ver­sa­ción —al­go que dia­ria­men­te su­ce­de 26 mi­llo­nes de ve­ces. Li­gar en Tin­der se ha con­ver­ti­do en una ac­ción en sí, co­mo com­prar en Wa­lla­pop o ver ví­deos en You­tu­be.

En Es­pa­ña, Tin­der gus­ta: el año pa­sa­do se hi­cie­ron aquí 10.000 mi­llo­nes de swi­pes; co­mo se lla­ma el des­li­zar fo­tos de otros usua­rios, pa­ra acep­tar o re­cha­zar­los. “El mer­ca­do es­pa­ñol es gran­de y ex­ci­tan­te, ya que el smartp­ho­ne es­tá muy ex­ten­di­do y su po­bla­ción jo­ven es­tá en­tre la más pun­te­ra usán­do­lo”, ex­pli­ca la com­pa­ñía. Y pre­ci­sa­men­te los jó­ve­nes son su prin­ci­pal pú­bli­co ob­je­ti­vo: el 85 % de sus usua­rios en to­do el mun­do tie­ne en­tre 18 y 34 años.

Los más jó­ve­nes pre­fie­ren flir­tear por Ins­ta­gram. En­tre 35 y 44 años, por Fa­ce­book.

Y cuan­to más bus­ca­mos se­gún nues­tras pre­fe­ren­cias, más in­for­ma­ción da­mos de

no­so­tros. Las pla­ta­for­mas co­no­cen bien a sus usua­rios: Tin­der, por ejem­plo, re­ve­la que los lu­nes por la tar­de es cuan­do más ac­ti­vi­dad tie­ne en Es­pa­ña, que las ga­fas de sol en la fo­to de per­fil re­du­cen las pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to un 12 % o que en­viar un gif pa­ra rom­per el hie­lo con un des­co­no­ci­do las au­men­ta un 30 %.

Aquí sur­ge un asun­to es­pi­no­so: el uso de la in­for­ma­ción que pro­por­cio­na­mos on­li­ne. “Las re­des so­cia­les y las apli­ca­cio­nes pa­ra li­gar per­mi­ten es­ca­par de las mi­ra­das de nues­tro en­torno di­rec­to, pe­ro apa­re­cen nue­vos sis­te­mas de vi­gi­lan­cia: to­do lo que ha­ce­mos que­da gra­ba­do y se co­mer­cia­li­za con da­tos, sin que se­pa­mos có­mo”, di­ce Am­pa­ro La­sén.

En un mun­do es­can­da­li­za­do por la fil­tra­ción de da­tos y con el nue­vo Re­gla­men­to Eu­ro­peo de Pro­tec­ción de Da­tos en vi­gor es­te año, las pla­ta­for­mas mi­den mu­cho más sus pa­la­bras al to­car es­te te­ma. El CEO de Tin­der, Elie Seid­man, es ta­jan­te: “No ven­de­mos da­tos”. Es­to, ex­pli­ca el di­rec­ti­vo en una en­tre­vis­ta pa­ra Yahoo, se de­be a que la com­pa­ñía no vi­ve de anun­cian­tes, sino del di­ne­ro que vie­ne de sus usua­rios (ac­tual­men­te tie­ne 2,5 mi­llo­nes de sus­crip­to­res de pa­go).

Adop­taun­tío, apli­ca­ción de ci­tas cen­tra­da en mu­je­res que bus­can hom­bres, tie­ne una po­lí­ti­ca si­mi­lar. Su res­pon­sa­ble en Es­pa­ña, Lau­ra Solé, de­ta­lla: “Nues­tros in­gre­sos vie­nen 100 % de los abo­nos pré­mium, lo que per­mi­te guar­dar los da­tos pa­ra no­so­tros y no ven­der­los. Nos da libertad en nues­tra lí­nea edi­to­rial por­que no in­ter­vie­nen terceros”. En Mee­tic son más con­ci­sos que cla­ros: “Nues­tro ser­vi­cio es­tá con­si­de­ra­do uno de los más se­gu­ros”, re­su­men.

La se­gu­ri­dad es cla­ve en una pla­ta­for­ma de ci­tas. Si fa­lla, las con­se­cuen­cias pue­den ser ne­fas­tas: que se lo pre­gun­ten a los 36 mi­llo­nes de usua-

con­ver­ti­do en más que mos­trar un fí­si­co: es nues­tra car­ta de pre­sen­ta­ción. “He­mos te­ni­do que apren­der a con­tar una his­to­ria con una so­la fo­to­gra­fía”, se­ña­la la so­ció­lo­ga. Es­ta ca­pa­ci­dad de in­si­nua­ción y sín­te­sis es igual­men­te va­lio­sa pa­ra leer en­tre lí­neas, ma­ne­jar si­len­cios o sor­pren­der a un des­co­no­ci­do; en­tre otras he­rra­mien­tas úti­les en el com­pe­ti­ti­vo cor­te­jo di­gi­tal.

Los tiem­pos, efec­ti­va­men­te, han cam­bia­do. Pe­ro no so­lo pa­ra los mi­le­nials: “Los jó­ve­nes sue­len ser va­lien­tes pa­ra ex­plo­rar nue­vas tec­no­lo­gías, que una vez asen­ta­das son uti­li­za­das por gen­te ma­yor. En es­tu­dios he­mos vis­to que es­to su­ce­de con los ser­vi­cios de ci­tas”, ex­pli­ca Ro­me­ro, de The Cock­tail Analy­sis. La gen­te en sus cua­ren­ta se atre­ve con Tin­der (y en­cuen­tra al pa­dre de sus hi­jos, co­mo Rosana); pe­ro tam­bién sur­gen nue­vas op­cio­nes pa­ra eda­des más avan­za­das.

