LUPINA ITURRIAGA

Lupina Iturriaga mon­tó una fin­tech en Es­pa­ña, Fin­to­nic, cuan­do na­die ha­bla­ba de ello, y le fue bien. Aho­ra va­ti­ci­na una nue­va era en la que los ban­cos ten­drán que acos­tum­brar­se a ser me­nos do­mi­nan­tes.

El País - Retina - - Sumario - Por To­más Ló­pez Mo­ra­les Fo­to­gra­fías de Jacobo Me­drano

Creó una de las pri­me­ras fin­tech (tec­no­ló­gi­cas de­di­ca­das a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros) de Es­pa­ña. Hoy va­ti­ci­na que los ban­cos cam­bia­rán su rol de siem­pre.

«LA CLA­VE DE NUES­TRO MO­DE­LO ES SER IN­DE­PEN­DIEN­TES DE LOS BAN­COS. EN­TE­RAR­SE DE CUÁL ES LA ME­JOR OFER­TA EN FUN­CIÓN DE CA­DA PER­FIL TIE­NE MU­CHO VA­LOR»

Co­mo gin­to­nic, pe­ro con F”. El tex­to del re­ver­so de la tar­je­ta de vi­si­ta de Lupina Iturriaga (Ma­drid, 1979) tie­ne cier­ta gra­cia, pe­ro pro­ba­ble­men­te se ha­ya que­da­do un po­co vie­jo, co­mo el pro­pio con­cep­to de tar­je­ta de vi­si­ta. Ya no ha­ce fal­ta ex­pli­car con tan­ta fre­cuen­cia có­mo se es­cri­be Fin­to­nic, por­que Fin­to­nic se ha he­cho ma­yor. Fun­da­da en 2012, fue una de las pri­me­ras fin­tech (tec­no­ló­gi­cas que se de­di­can a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros) de Es­pa­ña cuan­do na­die ha­bla­ba de fin­tech, y aho­ra tie­ne, se­gún sus da­tos, más de 450.000 usua­rios ac­ti­vos, ha cru­za­do el Atlán­ti­co —ope­ra en Chi­le y en Mé­xi­co— y ha fir­ma­do su pri­me­ra co­mer­cia­li­za­ción con­jun­ta con un gran ban­co: en ju­nio acor­dó con BBVA ven­der en su pla­ta­for­ma cré­di­tos de la en­ti­dad por un má­xi­mo de 30.000 eu­ros anua­les.

Ese acuer­do con BBVA —al que Iturriaga no quie­re dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia, con­ven­ci­da de que otros gran­des re­co­rre­rán un ca­mino muy pa­re­ci­do— es un buen re­su­men de la evo­lu­ción de Fin­to­nic, una he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca que na­ció en plena cri­sis, “pa­ra evi­tar que los ban­cos se la co­la­sen a la gen­te”. Fin­to­nic pro­me­te que, con la tec­no­lo­gía, vi­gi­la­rá a los ban­cos co­mo nin­gún clien­te pue­de ha­cer­lo, de tal for­ma que, sin que sir­va de pre­ce­den­te, se­rás tú el que le aprie­te las tuer­cas, con, por ejem­plo, las co­mi­sio­nes.

El mo­de­lo ha evo­lu­cio­na­do, y la mis­ma py­me que se sen­ta­ba, me­ta­fó­ri­ca­men­te, fren­te a los ban­cos pa­ra de­fen­der tus in­tere­ses aho­ra es­tá al otro la­do de la mis­ma me­sa, fir­man­do acuer­dos con ellos, co­mo ese re­cien­te con BBVA. Fin­to­nic ya no es so­lo una he­rra­mien­ta de aho­rro, sino que además pre­ten­de con­ver­tir­se en un su­per­mer­ca­do financiero, en el que sus usua­rios pue­dan en­con­trar las me­jo­res ofer­tas de ban­cos, se­gu­ros y, pron­to, com­pa­ñías eléctricas. Se­gún los da­tos del Re­gis­tro Mer­can­til, Fin­to­nic fac­tu­ró a cierre de 2016 (la com­pa­ñía no fa­ci­li­ta in­for­ma­ción más ac­tua­li­za­da) 914.388 eu­ros, con unas pér­di­das de 4,6 mi­llo­nes de eu­ros.

¿Có­mo de­fi­ni­ría Fin­to­nic?

So­mos una pla­ta­for­ma de big da­ta que ayu­da al con­su­mi­dor. Tra­ba­ja­mos a tra­vés de al­go­rit­mos ali­men­ta­dos por ma­chi­ne lear­ning, que lo­gran ma­ne­jar y pro­ce­sar una can­ti­dad de in­for­ma­ción fue­ra del alcance del ser hu­mano.

Es una em­pre­sa en gran par­te tec­no­ló­gi­ca, pe­ro crea­da por pro­fe­sio­na­les de las fi­nan­zas: us­ted mis­ma y Ser­gio Chal­baud, al que co­no­ció tra­ba­jan­do en Ba­nes­to. ¿Có­mo lle­ga­ron a la idea de Fin­to­nic?

Mis ami­gas me pe­dían con­se­jos so­bre su di­ne­ro. Pues eso era lo que que­ría­mos ha­cer: to­das las pre­gun­tas que le ha­ces a un ami­go que sa­be de fi­nan­zas, res­pon­di­das por una apli­ca­ción co­mo Fin­to­nic. Además, nun­ca ha­bía es­ta­do en el la­do del usua­rio, y me ape­te­cía. Cuan­do tra­ba­jas en la ban­ca ve­las por los in­tere­ses de la ban­ca, no por los del clien­te.

En es­tos sie­te años Fin­to­nic ha ido cre­cien­do y so­fis­ti­cán­do­se, aña­dien­do a la in­for­ma­ción ser­vi­cios. En al­gu­na en­tre­vis­ta ha di­cho que quie­ren ser “el Ama­zon de las fi­nan­zas”, pe­ro pa­ra eso se ne­ce­si­ta un ter­cer pa­so: pro­duc­to financiero. Así que Fin­to­nic ne­ce­si­ta a la ban­ca, pe­ro ¿la ban­ca ne­ce­si­ta a Fin­to­nic?

Pro­ba­ble­men­te pre­fe­ri­rían que no exis­tié­ra­mos, pe­ro sa­ben que no pue­den po­ner puer­tas al cam­po. An­tes nos ig­no­ra­ban y se reían, o eso me ima­gino, del con­cep­to de pla­ta­for­ma; aho­ra pri­ma el sen­ti­do co­mún.

Tam­bién les ayu­da la re­gu­la­ción eu­ro­pea, que a tra­vés de la di­rec­ti­va PSD2 [la se­gun­da ver­sión de la Pay­ments Ser­vi­ce Di­rec­ti­ve], en vi­gor des­de enero, ha ve­ni­do de al­gu­na ma­ne­ra a dar­les la ra­zón, ya que es­ta­ble­ce que los ban­cos de la UE es­tán obli­ga­dos a com­par­tir da­tos con otros ope­ra­do­res, pa­ra abrir el mer­ca­do a la com­pe­ten­cia.

La PSD2 res­pal­da to­do lo que es­ta­mos ha­cien­do, y con ella ga­na el usua­rio, por­que es­ta­ble­ce que la in­for­ma­ción es su­ya, y eso tie­ne mu­chí­si­mo va­lor. Po­co a po­co, los ban­cos tie­nen que evo­lu­cio­nar: no pue­den ser al mis­mo tiem­po los que fa­bri­can y los que ven­den el pro­duc­to. Los ban­cos se van a con­ver­tir en pro­vee­do­res de pro­duc­tos, lo que no sig­ni­fi­ca que el mo­de­lo tra­di­cio­nal de la ban­ca va­ya a des­apa­re­cer, pues mu­cha gen­te lo ne­ce­si­ta.

¿Y, con la PSD2, no abre la UE de­ma­sia­do la puer­ta a los gi­gan­tes de Si­li­con Va­lley, que po­drían que­dar­se con el ne­go­cio ban­ca­rio? Cues­ta ima­gi­nar­se a Es­ta­dos Uni­dos ha­cien­do lo mis­mo con su sis­te­ma financiero.