“La web de ci­tas pa­ra jó­ve­nes ma­yo­res de cin­cuen­ta años”, di­ce el es­lo­gan de Our­ti­me.es, nue­va pla­ta­for­ma sur­gi­da co­mo ra­mi­fi­ca­ción de Mee­tic, por­tal de con­tac­tos pio­ne­ro, con dos dé­ca­das de vi­da. Su por­ta­voz lo­cal, Ma­ría Ca­pi­lla, ex­pli­ca por qué en­ca­ja en Es­pa­ña es­ta pro­pues­ta: “Aquí hay seis mi­llo­nes de sol­te­ros ma­yo­res de 50; en­tre viu­dos, se­pa­ra­dos o gen­te que no ha en­con­tra­do pa­re­ja, y sa­be­mos por la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal que es­te seg­men­to se­gui­rá cre­cien­do”.

Nue­vas pla­ta­for­mas bus­can nue­vos pú­bli­cos y es­te mer­ca­do se ra­mi­fi­ca: no bas­ta con di­fe­ren­ciar­se por pre­fe­ren­cias se­xua­les o el ti­po de re­la­ción bus­ca­da. Pro­li­fe­ran apps en torno a gus­tos más es­pe­cia­li­za­dos: mú­si­ca, ci­ne, amor a los pe­rros, pre­fe­ren­cia por las bar­bas… O in­clu­so pa­ra el fin con­tra­rio: jun­tar­se con quie­nes de­tes­ten las mis­mas co­sas (in­tere­sa­dos, apun­ten: Ha­ter). No son ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra li­gar, pe­ro di­bu­jan una ten­den­cia cre­cien­te: “Las apli­ca­cio­nes han des­cu­bier­to que los gus­tos son ca­da vez más va­ria­dos y no te­ne­mos re­pa­ro en jun­tar­nos con des­co­no­ci­dos pa­ra com­par­tir­los”, ex­pli­ca Nel­son de Be­ni­to, de Up­to­down.

“Tin­der re­ve­la que los lu­nes por la tar­de es cuan­do más ac­ti­vi­dad tie­ne en Es­pa­ña”.

► rios del por­tal Ash­ley Ma­di­son, es­pe­cia­li­za­do en re­la­cio­nes ex­tra­ma­tri­mo­nia­les, cu­yos da­tos fue­ron di­fun­di­dos por un gru­po de hac­kers tres años atrás. Hu­bo ex­tor­sio­nes e in­clu­so sui­ci­dios vin­cu­la­dos. “No pon­go la mano en el fue­go por nin­gu­na app, pe­ro con las úl­ti­mas re­for­mas la pri­va­ci­dad no de­be­ría ser pro­ble­ma. Aun­que, de­be­rían mi­mar al usuario, po­nien­do más cla­ro có­mo se usa nues­tra in­for­ma­ción. Con el tiem­po ten­dre­mos más con­trol so­bre qué da­mos y qué no”, va­ti­ci­na Nel­son de Be­ni­to, de Up­to­down.

Li­gar on­li­ne se nor­ma­li­za, las op­cio­nes se mul­ti­pli­can y sur­gen nue­vos in­te­rro­gan­tes: ¿Es es­to tan so­lo el ini­cio de una nue­va for­ma de re­la­cio­nar­nos? ¿Lle­ga­rá un mo­men­to en el que flir­tear con un des­co­no­ci­do en un bar, sin el mó­vil me­dian­do, es­té mal vis­to? ¿Có­mo li­ga­re­mos en el fu­tu­ro?

“Es una ne­ce­si­dad hu­ma­na bá­si­ca, por lo que siem­pre ha­brá una de­man­da. Y más, te­nien­do en cuen­ta que las re­la­cio­nes tien­den a acor­tar­se en las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les ma­du­ras. Es­tos ser­vi­cios ayu­dan a ex­plo­rar”, apun­ta Fe­li­pe Ro­me­ro, de The Cock­tail Analy­sis. La vi­sión de Tin­der es prag­má­ti­ca: “La tec­no­lo­gía sim­ple­men­te fa­ci­li­ta con­tac­tar con otros, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que las re­la­cio­nes sean más su­per­fi­cia­les”, sub­ra­ya. “Sal­drán nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra en­con­trar a gen­te, pe­ro el piel con piel nun­ca des­apa­re­ce­rá. O eso es­pe­ro”, se­ña­la Lau­ra Solé, de Adop­taun­tío.

Pa­ra Rosana, los he­chos ha­blan por sí so­los. Mien­tras as sus dos hi­jos co­rre­tean por de­trás y re­cla­man in­sis­ten­tes la me­rien­da, res­pon­de. “No me da re­pa­ro de­cir que co­no­cí a mi pa­re­ja en una apli­ca­ción. To­da mi fa­mi­lia y ami­gos lo sa­ben”, n”, re­cal­ca. Y bro­mea, rien­do: “Qui­zás de­be­ría­mos po­ner un carrtel de Tin­der en el sa­lón de ca­sa”.

De mo­men­to, tie­ne guar­da­das las pri­me­ras con­ver­sa­cioo­nes que tu­vo en Tin­der con aquel chi­co que le lla­mó la atenn­ción por su fo­to de per­fil en blan­co y ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.