No creo que, a día de hoy, Goo­gle se va­ya a con­ver­tir en un ban­co. Los már­ge­nes son pa­ra ellos muy ba­jos. Lo me­jor es que el usua­rio de­ci­da, con to­do el con­trol de sus da­tos. Y si de­ci­de Goo­gle por­que Goo­gle es el me­jor, pues Goo­gle.

Res­pec­to a su mo­de­lo de ne­go­cio, ¿no te­me la po­si­ble com­pe­ten­cia de pla­ta­for­mas crea­das, o al me­nos im­pul­sa­das, des­de los mis­mos ban­cos?

La cla­ve de nues­tro mo­de­lo es la in­de­pen­den­cia, ser to­tal­men­te in­de­pen­dien­tes de los ban­cos. Ellos siem­pre que­rrán ven­der­te sus pro­duc­tos, a no­so­tros nos da igual. No pre­sio­na­mos a na­die, sim­ple­men­te mos­tra­mos el me­jor pro­duc­to de to­das las en­ti­da­des. Ca­da en­ti­dad pien­sa que sus pro­duc­tos son los me­jo­res, igual que ca­da fru­te­ro cree que sus na­ran­jas son las me­jo­res. Y co­mo hay tan­ta ofer­ta en el mer­ca­do, en­te­rar­se de ver­dad de cuál es esa me­jor ofer­ta, en fun­ción de ca­da per­fil, tie­ne mu­cho va­lor.

Su úl­ti­ma ron­da de fi­nan­cia­ción fue en el ve­rano de 2017, y cap­ta­ron 25 mi­llo­nes de eu­ros. ¿Có­mo se re­par­te aho­ra el ac­cio­na­ria­do y cuán­do pre­vén dar be­ne­fi­cios?

Te­ne­mos to­da­vía que dar­nos a co­no­cer, hay que in­ver­tir mu­cho en mar­ke­ting. Si no fue­ra por eso, ya ga­na­ría­mos di­ne­ro. Res­pec­to al ac­cio­na­ria­do, en la úl­ti­ma ron­da en­tró el Gru­po ING, que no tie­ne na­da que ver con el ban­co, y te­ne­mos, de for­ma in­di­vi­dual, a in­ver­so­res de mu­cho ni­vel, co­mo ex­con­se­je­ros de­le­ga­dos de gran­des ban­cos.

Afor­tu­na­da­men­te, nun­ca he­mos te­ni­do mu­cho pro­ble­ma en con­se­guir di­ne­ro, y he­mos po­di­do ele­gir a in­ver­so­res. Y co­mo no­so­tros sa­be­mos de fi­nan­zas, siem­pre he­mos bus­ca­do gen­te que nos apo­ya­se en nues­tro pun­to fla­co: en­ten­der al con­su­mi­dor, el mar­ke­ting.

Ha­blan­do de equi­li­brios, ha­ce po­co un informe de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fin­tech re­ve­la­ba que en el sec­tor so­lo hay un 2 % de mu­je­res CEO. Y eso que es uno de los sec­to­res más mo­der­nos y di­ná­mi­cos. ¿Cree en las cuo­tas fe­me­ni­nas?

Yo creo en la me­ri­to­cra­cia, ha­ble­mos de hom­bre o de mu­jer. Y nun­ca he te­ni­do nin­gún pro­ble­ma en mi vida pro­fe­sio­nal por ser mu­jer. En Fin­to­nic [86 em­plea­dos] te­ne­mos más hom­bres que mu­je­res, sim­ple­men­te por­que no encuentro su­fi­cien­tes mu­je­res pro­gra­ma­do­ras, in­for­má­ti­cas, in­ge­nie­ras… Y no las encuentro por­que no han he­cho ese ti­po de ca­rre­ras, así que el pro­ble­ma vie­ne de la edu­ca­ción. En ge­ne­ral, la mu­jer tie­ne más vo­ca­ción de ser­vi­cio que el hom­bre: hay que ha­cer ver que esa vo­ca­ción de ser­vi­cio se pue­de cum­plir con la tec­no­lo­gía. Los re­fe­ren­tes de­ben ser tam­bién fe­me­ni­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.